Un partido, media vida

Un partido, media vida

El UCAM se la juega: si cae hoy ante un recién ascendido, se meterá en apuros

EMILIO SÁNCHEZ- BOLEA Murcia

Se acabó el tiempo para aplazamientos. El UCAM debe mostrar una mejoría convincente y no puede esperar más para hacerlo. Los murcianos son ahora mismo penúltimos y cuando termine el partido de esta tarde habrán jugado cuatro de sus seis choques de la Liga Endesa ante su público, por lo que mantener la solitaria victoria que campea en su casillero sería entrar en problemas prematuros.

En Europa se cuentan los partidos por triunfos, pero donde urge sumar es en la competición doméstica, de la que viven los clubes como el UCAM. Tal es el nivel de la Liga Endesa que su media está por encima a buen seguro de la Champions, pero hay partidos que no se pueden dejar escapar. El de Manresa era uno de esos duelos y se escapó. Ante el Breogán, el otro recién ascendido de esta temporada, en Murcia hoy, es otro de los partidos que no se pueden ir.

A Juárez se le acumulan las tareas. Su equipo y sus estrellas deben ganar en consistencia, de lo contrario los buenos momentos se quedan en fogonazos. En los dos últimos partidos -Manresa y Avellino-, el UCAM empezó dominando en el primer cuarto, superando la presión, para inmediatamente desconectarse, una debilidad mental que queda reflejada en los rebotes concedidos o el número de balones perdidos. Y aunque Juárez cree que «somos un buen equipo reboteador», sabe que deben mejorar en estas dos facetas, porque «son las que te dan posesiones».

El equipo de Juárez solo ha ganado un encuentro, es penúltimo y afronta ahora un calendario complicado

Son dos estadísticas en las que el UCAM va a la cola en la Liga Endesa. También está entre los peores en puntos anotados, asistencias, porcentaje de tiros libres, así como de dos puntos y valoración. Pero el rival de hoy, también. Quien sepa dar al partido el ritmo que le interese, y a tenor de las estadísticas parece que quien más rápido juegue más incomodará al otro, tendrá mucho a favor.

Un rival animado

Nunca es fácil dar los primeros pasos en la Liga Endesa para un recién ascendido, pero el Breogán parece haberle tomado rápido el pulso a la competición. Aunque comenzó con el jarro de agua fría de la lesión de su estrella Henk Norel, su sustituto, Jerome Jordan, está dando resultado. El debutante Gerun está jugando con una solidez inesperada y el talentoso Sulejmanovic incrementa el nivel cuando el físico se lo permite, pues lleva unas semanas con molestias y es duda para hoy en Murcia.

Y es que en la enfermería del Breogán no hay respiro. En el último partido de la Liga Endesa cayó Kinsey, baja hoy, pero es sustituido por Salva Arco, que jugará en el Palacio su primer partido de esta temporada, aunque ya debutó entre semana en la Copa Galicia.

El Breogán no juega competición europea, pero el miércoles fue la final de la Copa Gallega ante el Obradoiro y los lucenses se alzaron con el triunfo, venciendo por segunda vez consecutiva en solo cuatro días a sus vecinos, contra quienes la pasada jornada firmaron su segunda victoria -una más que el UCAM-, en un Pazo dos Deportes hasta la bandera. Lo hicieron a partir de una asfixiante defensa que dejó a los de Moncho Fernández en solo 56 puntos (69-56), por lo que el rival de los universitarios llega con el estado de ánimo por las nubes.

Buena parte del mérito de este equilibrio no solo reside en su entrenador, Natxo Lezkano, muy bien valorado después de esta última década en la LEB, sino también en la veteranía de un Sergi Vidal que dejó de contar para el Joventut, y en el acierto con fichajes que no habían convencido en años anteriores en la Liga Endesa como Lucio Redivo y Aleksandar Cvetkovic, ambos duda para hoy junto al interior Alec Brown.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos