Baloncesto | UCAM CB

Kyle Hunt, la pieza que faltaba

Kyle Hunt. / ucam
Kyle Hunt. / ucam

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA MURCIA

Mañana llegará a Murcia la pieza que le faltaba a la plantilla de Sito Alonso para perseguir la permanencia en la Liga Endesa. Se trata de Kyle Hunt, que hará su primer entrenamiento a seis días del trascendental partido de Manresa y un mes después de la lesión de Kevin Tumba, ocupando así el cromo de '5' puro que el UCAM había estado parcheando desde la salida de Marcos Delía con Mitrovic, o incluso con jugadores más pequeños como Soko. En esa posición acompañará al joven Cate en lo que resta de temporada y aliviará de carga defensiva a Mitrovic, ya recuperado de la lumbalgia que le hizo perderse el último partido.

Hunt, de 2,08 metros, es un completo desconocido. A sus 29 años ha jugado en ocho países diferentes después de que en 2012 se lanzara al profesionalismo tras una discreta trayectoria por la NCAA. Y es que en el ciclo universitario de cuatro años pasó por tres universidades y solo disputó 18 partidos, todos en la universidad de Middle Tennessee State, con 4,3 puntos y 3,1 rebotes por encuentro.

Así pues, el nuevo pívot está muy lejos de lo que en un principio se buscaba. Haber tardado tanto en fichar a un pívot debiera haber sido para encontrar un jugador que se ajustara al perfil necesario y que, al mismo tiempo, tuviera experiencia en la Liga Endesa o en competiciones de gran calibre para facilitar una adaptación para la que apenas va a tener tiempo. Sin embargo, lo más alto que ha competido Hunt en Europa ha sido en la segunda división del baloncesto turco entre 2016 y 2018. A un nivel presumiblemente superior compitió en el pasado en la G-League con los Austin Spurs o en las ligas mexicana y argentina. La última temporada lo hizo para el Beirut Club en Líbano, con el que ha firmado unas estadísticas de 16,3 puntos y 8 rebotes por partido, y más recientemente para el Al Wasl dubaití, de Emiratos Árabes Unidos, su último equipo.

Los requisitos que sí cumple Hunt para ser el '5' que le faltaba al UCAM son sus características como jugador, pues, aunque no sea un excelente atacante de espaldas al aro, dispone de un buen juego de pies y toque cerca del aro, además de ser hábil en las continuaciones a canasta después de bloqueo, instinto para el pase y tener cierta capacidad de juego por encima del aro, pues sus excelente cualidades atléticas son algo que echaba en falta el cuadro de Sito Alonso. Además, su doble nacionalidad jamaicana le concede el pasaporte cotonú, una ficha que el UCAM sí podía usar, pues los cupos de extracomunitario los tiene ocupados con Doyle y Booker.