BALONCESTO

Juárez y el UCAM se la juegan

Juárez da instrucciones a sus jugadores en un tiempo muerto del partido jugado el martes en la cancha del Riesen. / fiba
Juárez da instrucciones a sus jugadores en un tiempo muerto del partido jugado el martes en la cancha del Riesen. / fiba

Entrenador y equipo entran en una fase del calendario que puede determinar su futuro a corto y medio plazo

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA MURCIA

La suerte de uno es la del otro, pero esta puede no tener el mismo peso sobre el futuro de uno y otro, al menos no de cara a los más inminentes compromisos. Por el momento, no cabe duda de que esta está siendo esquiva. A debate, si va a seguir siéndolo. Dicen que la suerte es para los que la buscan, pero vista la evolución de juego y sensaciones del UCAM en estos dos primeros meses de competición, la brújula parece estar apuntando en dirección contraria a la que interesa.

Cierto que el rumbo tomado hasta ahora en la Champions League es de aprobado con nota. Cinco victorias por una sola derrota es un balance que los de Juárez habrían firmado, como también lo es que el nivel encontrado es sensiblemente inferior al recordado.

También que la derrota del martes en Alemania no podía haber sido más inoportuna. El Riesen aún no había ganado y ha tenido que estrenar su casillero de triunfos contra un UCAM que jugó sometido a la propuesta de los locales, que dos días antes habían perdido a su estrella y que tampoco contaron con su pívot titular.

Con el técnico y muchos de sus jugadores cuestionados, el primero en medir el estado de un equipo encallado es el Obradoiro

Tres ataques y dos pérdidas

Pero, sobre todo, lo que pesa de la derrota de Luisburgo es la forma, ya que el UCAM entró con tres puntos de ventaja y posesión a un último minuto en que los tres ataques de que dispuso el equipo murciano fueron dos pérdidas y un tiro para ganar que no tocó aro, y las dos defensas, dos canastas alemanas.

Tampoco el último tiempo muerto de Juárez fue el más concienzudo. A 26 segundos del final, su pizarra podía determinar quién se llevaría el gato al agua, pero la jugada a ejecutar no tuvo apoyo gráfico, y un equipo que lo pasa mal para hacer funcionar sus sistemas se encontró con problemas para encontrar un lanzamiento de garantías.

De manera muy diferente, también el final del partido del Palau Blaugrana resultó doloroso. A once minutos de la conclusión, el UCAM perdía por cuatro puntos (64-60). A seis, por 21 (82-61). Un simple extracto de cinco minutos en que no vale como excusa ningún cansancio físico y que continuaron para un último cuarto en que se encajaron hasta 37 puntos, récord en un solo periodo esta temporada en la Liga Endesa.

El agravante es que no se trató del primer ridículo, lo cual refresca el partido de Vitoria (93-49), uno que dejó muy tocado a un Juárez que ganó un balón de oxígeno la semana en que encadenó tres triunfos ante Avellino, Breogán y Anwil. Sin embargo, no se puede decir de ninguno de ellos que en los argumentos de la victoria se encontrara una sólida mejora de los déficits que arrastra el equipo, que en la Liga Endesa es el que menos puntos anota, menos valora y peor tira de dos puntos.

Vienen curvas

Así, y empatado a victorias con el colista pero con un partido menos (2-5), el UCAM entra en una fase del calendario que puede determinar y mucho su futuro en la competición. Con el segundo peor 'basket-average' de la Liga Endesa (-74), la Copa del Rey se ve más lejos que otros años a estas alturas. Y, con el entrenador y muchos de sus jugadores cuestionados, el primero en medir el estado de ánimo de un equipo encallado es el Obradoiro, particular bestia negra del UCAM.

Pero eso no es todo. La semana siguiente se visitará al Unicaja, un equipo de EuroCup pero con pedigrí de Euroliga y que cuenta en sus filas con el 'MVP' de la competición hasta ahora, Jaime Fernández, en un Martín Carpena tradicionalmente adverso. Un partido en que el marcador final será muy tenido en cuenta a tenor de las dos últimas salidas, pero que, dependiendo de lo que pase este domingo en el Palacio ante el Obradoiro, quién sabe si con mismo inquilino en el banquillo del UCAM.

 

Fotos

Vídeos