La permanencia pasa por Burgos

Sito Alonso, entrenador del UCAM Murcia. / efe
Sito Alonso, entrenador del UCAM Murcia. / efe

El UCAM asegurará su continuidad en la Liga Endesa si vence esta tarde, al margen de lo que hagan sus rivales

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMURCIA.

No es matemático, pero la cantidad de piedras de que se ha despojado el UCAM en la lucha por la permanencia en la Liga Endesa es tal que el clima de calma que reina en Murcia es inevitable. Una temporada que comenzó con más oscuros que claros y que se tornó negra ve por fin la luz. Y, además, la ve cuando hace solo nueve días el UCAM se plantaba en Badalona como último clasificado de la Liga Endesa. Hoy, y con las matemáticas en la mano, tiene incluso la posibilidad de escalar hasta la 11ª posición de la tabla a falta de estas dos jornadas, solo un puesto por debajo del décimo peldaño en el que terminó la pasada temporada.

El UCAM no depende de sí mismo para tanto, pero sí para la salvación, reorientado objetivo de este curso. Han cambiado tanto las cábalas de una semana para acá que, de entre los cinco equipos que aún tienen posibilidades matemáticas de descenso, y a falta de dos jornadas para la conclusión de la liga regular, solo tres de las 512 combinaciones posibles de resultados y clasificación entre los mismos le descienden. Un 0,59% de probabilidad de caer al pozo.

Es, de lejos, el que más fácil tiene su continuidad en la mejor competición doméstica de Europa de entre estos implicados. Tanto, que al UCAM podría no serle ni tan siquiera necesario ganar ninguno de los dos partidos que le quedan. Y uno de ellos, sea el de hoy en Burgos o el de la semana que viene ante el Gran Canaria, anula cualquier resultado de terceros. Solo tres combinaciones de 512 posibles descienden al UCAM, a cada cual más rocambolescas. Y, en cualquiera de los tres casos, los de Sito Alonso deberían perder en las jornadas 33 y 34.

Pero en el seno del UCAM pasan de hacer cuentas. Rojas ya avisaba esta semana de que «en la cancha no hay amigos», en referencia a Benite y Lima, hoy defendiendo la camiseta burgalesa. Doyle declaraba a este medio en la entrevista ayer publicada que «solo pensamos en ganar en Burgos» y Sito Alonso, en rueda de prensa, calificaba el choque de «máxima rivalidad», pues los locales, ya sin opciones de 'playoff' por las cuatro derrotas seguidas que acumulan, aún aspiran a clasificarse para las rondas previas de la Champions League, que el año pasado tuvieron el corte en el puesto número 11 que ostentan los de Diego Epifanio.

Benite y Lima, enfrente

Para ello una baja sensible es Dominique Sutton, sustituto mediada la temporada de Deon Thompson y una máquina de hacer estadísticas, pero fue sancionado para lo restante de la campaña cuando al final del partido de su equipo en Zaragoza, en la jornada 31, protagonizó una trifulca con varios jugadores rivales. Quienes sí estarán enfrente serán Benite y Lima, dos jugadores con un hueco en el corazón de la afición murciana y que respiran aliviados al ver que son muy escasas las posibilidades de que pudieran ejercer de verdugos del UCAM en la Liga Endesa.

No solo se las verán con su antiguo club, también con Sito Alonso, quien les entrenó durante apenas uno meses esta temporada en el Cedevita. El entrenador universitario reconoce que «allí sufrimos mucho», y que «yo soy feliz cuando he visto que Benite y Lima han vuelto a disfrutar del baloncesto».

El UCAM podría certificar su permanencia hoy de ganar en Burgos, pero, aunque perdiendo también podría no tener por qué esperar a la última jornada, sí debería esperar a mañana. Cayendo hoy en la cancha más animada de la Liga Endesa, cerraría esta jornada 33 con la salvación en el bolsillo si pierden dos de los siguientes tres equipos: Estudiantes, Gipuzkoa y/o Breogán.