El UCAM da un paso de gigante por el 'playoff' y se hace más líder

Momento del partido./Dominique Breugnot / TFIBA
Momento del partido. / Dominique Breugnot / TFIBA

Tras la derrota del Avellino el UCAM es líder con dos victorias de margen y se pone tres por encima del corte clasificatorio

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMurcia

Este Le Mans poco tiene que ver con el que quedó campeón de la pasada liga francesa, como pudo quedar comprobado en la jornada inaugural disputada en Murcia, pero si además cuenta con importantes bajas como Cameron Clark, hay que aprovecharlo. Así lo hizo el UCAM, que gracias a su mayor fondo de armario pudo salvar las diferentes ocasiones en que los galos se reengancharon a un partido en que los de Juárez siempre estuvieron por delante. Una victoria que cobra aún mayor importancia dado el resto de resultados del grupo A, que le colocan con dos victorias más el 'basket-average' por encima del segundo y con tres (y de nuevo la diferencia de puntos) sobre el corte de acceso a unos octavos de final muy en el bolsillo.

71 Le Mans

Tabu (3), Eïto (9), Tarpey (6), Hendrix (20) y Cornelie (8) –quinteto titular- Rucklin, Bigote (6), Yeguete (12), Thompson (7), Eyoum y Dohou.

80 UCAM Murcia CB

Kloof (6), Oleson (7), Doyle (8), Soko (18) y Delía (14) –quinteto titular- Durán (4), Urtasun (6), Martín, Rudez (10), Cate (3), Unanue y Booker (4).

Parciales
18-22, 17-19 (35-41), 21-20 (56-61) y 15-19 (71-80).
Incidencias
Pabellón Antarès de Le Mans, unos 3.000 espectadores. 8ª jornada del grupo A de la Champions League.

Pero no solo había que jugar bien dadas las carencias del rival, también porque el UCAM está en un momento de auge en su temporada y en esta situación solo queda pensar en crecer. Así se entendió en una salida de mucho ritmo, con la pareja interior Soko-Delía haciendo estragos –como cada vez que compartieron parqué- y como principal argumento para sacar ventaja a un equipo local desacomplejado (18-22, final del primer cuarto).

Sin embargo, las rotaciones pasaban factura. Cuando Booker no conecta, y le pasa mucho, el equipo sufre. El ritmo anotador caía en picado y las oportunidades de poner tierra de por medio no eran aprovechadas por un UCAM que evitaba males mayores con el paso delante de Rudez en estos minutos de desconcierto, y que tras una canasta de Doyle de las que solo puede meter él volvían a dejar unos respetables seis puntos de ventaja al descanso (35-41).

Gran partido de la pareja Soko-Delía, que entre los dos sumaron 32 puntos, 12 rebotes y 42 de valoración

Como el sábado en San Sebastián, Booker era el base titular de la segunda parte. Y, como repetición de tan glorioso día, un Oleson que jugó con fiebre metía un triple en la primera acción. Pero hasta ahí el 'deja vù', pues los franceses insistían con hacer daño en el interior, y si ahora no era Yeguete, eran Hendrix y Cornelie quienes sumaban para un equipo que de nuevo se pegaba a un UCAM en su peor momento del partido con Booker a los mandos, pero que gracias a una subida de intensidad defensiva se impedía que el Le Mans materializara una remontada que el UCAM le estaba sirviendo en bandeja, sobre todo cuando en el inicio del último cuarto el equipo galo se coloca a uno (62-63, minuto 33).

Vuelta al orden

Hasta ahí la paciencia de Juárez queriendo dar confianza a unos y otros. De su tiempo muerto el UCAM volvía con Kloof, Oleson y Urtasun por fuera. Soko y Delía por dentro. La combinación de neuronas y físico que necesitaba el equipo para no cometer errores en un momento delicado y para llegar más lejos que un rival que entraba en la reserva. El rebote defensivo volvía a ser cerrado, los sistemas se ejecutaban con la intención de consumir segundos y la defensa era la que este equipo puede dar.

Rudez anotó 10 puntos dando un paso adelante en momentos en que su equipo lo pasó mal para anotar

Con la vuelta al orden el UCAM lograba un parcial de 2-10 que le servía el partido en bandeja, uno que Soko sentenciaba con un triple que daba la máxima ventaja a menos de dos minutos (66-76) de un final que se aseguró desde la línea de personal.

El UCAM es ahora el equipo con mejor balance de toda la Champions League junto al Iberostar Tenerife, la Virtus de Bolonia y el AEK Atenas, todos con siete victorias y una única derrota.