BALONCESTO

La mejor medicina o el peor castigo

Javi Juárez, entrenador del UCAM. / efe
Javi Juárez, entrenador del UCAM. / efe

El UCAM juega hoy en Rusia, dos días después del enorme ridículo del equipo en el Buesa Arena de Vitoria

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA MURCIA

Es oficial que han saltado las primeras alertas. Si bien el equipo de Javi Juárez seguía lejos de ofrecer un gran baloncesto antes del estrépito de Vitoria, las tres victorias consecutivas con que se llegaba a la cita del pasado domingo habían tenido al menos un efecto tranquilizante sobre el entorno de la plantilla.

Victorias, eso sí, que fueron para coger con pinzas. Las dos en la Champions habían sido en casa y contra rivales con poco que ofrecer. En el caso del Le Mans, el equipo que llegó a Murcia no tiene nada que ver con el campeón de la pasada liga francesa -los seis máximos anotadores de aquel equipo no siguen este año-, tanto que la pasada jornada cayó por 29 puntos en el feudo del Banvit (96-67). Y el Ventspils letón es un equipo que dudosamente podría codearse con la tabla baja de la Liga Endesa.

Es un choque clave en esta fase de grupos de la Champions, pues el conjunto de Juárez podría ponerse con tres triunfos en la tabla

Por otro lado, la primera victoria en la liga española fue a costa del San Pablo Burgos. Un triunfo también carente de brillo, pero al menos sacado adelante por una actitud combativa mostrada por momentos con anterioridad. Eso sí, la visita del equipo burgalés fue el primer partido en el que esta actitud briosa existió de principio a fin.

El UCAM no tuvo esta combatividad en Vitoria, pelea que es la bandera del equipo desde hace algunos años y que es pregonada por las principales caras visibles del proyecto como seña de identidad. Es normal que el juego de un equipo con novedades en posiciones relevantes aún esté muy por limar en octubre -otra cuestión es si todas las piezas son las adecuadas para ello-, pero no lo es tanto que desaparezca el ADN que ha llevado al UCAM a los recientes éxitos.

Así las cosas, ¿es positivo jugar un nuevo partido en 48 horas? Por un lado, es el mejor remedio para quitarse de la cabeza lo acaecido ante el Baskonia. Por otro, un severo varapalo sería lo más normal si la actitud es similar a la de hace dos días. Se vio una guerra de cada uno por su cuenta en ataque -unos más que otros- y una defensa pasiva que permitió a su rival arrasar a un equipo sin sudar, síntomas claros de desconexión entre los miembros del equipo. El Baskonia es mejor que el UCAM, pero si se da el popular 'todos a una', ningún equipo de Euroliga puede ganar a los murcianos por casi medio centenar de puntos.

Se acabó el hablar de comparsas. El equipo ruso, que al igual que el UCAM accedió a la Champions en la 'repesca', está lejos del estatus que le llevó a competir en la Euroliga 2014-15, pero es uno de los conjuntos más a tener en cuenta de este grupo A en el que el UCAM podría adelantar mucho sus deberes de clasificación con un 3-0.

En el caso del Nizhny, estos sí conocen la derrota. Les llegó en la primera jornada, en su cancha, en un partido que necesitó dos prórrogas para que Norris Cole, ex NBA, lo decantara a favor del Avellino italiano con sus 34 puntos. Una semana después llegó su primera victoria en otro partido de muchos puntos ante el Anwil polaco, y con su base Kendrick Perry como jugador más destacado -20 puntos y 7 asistencias por partido-.

Especial atención hay que tener sobre este jugador, delgado pero eléctrico, a partir del cual fluye el ataque de un Nizhny que sabe a lo que juega. En el equipo ruso también se encuentran jugadores conocidos en el baloncesto europeo como Evgeny Baburin -que en la EuroCup de hace dos años jugó contra el UCAM con el Lokomotiv- o el interior montenegrino Vladimir Dragicevic, con casi un doble-doble de promedio.

Precedentes favorables

Este no será, por cierto, el primer enfrentamiento entre el UCAM y el Nizhny. En la pretemporada de 2014 los rusos pusieron a prueba al equipo entonces dirigido por Diego Ocampo en Yecla (75-68) y San Javier (67-66), ambos enfrentamientos con victoria murciana.

Habrá que estar pendientes hoy de los descartes de Juárez. Rudez solo jugó trece segundos en el minuto 17 del partido de Vitoria. Salió frío a defender a Shengelia, que metió canasta, hubo tiempo muerto y jamás volvió. En rueda de prensa Juárez diría con un tono nada convencido que el croata se quejó de problemas en los isquiotibiales para volver a un partido en el que Rojas pasó más de la mitad del mismo sobre el parqué. La de este último es una presencia cuestionable, ya que solo se encontraba a la mitad de una baja de diez días por una lesión en el codo de la que ya había recaído, y más teniendo en cuenta las inexistentes opciones de victoria del UCAM.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos