Baloncesto | Champions League

El UCAM salva los muebles para continuar liderando su grupo

El UCAM salva los muebles para continuar liderando su grupo
UCAM CB

Los de Juárez volvieron a complicarse un partido que tenían controlado anotando solo 21 puntos en la segunda parte. El Banvit tuvo un último tiro para ganar que no entró, después de que el UCAM no usara inteligentemente sus faltas

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

Va a tener que ser otro día cuando el UCAM confirme que la mejora de sensaciones del partido ante el Obradoiro puede tener continuidad, porque esta tarde en Turquía ha vuelto a sufrir cuando más allanado parecía el terreno, pasando por momentos de verdadera desconexión ofensiva, especialmente cuando Booker quedó a los mandos en una segunda parte en la que solo se anotaron 21 pírricos puntos, olvidando el rigor de unos primeros veinte minutos en los que se vio a un UCAM con las ideas claras para suplir las bajas de Doyle y Soko.

Pero puestos a dar nombres propios es necesario volver a hablar de la sorpresa agradable de la temporada, Emanuel Cate, que con 21 años volvió a emerger en los momentos delicados como un muro defensivo y un instinto reboteador que le va a permitir hacer una exitosa carrera en esto del baloncesto. Él y Delía, que anotó ocho de los nueve puntos del UCAM en el tercer cuarto, los responsables de evitar lo que pudo haber terminado en desastre.

62 Banvit

Pérez (14), Moore (13), Oliver (4), Gecim (7) y Morgan (10) –quinteto titular- Karagülle, Ulusoy (0), Osmani (2), Öncel (0), Akyel, Hazer (8) y Atar (4).

63 UCAM

Kloof (8), Oleson (10), Rojas (6), Delía (8) y Tumba (3) –quinteto titular- Durán (0), Urtasun (10), Martín, Rudez (5), Martínez, Cate (6) y Booker (7).

Parciales:
21-22, 12-20 (33-42), 14-9 (47-51) y 15-12 (62-63).

Tal es el contraste de la segunda parte del UCAM con el equipo que se vio antes que solo en el primer cuarto se anotaron más puntos (22), en un partido que comenzó de manera frenética, con los dos equipos muy dados a un rápido baloncesto ofensivo en el que no se renunciaba a ningún tiro y en donde Brad Oleson sentaba cátedra con canastas de mucha clase, contestando muy bien las embestidas de un Moore omnipresente por bando turco (21-22, final del primer cuarto).

Después de anotar solo 21 puntos en la segunda parte, el UCAM casi desperdicia los siete tantos de ventaja que tenía a tres minutos del final

Un ritmo de partido en el que fue más fácil entrar a Booker y en el que nadie se despegaba hasta la entrada en cancha de Cate, que con un imán para el rebote y una contagiosa intensidad defensiva lideró un parcial de 0-7 mediado el tercer cuarto para dar las primeras ventajas murcianas (29-36, minuto 18), en unos momentos en los que, con Moore maniatado y Pérez desaparecido, el Banvit pasó cinco minutos sin anotar y solo lo hizo desde el tiro libre, situación que permitió al UCAM poner hasta dos dígitos de ventaja (31-42), justo cuando llegó la falta descalificante de Tumba.

Peligroso e infantil error de Tumba

Y es que un jugador profesional no puede cometer este tipo de acciones. Cuando en el último ataque murciano del segundo cuarto el UCAM perdió el balón, Moore salió derecho a dejar una plácida bandeja en contraataque y el pívot, desde atrás, le empujó con las dos manos y cuando el del Banvit estaba en pleno salto. La acción, sancionada en un primer momento como una antideportiva de libro, fue revisada por los árbitros en el 'instant replay' para ser elevada después a la categoría de descalificante. Tumba, sin ninguna intención de jugar el balón, había cometido una falta de alto peligro de lesión contra un rival sin oposición. Expulsado.

Emanuel Cate, de solo 21 años, fue el jugador más destacado de un tramo final en el que sus rebotes y tapones evitaron males mayores

La revisión, al menos, dio para que los árbitros sumaran un punto al marcador del UCAM después de dar por error un triple de Urtasun por valor de dos puntos. Tumba acababa de echar el freno antes del descanso a su propio equipo cuando mejor estaba (33-42).

Un castigo al baloncesto ofensivo

Eso fue una segunda parte en la que anotaron 50 puntos entre los dos equipos. El vistoso inicio de partido había descendido en revoluciones hasta dar con un baloncesto trabado en el que error se dio mucho más que el acierto. El UCAM, que había empezado con dos bases en pista, no encontraba opciones claras de tiro y solo Delía era capaz de sumar cuatro puntos en los primeros cinco minutos de segunda parte.

Era el pívot argentino quien daba ocho puntos de ventaja tras una canasta en rebote ofensivo que desesperaba a Gurgen, entrenador local (41-49, minuto 27), y tras su tiempo muerto el UCAM terminaría por colapsar, con un Booker que abusaba del bote y no daba ningún orden a un equipo que desesperaba el partido de su base, mientras que un Banvit lejos de la brillantez se ponía a dos (47-49, minuto 29) aprovechando un desquicio visitante que también se daba en el banquillo con técnica a Juárez. Un poderoso mate de Delía que cerraba el tercer cuarto, unido a un mejor comienzo que el Banvit en el último periodo, permitía recuperar los ocho puntos de ventaja a siete minutos del final, con un gran 'alley-oop' entre Booker y Kloof (49-57).

Ocho puntos de ventaja pueden ser mucho o poco. En un partido en el que sus equipos apenas van a pasar los sesenta puntos cada uno y se cuenta por más la diferencia que los minutos que restan, es mucho. Muchísimo. Pero el UCAM demostró no tener aún del todo pillado cómo administrar ventajas.

La moneda sale cara

Booker seguiría penalizando a su propio equipo con penosos ataques y ahora malas defensas que permitían entrar al talentoso Pérez en el partido cuando menos interesaba, y lo que parecía un partido en la palma de la mano era ahora un cara o cruz con el Banvit a dos (55-57, minuto 35). Tras tiempo muerto de Juárez, y no por casualidad, Rojas anotaba un triple tras un gran movimiento de balón ante zona ya sin Booker en cancha, y dos tiros libres de un Cate imperial en el rebote y en defensa –cuatro tapones en el último cuarto- parecían, ya sí, cerrar el trato (55-62, minuto 37).

Pero no. Quién lo iba a decir, pero después de la enésima acción de mérito de Cate en el aro propio, Urtasun fallaba dos tiros libres que daban vida a un Banvit crecido ante las múltiples oportunidades que el UCAM le estaba ofreciendo. La cruz del tiro libre seguiría con Kloof, que solo acertó uno y, después de no volver a anotar ninguna canasta en juego desde el triple de Rojas, dos fallos en el tiro de Cate y una pérdida de Delía en un rebote ofensivo que ya tenía en las manos, dejaban al Banvit quince segundos para ganar después que Pérez hubiera anotado un minuto antes un triple ante la defensa de Kloof (62-63).

En ninguno de las defensas anteriores, y tampoco en esta última, el UCAM paró con falta táctica el ataque del Banvit para evitar que sacaran un buen tiro. Este llegó, con Pérez situado en la esquina, pero su triple sobre la bocina no entró, terminando el partido así con victoria del UCAM.

Salvando los muebles en un partido que se complicó hasta casi perderlo más por demérito propio que mérito rival, el UCAM cierra la primera vuelta de la fase de grupos de la Champions League con seis victorias y una sola derrota y como líder de su grupo pase lo que pase en el resto de la jornada.

 

Fotos

Vídeos