Basketball Champions League

El UCAM llega sin gasolina al final y dice adiós a Europa

El UCAM llega sin gasolina al final y dice adiós a Europa
Guillermo Carrión/ AGM

Los murcianos se despiden de la Champions League en octavos después de no anotar en los últimos cuatro minutos del partido, cuando habían remontado

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMurcia

Lo dio todo y no escatimó en esfuerzo alguno durante todo el partido, pero lo que sigue sin alcanzar el UCAM esta temporada es la consistencia y eso es precisamente lo que le mató, pues después de remontar en diferentes ocasiones la eliminatoria, llegó con nueve puntos de ventaja a los últimos cuatro minutos del partido (lo que era +1 en la eliminatoria). Sin embargo, a la canasta de Soko a 3:54 del final no le siguió ninguna más de un equipo que lo intentó sin fortuna desde el triple mientras el Telenet jugaba con orden y acierto.

La prematura eliminación en la Champions League es un duro golpe anímico para un equipo que había sido el mejor de la competición en su fase regular (13-1) y soñaba con repetir presencia en la 'Final Four' y, por qué no, ganar el título. Sin la Champions, solo queda una Liga Endesa donde los de Alonso siguen en descenso y para la que deberán estar repuestos del mazazo europeo este mismo domingo en la visita del Zaragoza.

78 UCAM Murcia

Booker (14), Doyle (13), Rojas (9), Soko (12) y Tumba (8) -quinteto titular- Durán (2), Urtasun (0), Martín, Radoncic (4), Kloof (6), Rudez y Cate (10).

77 Telenet Giants Antwerp

ee (14), Sanders (0), Kalinoski (16), Schoepen (3) y Bako (15) -quinteto titular- Donkor (3), Tate (10), Vanwijn (2), Akyazili (2), Dudzinski (6), Thompson (6) y Kingsley.

Parciales:
26-19, 16-18 (42-37), 19-16 (61-53) y 17-24 (78-77).
Árbitros:
Panagiotis Anastopoulos, Martins Kozlovskis y Janusz Calik.
Incidencias:
Palacios de los Deportes de Murcia, 5.021 espectadores. Vuelta de los octavos de final de la Champions League.

La de hoy ha sido la última noche de baloncesto europeo en Murcia después de tres años de manera continuada. Con el equipo en descenso en la Liga Endesa a falta de doce jornadas, es utópico hablar de cualquier cosa que no sea la salvación. El Palacio estuvo lejos de llenarse, con más de 2.000 localidades libres, pero los 5.021 reunidos sí cumplieron con su parte del trato en la rúbrica a este recorrido europeo.

Hablaban Sito Alonso y Sadiel Rojas de «saber jugar con el marcador». Para eso primero había que nivelarlo, y cuanto menos se tardara en ello, mejor. Con la lección aprendida de Amberes de no escatimar en esfuerzos salía el UCAM y lo hacía de la mano de su jugador más fiable, Ovie Soko, que producía a prácticamente cada balón que tocaba. El UCAM atacaba fluido y terminaba el primer cuarto en una proyección de más de cien puntos, pero sin duda esta posibilidad de atacar consumiendo pocos segundos y lanzando con confianza llegaba de una altísima intensidad defensiva -4/15 en tiros el Telenet-, con mención para un que Cate volvió a demostrar que su edad no se corresponde con su alta madurez deportiva (26-19, final del primer cuarto).

Una canasta de Soko a 3:54 del final daba la eliminatoria momentáneamente, pero el UCAM no volvió a anotar

El primer cuarto del UCAM había dado diez de los mejores minutos de este equipo en la temporada. Con la grada metida en el choque, y una actitud muy diferente a la del domingo en Valencia, hasta se había remontado momentáneamente la eliminatoria (24-14, minuto 8), pero buena culpa de la fluidez ofensiva era de Askia Booker, que daba cinco de sus once asistencias en el primer cuarto, y vaya si el equipo le echaría de menos en sus minutos de descanso. Tanto, que en los 4:30 que Kloof pasaba en juego no se anotaba canasta alguna y el Telenet empataba el partido (26-26, minuto 14).

El UCAM de Sito vive mucho de Booker y con él morirá, pero su vuelta era otro pulmón de oxígeno con el alto ritmo de juego que daba y su sociedad con Doyle, encontrando además a Tumba donde sí podía hacer daño -los belgas le dejaron recibir siempre que quiso para que tirara él y no otro-, y en unos minutos previos al descanso el UCAM seguía sin tener la eliminatoria en su mano pero estaba más cerca que lejos (42-37).

El UCAM había mostrado dos caras en la primera parte, como mostrara en Amberes siete días atrás, y esta irregularidad era la que podía matarle. Da la sensación de que cuando el equipo cumple en una faceta, las fugas llegan por otra. En la reanudación era la defensa la que hacía aguas, sufriendo sobre todo en el lado débil de la acción contra un Telenet en que sus jugadores sin balón se movían a la perfección. Quince puntos en solo cinco minutos incluso les hacían remontar el partido (50-52, minuto 26).

Demasiada fluctuación

Eran los momentos más delicados de la eliminatoria y Kloof era el director de juego después de sus horribles minutos de la primera parte. Tiempo para la reivindicación. El de Surinam atacaba el aro con decisión y seis puntos de pura capacidad atlética cambiaban por completo la atmósfera de pesimismo. La defensa subía su intensidad a niveles máximos y el UCAM, que reboteaba y corría, lograba empatar la eliminatoria antes del último cuarto. Eso sí, por el camino quedaban seis tiros libres fallados en el tercer cuarto que, a posteriori, habría que lamentar (61-53).

No había sido su mejor quinteto posible el que le había puesto otra vez con la eliminatoria en la palma de la mano, pero Sito Alonso confiaba en la misma formación para abrir el último cuarto. Sin embargo, el Telenet empezaba otra vez el periodo mucho más entonado, y un parcial de 2-9 volvía a poner el pase muy cuesta arriba, con Tate ganándole la partida baloncestística y moral a Radoncic (63-62, minuto 33).

El triple como solución y problema

Se estaba echando y mucho de menos a Doyle, de quien resultaba llamativa la mala gestión de la última posesión de cada uno de los tres periodos anteriores. Pero el de Chicago es uno de esos jugadores capaces de dar una versión completamente distinta de sí en el mismo partido, y dos triples suyos, seguido de uno de Soko, insuflaban otra vez de optimismo al entregado Palacio (72-66, minuto 35).

Después de ser el mejor equipo de la Champions League en la fase de grupos, el UCAM dice adiós en octavos y con mal sabor de boca

El ritmo de Booker había vuelto, las malas caras se daban en el Telenet e incluso se veían los primeros gestos de desesperación de los belgas después de que una canasta de Soko pusiera el 78-69 que daba la eliminatoria al UCAM a 3:54 del final. Los de Murcia habían muerto y revivido varias veces y llegaban mejor al final.

Pero ahí se dio el apagón. El UCAM perdonó en varios ataques seguidos y con ello volvió el temple al equipo visitante. Kalinoski, genial leyendo espacios, hacía daño y obligaba al tiempo muerto a Sito (78-73, 2:55 para el final). Pero no funcionó. Las pérdidas y las malas decisiones se sucedieron en un equipo con demasiada prisa por sumar de tres puntos, fallando hasta cinco triples en los últimos tres minutos del partido. Hacía falta cabeza fría, el UCAM no la tuvo y la eliminatoria voló con justicia a Amberes en la victoria más amarga del equipo murciano.