Fin de la primera vuelta con la soga al cuello

Imagen del encuentro contra el Sidigas. /EFE
Imagen del encuentro contra el Sidigas. / EFE

Juárez podría ser destituido en el UCAM si el equipo no ofrece una imagen competitiva en Gran Canaria

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMURCIA.

La situación es muy delicada. El UCAM de Javi Juárez puede terminar en puestos de descenso en un momento tan significativo como es el fin de la primera vuelta, que llega hoy con la celebración de la decimoséptima jornada, si pierde y a su vez el Estudiantes se defiende bien en su cancha contra el GBC. Es más, si el UCAM no ocupa ahora mismo la penúltima posición en que están situados los del Ramiro de Maeztu es porque en la primera vuelta los desempates se dan por la diferencia de 'basket-average' general y no particular.

Pero los murcianos no son el único equipo de la Liga Endesa que está rindiendo por debajo de las expectativas. El caso más sonado es el de su rival de hoy, un Gran Canaria que al tiempo que compite en la Euroliga por primera vez en su historia esta temporada se encuentra con que podría cerrar la primera vuelta en puestos de descenso. El escenario de posibilidades para los grancanarios esta jornada es el mismo que para el UCAM: si pierde y el Estudiantes, tercer equipo con cinco victorias y penúltimo clasificado, gana al GBC, entrará en descenso.

El final de la primera vuelta es siempre uno de esos momentos marcados para hacer un balance general de lo que está siendo la temporada. Ya se han enfrentado todos los equipos entre sí y el primer objetivo del calendario ya ha sido despachado: la clasificación para la Copa del Rey. El UCAM ha quedado este año muy lejos de una aspiración que durante tantos años se le resiste y va a ser mucho lo que tendrá que remar en la segunda vuelta para que dentro de unos meses se le vea luchando por el 'playoff' y no por una permanencia que promete estar muy cara.

A esta dificultad de ganarse un puesto muy caro este curso en la Liga Endesa contribuye precisamente que estén implicados equipos que no estaban llamados a verse en esta quema. Es el caso de los dos conjuntos que se dan cita hoy en el Gran Canaria Arena. Los dos están superando sus expectativas en Europa, con el UCAM ahora mismo como equipo con mayor número de victorias en la Champions y el Gran Canaria realizando un papel más que digno en su estreno en la Euroliga. Pero de poco les servirá si, en vez de pelear por volver la próxima temporada a la competición europea, lo hacen por evitar la LEB.

Cambio de técnico

Al igual que el UCAM, en el Gran Canaria tocó cambio de entrenador después de que Luis Casimiro les condujera hasta la Euroliga gracias a su clasificación para las semifinales de la pasada Liga Endesa. Y no ha funcionado. Salva Maldonado volvía a la isla donde ya había entrenado cuatro años pero en diciembre era destituido. Su asistente, Víctor García, tomaría el relevo, pero a la mejoría experimentada en el juego no le está acompañando la consistencia.

No ha sido el único de sus problemas. En la búsqueda por reconducir su situación fue despedido Chris Evans, uno de sus grandes fichajes. Pero las lesiones son quienes han hecho más mella en un equipo que está pagando el desgaste físico que exige la Euroliga. Clevin Hannah, tan echado de menos este año en Murcia, continúa de baja dos meses después de fracturarse el cuarto metacarpiano de su mano derecha cuando estaba siendo el máximo anotador de su equipo. Radicevic, su recambio, no tardó en lesionarse, y tampoco estará hoy ante el UCAM. El último en caer, el tirador Eriksson, sufrió un esguince de grado uno en el enfrentamiento del jueves ante el Fenerbahçe -duelo que contó con la presencia de miembros del UCAM- y su participación hoy es más que dudosa. Los interiores Balvin, aquejado de gripe, y Báez, recuperándose de un traumatismo en el muslo izquierdo, sí deberían jugar hoy.

Precisamente en el juego interior grancanario puede estar la respuesta a si finalmente jugará el pívot Emanuel Cate por parte murciana o no. El rumano apenas puede caminar por un esguince en el tobillo que le hizo ser baja el miércoles ante el Avellino, pero tiene la voluntad de ayudar a su equipo si este lo necesita.

Sensaciones

Que el UCAM pueda ocupar posiciones de descenso por primera vez esta temporada en el momento en que termina la primera vuelta pesará y mucho para el futuro de Javi Juárez. Aunque, más que la derrota, pues se considera que perder en Las Palmas no es ni mucho menos un resultado fuera de lo esperado, contarán las sensaciones que transmita el equipo. Si el UCAM sale escaldado de una manera similar a como lo hizo dos semanas atrás en Zaragoza, con mucha probabilidad será el último encuentro de Juárez, que llegó el verano pasado, en el banquillo murciano. Si gana, en cambio, supondrá un nuevo balón de oxígeno. Un triunfo en una cancha importante como la de hoy, además, podría suponer un punto de inflexión en la más que titubeante marcha del UCAM este año.

 

Fotos

Vídeos