Medoza: «No puede ser que los jueces no sean justos y conviertan el baloncesto en una mafia»