Baloncesto | Liga Endesa

El UCAM cae con dignidad y orgullo en Málaga

Tumba y Soko, jugadores del UCAM CB, y Shermadini, del Unicaja, luchan por un rebote./ACBPhoto
Tumba y Soko, jugadores del UCAM CB, y Shermadini, del Unicaja, luchan por un rebote. / ACBPhoto

Los murcianos siguieron a rajatabla su plan de partido físico y con ataques elaborados, pero no fue suficiente; el Unicaja tiró 34 tiros libres por solo 5 del UCAM, 16 de ellos en un tercer cuarto en que se entró muy rápido en bonus

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

El UCAM tenía mucho que demostrar hoy en Málaga después de cómo habían sido sus últimas salidas en la Liga Endesa (Vitoria y Barcelona) y desde luego cumplió con creces, jugando de tú a tú a un Unicaja que está firmando el mejor arranque de su historia. Con Booker de baja de última hora por una gastroenteritis, el plan de Juárez pasaba por no dejar jugar cómodo al Unicaja en ataque, por lo que había que elevar la intensidad defensiva, una que tal vez fue sancionada en exceso cuando se cuentan hasta 34 tiros libres del Unicaja, una diferencia enorme echando un ojo a los solitarios cinco lanzamientos desde el 4,60 del UCAM.

89 Unicaja

Roberts (6), Milosavljevic (4), Waczynski (6), Wiltjer (13) y Lessort (8) –quinteto titular- Okouo, Fernández (8), Salin (18), Díez (5), Shermadini (12) y Suárez (9).

82 UCAM Murcia CB

Kloof (17), Oleson (15), Rojas (2), Delía (0) y Tumba (11) –quinteto titular- Soko (11), Durán, Urtasun (12), Rudez (0), Cate (9) y Doyle (2).

Parciales:
25-19, 16-18 (41-37), 29-25 (70-62) y 19-20 (89-82).
Árbitro:
Juan Carlos García, Martín Caballero y Esperanza Mendoza.
Incidencias:
Palacio de Deportes José María Martín Carpena de Málaga, 7.535 espectadores. 10ª jornada de la Liga Endesa.

Su excepcional acierto en los tiros de un punto permitió a los locales mantenerse en altos niveles de anotación, pero los universitarios supieron responder con una coherencia ofensiva echada en falta en muchos partidos previos, con Kloof sabiendo que atacar a Jaime Fernández era una de sus misiones y veteranos como Oleson y Urtasun respondiendo a sus asignadas responsabilidades.

Y no fue fácil, porque el comienzo de partido era el deseado por los de Luis Casimiro, que en solo tres minutos ya forzaban el primer tiempo de Juárez con el 10-3 del marcador que evidenciaba que el UCAM había empezado blando y lento en defensa, no obligando al Unicaja a elaborar más allá del uno contra uno para obtener ventajas. Un Wiltjer en racha volvía del tiempo muerto con otro triple, pero el parón de Juárez surtió efecto con un 0-9 de parcial favorable a través de una defensa mucho más dura y el ataque del rebote ofensivo –cinco en este cuarto-, primordial para frenar el ritmo de un Unicaja lanzado y que encontraría problemas donde seguramente no esperaba, con anotación de Tumba y Cate (25-19, final del primer cuarto).

Pero se ve que los comienzos no se le dan bien al UCAM, pues en el segundo cuarto Juárez volvía a verse obligado a pararlo a los tres minutos de acción porque un triple de Salin daba de nuevo una ventaja de dos dígitos (32-21), y los suyos daban con una respuesta incluso mejor que antes sin importarles la zona con la que regresaban al juego los de Casimiro, que sufrían una circulación de balón murciana que no solo daba con buenas opciones de tiro, sino que elevaba la confianza para otras acciones más inusuales, caso de un Kloof que llegaba a poner a uno a los suyos (36-35) antes de un descanso al que se llegaba con un el UCAM totalmente en el partido (41-37).

