El UCAM termina la temporada con una sonrisa

Los jugadores del UCAM celebran la victoria./Guillermo Carrión / AGM
Los jugadores del UCAM celebran la victoria. / Guillermo Carrión / AGM

Los de Sito Alonso desplegaron mejor baloncesto que el Gran Canaria, mostrándose superiores y resistiendo sus embestidas cuando se perdía la ventaja

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMurcia

No se trata de cómo empieza el día, sino de cómo se termina. Y el UCAM, que este año ha sufrido como hacía años no lo hacía, lo hizo sonriendo. Era el último partido a una temporada por debajo de las expectativas, con el peligro del descenso acechando de una manera muy real durante muchas semanas, pero con el giro de volante necesario tomado a tiempo, personificado en la contratación de un excelente técnico como Sito Alonso y la llegada de refuerzos que han terminado por ganarse el cariño de una afición que ha sabido valorar los últimos esfuerzos de un grupo que en sus últimos partidos sí ha rendido al nivel en un principio esperado.

Con la salvación en el bolsillo y aparentemente nada en juego, existía el temor a que la 'calma chicha' que ha reinado en el UCAM esta última semana se escenificar en un exceso de la relajación nunca aconsejable para salir a ganar un partido, menos contra un rival de potencial mucho mayor de lo que han indicado sus resultados, como es el Gran Canaria, y que sí jugaba por una plaza en Europa. De hecho, el 2-7 inicial invitaba a pensar en una despedida algo amarga.

82 UCAM Murcia

Booker (22), Kloof (4), Doyle (8), Radoncic (7) y Mitrovic (5) -quinteto titular- Rudez (3), Oleson (5), Cate (2), Todorovic (0), Hunt (11) y Lecomte (1) y Rojas (14).

77 Herbalife Gran Canaria

Hannah (9), Rabaseda (0), Strawberry (6), Tillie (3) y Wiley (15) -quinteto titular- Oliver (0), Eriksson (21), Vene, Báez (4), Pasecniks (8), Paulí (10) y Radicevic (1).

Parciales:
24-16, 20-18 (44-34), 23-27 (67-61) y 25-26 (82-77).
Árbitros:
Carlos Cortés, José Ramón García Ortiz y Arnau Padrós.
Incidencias:
Palacio de los Deportes de Murcia, 5.036 espectadores. 34ª jornada de la Liga Endesa.

Sito Alonso había comenzado el partido con un quinteto atípico, con Booker y Kloof juntos en la dirección, y sin ningún 'cinco' puro, con Radoncic y Mitrovic por dentro. Pasados unos minutos en los que Wiley fue el faro anotador del equipo visitante por su superioridad física cerca del aro, y con una formación más convencional sobre la pista, el UCAM fue quien voló sobre el equipo grancanario. Un 15-0 de parcial sin necesidad de una versión anotadora de Booker, pero con gran equilibrio en ambos lados de la cancha, daban ya ventajas de dobles dígitos hasta alcanzar una máxima de trece puntos (24-11, minuto 9).

La reacción murciana, sin necesidad de tiempo muerto por el camino, había pillado por sorpresa a los canarios, que subirían las prestaciones con la frescura de Paulí, joven alero nacional de gran presente y brillante futuro, liderando un parcial de 2-11 (26-22, minuto 13). El marcador, que haría goma durante todo el partido con ventajas murcianas luego reducidas, volvería entonces a tomar color pimentonero con el coraje de Rojas, la sobriedad de Hunt y, cómo no, los puntos de Booker, argumentos de mayor peso que los de Pedro Martínez, para marchar al descanso con una renta favorable de dos dígitos (44-34).

Quien sí tenía en la mano volver a Europa de obtener la victoria y que la fortuna le sonriera en resultados de terceros era el Gran Canaria. Pero ganar era impepinable para ello, y a la vuelta de vestuarios los amarillos demostraron querer ir por ello. Un parcial de 0-8 en dos minutos (44-42) era suficiente para que Sito Alonso pidiera ya tiempo muerto, y las aguas volvían a su cauce con, de nuevo, Hunt ganándose el suelo ante el pívot más inspirado de la Liga Endesa en el último tramo. El UCAM pisaba el acelerador y el parcial de 12-1 conducía hasta repetir la máxima ventaja con un triple de Booker (56-43, minuto 24).

El UCAM dominó durante el partido en su práctica totalidad, demostrando más deseo que un Gran Canaria que se jugaba volver a Europa

Nunca es pronto para cantar victoria, y justo cuando el UCAMA ponía quinta marcha hacia la victoria, tres pérdidas seguidas eran siete puntos del Gran Canaria, que entraría al último cuarto aún unos cuerpos por detrás de los de Sito Alonso, pero con Marcus Eriksson ya con la mecha prendida en un pabellón en el que aún retumbaba el mate del año en el UCAM, un rebote ofensivo devuelto al aro con virulencia por Sadiel Rojas, en uno de sus mejores partidos de la temporada (67-61, último cuarto).

Eriksson aprieta pero no ahoga

El sueco es el mejor tirador de la Liga Endesa. Y cuando un tirador ve el aro como una piscina, poco hay que hacer más allá de esperar que se le moje la pólvora. Dos triples suyos tras finta, y dos asistencias, lideraban el parcial 2-10 que ponía el marcador a favor de su equipo por primera vez desde el primer cuarto (69-71, minuto 34).

Pero el UCAM quería ganar. Y demostró tener más deseo de victoria, de querer cerrar con una sonrisa un año tan difícil como este. Rojas, líder en defensa, y Booker, anotando siempre canastas clave para cuando más falta hacía, pondrían de nuevo el marcador a favor de los murcianos, que a expensas de cómo terminara el partido ya recibían las loas de su afición, que entre cánticos pedía la continuidad de Sito Alonso y Ovie Soko, hoy lesionado. Los minutos finales, con el UCAM dejándose la piel en cada defensa, robando algunos balones clave, permitieron cerrar con triunfo un partido que estuvo casi siempre dominado por un UCAM de atractivo baloncesto.

La afición disfrutó con su equipo, animando como si hubiera algo tangible en juego y pidiendo a Sito Alonso y Ovie Soko su continuidad

Tras el bocinazo final, la vuelta de los 'toreros' a pista para la calurosa despedida de su afición, con el capitán Sadiel Rojas dando la vuelta de honor para agradecer su apoyo a los aficionados, y manteo de todo el equipo al veterano Brad Oleson, que pone fin a una brillante trayectoria.

Más