Baloncesto | Champions League

El UCAM CB cambia la cara en la Champions

Emanuel Cate se dispone a hacer un mate./V. Vicéns / AGM
Emanuel Cate se dispone a hacer un mate. / V. Vicéns / AGM

El equipo que entrena Javi Juárez crece desde una efectiva defensa para estrenarse con victoria en Europa

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMurcia

Había mucho que corregir y poco tiempo para hacerlo, pero en la libreta de un entrenador con fama de defensivo como es Juárez, la parcela que se juega en la parte propia de la cancha cobraba mayor apremio. Y el rival con quien ponerse el mono de trabajo, todo un campeón de la liga francesa como es Le Mans, que venía de anotar en tres dígitos en su último partido.

El Le Mans se quedó pequeño ante un rival que se soltó la melena en ataque con grandes fases de juego de Milton Doyle

Sin embargo, el rey del baloncesto francés quedó totalmente empequeñecido ante un UCAM que se soltó la melena en ataque con grandes fases de juego de Milton Doyle y que en el tercer cuarto aceleró hacia la victoria a partir de cerrar con llave su aro.

74 UCAM Murcia

Kloof (9), Álex Urtasun (2), Oleson (7), Soko (10) y Tumba (8) -cinco inicial-, Mutic (2), Edu Durán (-), Rudez (7), Emilio Martínez (2), Cate (10), Booker (3) y Doyle (14).

62 Le Mans

Thompson (6), Eito (7), Bigote (8), Clark (16) y Hendrix (2) -cinco inicial-, Conger (6), Tarpey (9), Cornelie (6) y Yeguete (2).

El detalle
La afición grana, que esta temporada solo había visto perder a los suyos en casa, acabó contenta y el encuentro finalizó con una acción muy celebrada con dos jóvenes canteranos como protagonistas. El base murciano Emilio Martínez asistió al alero bosnio Lazar Mutic para que este machacara el aro.
Árbitros:
Manuel Mazzoni, de Italia; Marko Vladic, de Austria; y Martin Horozov, de Bulgaria. Sin eliminados.
Incidencias:
Partido correspondiente a la primera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones FIBA en su grupo A que se disputó en el Palacio de los Deportes de Murcia ante unos 3.500 espectadores.
próximo partido
El UCAM regresa a la Liga Endesa el domingo. Recibe en el Palacio de los Deportes al Burgos.

Si el UCAM quería optar a victoria ante el, sobre el papel, fuerte equipo francés, debía quitarse los complejos antes de saltar a la cancha, y así fue en unos primeros minutos en los que, hasta la entrada de Doyle, cada canasta era contestada con la misma moneda por el rival (19-16, final del primer cuarto).

Sensaciones distintas

Pero pese a lo reflejado por el marcador, las sensaciones de unos y otros no eran las mismas, y es que el talento de Doyle no puede pasar desapercibido cuando no discrimina en la factura de cada una de sus canastas o rehusa a soltar el balón, demostrando una innegable lectura de juego de la que se beneficiaba con especial contundencia Kevin Tumba (33-27, minuto 18), el mejor socio del número 35 de los murcianos, que cuando pasa por minutos de trance como los suyos en esta primera mitad de segundo cuarto no puede decirse que esté jugando al baloncesto, pues ese sería el mismo deporte que practican los otros nueve jugadores que ocupan el terreno de juego.

Sin embargo, el UCAM sufría de una pequeña sequía en los momentos previos al descanso y un Le Mans de bajas pretensiones seguía ahí (36-32).

Los franceses no parecían el equipo de los últimos logros de su currículum. En buena parte, por el mal día de sus estrellas, y es que tanto Conger como Hendrix empezaron el choque torcidos, bien maniatados por Kloof y, según el caso, Tumba o Cate. Pero en algún momento podían aparecer, y la reanudación fue el de Conger, que anotando seis de los primeros diez puntos de su equipo en este periodo empataba el partido (42-42, minuto 26). Y hasta ahí.

Parcial de 11-0

Hasta ese momento, la máxima ventaja del UCAM había sido de seis puntos. Y en cuestión de cuatro minutos y viniendo de un empate pasó a serlo de once (53-42). Cuatro minutos de brillante defensa en la que se evidenció que el deseo de victoria era mucho mayor en los de Juárez que en el campeón francés, venido totalmente abajo, propiciando así la circunstancia ideal para que Damjan Rudez, el fichaje de mayor pedigrí este año para el UCAM, diera sus primeros pasos para escapar del pozo de desconfianza en que se encuentra, anotando dos triples seguidos -sus primeros puntos en partido oficial con el UCAM- para poner la máxima diferencia (61-45, minuto 34).

Con el partido en el bolsillo, y un poco por relajación y otro poco porque Booker sigue sin encontrarse a sí mismo, la administración de la ventaja no fue la ideal hasta el bocinazo final al que se llegó con los primeros puntos de los canteranos Martínez y Mutic, pero sin nada que empañara la solvencia con que el UCAM sometió al campeón francés para estrenarse con victoria en la Champions.

 

Fotos

Vídeos