Baloncesto | Champions League

El UCAM amarra el liderato pero no con las mejores sensaciones

Momento del partido./Vicente Vicéns / AGM
Momento del partido. / Vicente Vicéns / AGM

Los murcianos vuelan sobre un débil Anwil en la primera parte pero dan una imagen muy diferente en la segunda ante un Palacio desangelado

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

Viene siendo habitual en las últimas semanas que la Champions haga las veces de terapia para un UCAM que días antes ha sufrido una dolorosa derrota en la Liga Endesa. No era tampoco esta semana la excepción, y desde luego la primera parte del UCAM, que imponía su físico ante un Anwil con solo diez jugadores y alguna baja importante, servía para limpiar cabezas y que algunos jugadores ganaran en confianza, caso de Booker o Urtasun, que el sábado en Gran Canaria no jugó. Pero después de cerrar la primera parte con un parcial de 22-1 y marcharse al descanso en proyección del centenar de puntos, el UCAM volvió a ser otro muy distinto en la segunda parte, y con su mal juego acabó convenciendo a un Anwil de luchar por una victoria que pocos más que su entrenador, que no escatimó en tiempos muertos, veía posible. Pero al Anwil no le faltó tiempo, sino músculo y talento.

78 UCAM Murcia

Booker (9), Doyle (13), Rojas (10), Soko (16) y Mitrovic (8) –quinteto titular- Durán, Urtasun (14), Martín, Radoncic (2), Rudez (0), Oleson (2) y Cate (4).

70 Anwil Wloclawek

Laczynski (6), Michalak (17), Simon (0), Markovic (16) y Sobin (6) –quinteto titular- Broussard (6), Zyskowski (5), Mihailovic (2), Kostrzewski (9) y Szewczyk (3).

Parciales:
23-21, 27-9 (50-30), 13-22 (63-52) y 15-18 (78-70).
Árbitros:
Lorenzo Baldini, Petr Hrusa y Kristaps Kosntantinovs.
Incidencias:
Palacio de los Deportes de Murcia, 2.006 espectadores. 12ª jornada del grupo A de la Champions League.

El ambiente tampoco ayudó, con esporádicos «Juárez vete ya» desde la grada en momentos de silencio –de los cuales hubo muchos en un Palacio con la entrada más floja de la temporada-, o el nombre a coro de Delía cuando los del Anwil fallaban algunos de sus muchos tiros libres desperdiciados -11/23-.

El UCAM se llevó un pequeño susto del débil Anwil cuando vencía por 20 puntos, pero quedó en eso

Un partido que, a pesar del buen comienzo del UCAM, no es de los que hacen afición. La entidad del rival no ayudaba y menos la intensidad que ponía en juego. Es como si algunos equipos de la Champions jueguen contra Murcia sabiendo que ese no es su día y mejor reservar para el siguiente compromiso. Difícil entender si no la actitud de jugadores que han tenido buenos días en la ACB en el pasado como Simon, que se fue de vacío en la anotación. La manera de sacar renta era sencilla, correr a la mínima ocasión posible y, en estático, imponer la corpulencia (23-21, final del primer cuarto).

Partido en el bolsillo

El UCAM era superior, pero se notaba que su cabeza estaba en otra parte, y el Anwil a poco corazón que demostrara podía seguir ahí (28-29, minuto 16). Pero de verse por delante a la nada más absoluta, cuando el UCAM anotaría 22 puntos en los cuatro minutos restantes hasta el descanso por solo uno polaco. Urtasun a los mandos y el público coreando su nombre. El trámite para ser primeros de grupo había quedado hecho (50-30, descanso).

El Palacio registró la entrada más débil de la temporada y la afición despidió descontenta a Juárez

Pero el horror de Gran Canaria parecía estar aún muy reciente, porque el UCAM que volvió en la segunda parte no fue el deseado. Falto de energía y de chispa ofensiva –perdió más balones en el tercer cuarto que en la primera parte-, permitió al equipo más flojo que ha pisado el Palacio esta temporada entrar en calor hasta bajar la diferencia a los ocho puntos (57-49, minuto 27). Con algunos silbidos desde la grada, Juárez recurrió a su guardia de confianza, donde esta vez sí entraba Urtasun, y con un buen comienzo de último cuarto con dos triples de Doyle el susto quedaba en eso, en susto (73-56, minuto 36).

Sin embargo, recibir cuatro triples de los polacos en los últimos tres minutos de partido, aunque la victoria no corriera peligro, no era la forma más convincente de cerrar el choque, y la grada mostró su descontento tras el bocinazo final pese a ser el UCAM el equipo con más victorias de la Champions y tener atado el primer puesto del grupo.

 

Fotos

Vídeos