En bonus a los 56 segundos

Sería sin duda un problema que pagar a medio plazo. El UCAM de Juárez volvió de vestuarios concienciado de que si no querían estar obligados otra vez a remontar diferencias de más de diez puntos la intensidad defensiva debía existir desde que el balón fuera puesto en juego, pero esta actividad daba como resultado una entrada en bonus a los 56 segundos. La cuarta falta, en acción de tiro, haría que el Unicaja lanzara hasta 16 tiros libres en únicamente el tercer periodo, y todos irían dentro.

Parte del plan era ese, y probablemente el UCAM no supo frenar esta excitación, cometiendo algunas faltas que se podía haber ahorrado que regalaban dos puntos. Pero mientras el ataque funcionara no era algo de lo que lamentarse, y vaya si funcionaba. Oleson seguía fino desde el triple con dos más, Kloof acertado en la toma de decisiones y Cate demostrando categoría a sus 21 años. Los murcianos se acostumbraban a sumar de tres en tres –cinco triples en el tercer periodo-, y después de dos acciones de 2+1 de Kloof y Cate llegaba el triple de Doyle que remontaba definitivamente el partido (53-54, minuto 26) en un UCAM sin miedo al fallo.

Un parcial de los que duelen

Fue después del segundo triple de Kloof –solo había anotado uno hasta ahora en la Liga Endesa- cuando Casimiro tuvo suficiente (59-62, minuto 27). Pidió actividad defensiva a su equipo, impertérrito ante lo que no esperaba, un UCAM de rápido movimiento de balón y alto porcentaje desde el exterior. Y con las órdenes procesadas, la máquina del Unicaja no dio opción en un parcial posterior de 17-2 entre el final del tercer cuarto y el principio del último (76-64, minuto 34).

El UCAM lo intentaba de la mano de Urtasun, ocupando minutos en la posición de base, pero eran unos minutos en los que los murcianos se fueron del partido, en parte incomodados por decisiones arbitrales como una antideportiva más que discutible de Rojas sobre Suárez lejos del balón, después de un rato de pique mutuo, y que tras los libres convertidos dieron con un triple de Dani Díez. Cinco puntos en una jugada que daban la máxima ventaja malagueña (81-67, minuto 36).

Muy buen partido de Kloof, que con 17 puntos se creció ante la baja de última hora de Booker

Pero quien se ha visto en todas sabe cómo reaccionar a la enésima situación adversa, y Urtasun daba a su equipo la cabeza fría que necesitaba, siendo el anotador o el asistente de los trece primeros puntos de su equipo en el último cuarto, los tres últimos de estos el quinto triple de Oleson que daba aviso de que aún quedaba mucho por decir, como así entendía Casimiro con tiempo muerto (83-75 a 2:14 del final).

Una injusta antideportiva acaba con las opciones

El UCAM se lo creía y su convencimiento resultaba. Una pérdida cajista era aprovechada con contraataque entre Oleson y Soko, y los primeros tiros libes fallados del Unicaja, con dos puntos más (83-79). En este momento se llegó a la acción que condenó las opciones de victoria del UCAM, cuando a 31 segundos del final Shermadini fintó su tiro, saltando al tapón un Kloof que voló por encima del gigante georgiano para caer de manera aparatosa… y una antideportiva como sanción en una jugada en la que apenas hubo contacto alguno, e involuntario en todos los supuestos.

Una antideportiva que no fue tal de Kloof sobre Shermadini a 31 segundos del final y estando a cuatro puntos mató toda opción de remontada

Con 31 segundos para el final y cuatro puntos de diferencia el Unicaja disponía ahora de dos tiros libres y una posesión entera a consumir para matar el encuentro. Un imposible para los jugadores de un Juárez que protestó con vehemencia esta decisión arbitral, a la que siguieron dos puntos más y un fallo local, pero ya sin tiempo para encontrar un premio que el UCAM no logró, pero que buscó con orgullo y dignidad contra un gran equipo que lanzó 29 tiros libres más que él. Una balanza decantada sobre todo por la ausencia de oportunidades, pues a los murcianos le fueron señaladas once faltas personales más.

El UCAM se despide así de la competición hasta dentro de dos semanas, cuando con un balance de tres victorias y seis derrotas, pero con un partido menos, visite al Delteco GBC en San Sebastián.

 

Fotos

Vídeos