Baloncesto

En quinta marcha a por la permanencia

Sito se dirige a sus jugadores en un entrenamiento. / n. garcía / agm
Sito se dirige a sus jugadores en un entrenamiento. / n. garcía / agm

El acierto en triples del UCAM con Sito Alonso sería el tercero mejor de la Liga Endesa

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA MURCIA.

Aún queda una jornada en la Liga Endesa, pero el objetivo está conseguido. Al menos, aquel para el que llegó Sito Alonso. Porque, cuando la temporada empezó en septiembre, las miras eran más altas que simplemente mantenerse. Y, por momentos, se pasó realmente mal. Porque el UCAM ha llegado a estar más de un tercio de la competición en puestos de descenso, doce jornadas de las que más de la mitad se han dado en la segunda vuelta y seis de manera consecutiva.

A la llegada del entrenador madrileño al banquillo, el UCAM ya ocupaba puestos de descenso. Corría la jornada 18, la primera de la segunda vuelta. Con el morbo de la vuelta de Ibon Navarro al Palacio, el Andorra infligía a un UCAM que ya había entrado al pozo su séptima derrota seguida, y para el que el Palacio ya había dictado sentencia sobre Juárez en un cargado ambiente que no había logrado apaciguar Sadiel Rojas con una rueda de prensa semanas antes pidiendo que cesaran «los comentarios malintencionados».

La salvación no se entiende sin Askia Booker: con el técnico madrileño es, de largo, el máximo anotador de la competición

Y algunos datos eran del todo preocupantes: el UCAM era el penúltimo equipo en anotación, cuarto por la cola en asistencias, último en tiros libres y tiros de dos puntos y penúltimo en pérdidas. A decir verdad, ninguna de estas estadísticas ha mejorado significativamente. Pero el cambio de tercio ha ido por otro lado. El tiro de tres puntos y la entrega a Booker de las llaves del equipo.

Cuando Sito aterrizó en Murcia, el UCAM era el quinto por la cola en porcentaje de acierto en triples. A falta de una jornada para concluir la liga regular, ha subido cinco puestos para ser el noveno, con una mejora de tres puntos porcentuales, un 38,1%. Estadística que, vista así, no parece tan reveladora. Sin embargo, si se compara con el total de la temporada, el UCAM sería el tercer mejor triplista, solo por detrás del 38,2% del Joventut y del 41,9% del Barça.

Con la mano de Sito Alonso, que venía con fama de entrenador áspero y exigente, pero que ha salido siempre a la defensa de sus jugadores con un mensaje de optimismo, el balance del UCAM en quince partidos es de 6-9. El anterior a su llegada, 5-13. Pero para metamorfosis, la de Askia Booker.

Bajo el mando de Sito, que ha dado plenos poderes al base americano, el '31' del UCAM ha sido uno completamente diferente, tanto, que la salvación no se entiende sin él. De los 10,9 puntos por partido ha pasado a 19,1, más que nadie en la Liga Endesa. Su volumen de tiro ha aumentado pero con ello sus porcentajes, y a pesar de ser el que más lanza, también ha pasado de 1,6 a 3,3 asistencias, sumando más del doble de valoración, de 7,2 a 15,8 créditos por choque.

Una situación que recuerda a Fotis

La última vez que el UCAM cambió de entrenador a mitad de temporada también se esperó a la primera jornada de la segunda vuelta. Era la temporada 2016-17 y el equipo dirigido por Óscar Quintana se situaba solo una victoria por encima del descenso, con un balance de cinco triunfos y doce derrotas, mejorado a nueve y seis con Fotis Katsikaris, quien volvió a meter al UCAM en Europa.

Como en el verano de 2017, la afición lo tiene claro: quiere la continuidad del entrenador salvador. Y, como en el caso de Katsikaris, Alonso es un entrenador al que el paso por Murcia ha sentado muy bien, de manera especial en su caso tras dos difíciles salidas de Barcelona y Zagreb. Solo la apuesta que la gerencia de Gómez se permita hacer, y el tiempo, dirán si esta vez el UCAM corre mejor suerte.

Más