Baloncesto | UCAM CB

El partido más vital del curso se juega hoy en Lugo

Booker, jugador del UCAM CB./EFE
Booker, jugador del UCAM CB. / EFE

El UCAM tiene la opción de salir del descenso en casa del Breogán, pero si cae podría quedar a dos triunfos de la salvación

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

«No es una final» se ha insistido mucho desde el UCAM y su entorno en los días previos, y Sito Alonso, su entrenador, lo remarcaba especialmente en la última rueda de prensa antes del partido. Razón lleva, pues apenas se han jugado dos partidos pertenecientes a la segunda vuelta y el UCAM está, por el momento, a una sola victoria de la salvación, puestos que ocupa el Breogán al que se enfrenta hoy el conjunto murciano.

Pero ahí es donde radica el dramatismo del partido. El Breogán, recién ascendido, ha tardado en adaptarse pero ha demostrado de sobradas maneras que no está en la Liga Endesa como comparsa. Así, ha llegado a encadenar una racha de cuatro partidos ganados en la temporada y ojo, en el que triunfó por la máxima diferencia fue contra el Real Madrid (84-71). Es la misma racha que, por otra parte, encadena ahora en forma de derrotas.

Cambiados los objetivos del UCAM esta temporada en la Liga Endesa por la mera supervivencia en la categoría, el duelo de hoy en el Pazo dos Deportes lucense solo se puede catalogar como un choque entre dos rivales directos. Y no es una final, pero, de sucumbir los de Sito Alonso y al mismo tiempo el Gran Canaria vencer en su propia cancha al colista Gipuzkoa Basket, la salvación quedaría ya a dos triunfos de distancia en un momento tan significativo de la temporada como es el largo parón de veinte días por motivo de la Copa del Rey y las 'ventanas FIBA' de selecciones nacionales. Podría ser duro.

La nueva filosofía

Momento, por cierto, que aprovechará Sito Alonso para introducir los cambios que estime oportunos y adaptar su filosofía a las características del equipo, aunque ya ha dejado ver pinceladas de lo que propone en ataque. Entre sus nociones de juego está la de que el equipo tenga más el balón más en sus manos para finalizar en los exteriores faltos de confianza. Y en defensa, el equipo mantiene su alto nivel de intensidad pero, si acaso, ahora un punto por encima que anteriormente, como así demuestran las 29 faltas señaladas a los murcianos siete días atrás en Santiago de Compostela.

Con el ritmo de ataque veloz y con espacio para la improvisación que interesa a Askia Booker, probablemente en su mejor momento personal de la temporada, esta defensa deberá continuar al límite de la legalidad si Sito pretende mantener este estilo de juego hasta, al menos, el mencionado parón. Proteger el rebote defensivo, uno de los grandes debes del UCAM esta temporada, es clave para ello. No dejando pensar al otro equipo cuando toque defender, proteger el tablero propio y encontrar espacios con los que explotar el potente uno contra uno de algunos jugadores, integran la receta para optar a la victoria en la difícil cancha del Breogán, donde antes de los partidos y durante los tiempos muertos se forma una bella atmósfera al ritmo del 'Bella ciao', el conocido canto partisano, la resistencia italiana contra el fascismo, al tiempo que el público ilumina la cancha con las linternas de sus teléfonos móviles.

Como en el enfrentamiento de ida en el Palacio de los Deportes, el equipo gallego parece que llega algo lastrado al choque. Pese a perder a su pívot Jerome Jordan hace escasas semanas, que una vez tocado fin su contrato temporal emprendió marcha al Andorra de Ibon Navarro, Henk Norel sigue de baja por lesión de larga duración.

Quien, salvo sorpresa, regresará a la acción es su base titular Aleksandar Cvetkovic, que se perdió el partido de la semana pasada. También es duda, pero con muchas más posibilidades de jugar, Elijah Millsap, quien también ha arrastrado molestias.

Por parte universitaria, Sito Alonso mantiene la convocatoria de las últimas jornadas, con Alberto Martín y Edu Durán de baja, una vez superada Dino Radoncic su gastroenteritis y evolucionar positivamente Luka Mitrovic de sus molestias en la rodilla.