Baloncesto | Champions League

El UCAM continúa sin mácula en Europa

Momento del partido./FIBA / Artur Podlewski
Momento del partido. / FIBA / Artur Podlewski

Los murcianos suman su quinta victoria en cinco partidos imponiendo su superioridad al Anwil polaco en la segunda parte (31-48)

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

Sin peros en la Champions League. Muchos en la Liga Endesa, pocos o ninguno en Europa. El equipo dirigido por Javi Juárez ha sumado su quinta victoria en tantos partidos y no solo se asegura el liderato en solitario del grupo A por una jornada más, sino que sigue dando pasos de gigante hacia los octavos de final. Y es que, ocurra lo que ocurra en el resto de la jornada, son ya tres partidos de diferencia más el 'basket-average' en lo que el equipo murciano aventaja al quinto de su grupo –se clasifican los cuatro primeros-, que es precisamente su rival de esta tarde, el Anwil Wloclawek.

Un Anwil que, pese a ser el campeón polaco, no pudo desmentir que los equipos de la Liga Endesa estén entre los grandes favoritos de esta competición dada su superioridad. Para muestra, remarcar que el mejor jugador de los locales en el día de hoy, Michal Michalak, apenas promedió 4,4 puntos por partido el año pasado en Zaragoza y esta tarde ha sido quien más volumen de juego ofensivo ha acaparado en su equipo para anotar 19 puntos, manteniendo el tipo en un último cuarto en el que el UCAM pasó cual tifón por el Anwil.

68 Anwil Wloclawek

Laczynski (2), Simon (19), Likhodei (11), Kostrzewski (4) y Sobin (5) –quinteto titular- Komenda, Markovic (5), Wadowski (0), Zyskowski (0), Michalak (19), Szewczyk (3) y Parzenski (0).

87 UCAM Murcia

Kloof (15), Doyle (14), Rojas (15), Soko (5) y Delía (8) –quinteto titular- Mutic (2), Durán (3), Urtasun (5), Martín (0), Rudez (10), Oleson (2), y Cate (8).

Parciales
14-19, 23-20 (37-39), 12-20 (49-59) y 19-28 (68-87).

Pero, como siempre, hay que dar mérito al buen desempeño del UCAM, que se sobrepuso a dos fases irregulares de juego en la primera parte para después barrer a su rival. Y, precisamente el más destacado de los visitantes, un Charlon Kloof que hizo su mejor partido como jugador del UCAM, no empezaba fino el choque, incapaz de dirigir con tino a su equipo ante la defensa zonal del Anwil, la misma con que el Breogán dio problemas el pasado sábado (7-2, minuto 3), rota en cuanto los de Juárez pudieron darle más ritmo al partido con su intensidad defensiva –solo dos canasta en juego de los locales desde entonces- y el buen criterio de Urtasun como base (14-19, final del primer cuarto).

Precisamente Urtasun anotaría poco después la canasta que diera la máxima ventaja del UCAM hasta entonces (16-26, minuto 14), pero, como viene siendo habitual, se apagaban las luces. La zona polaca volvía a atragantarse, Urtasun acusaba el desgaste de la dirección y los polacos, que lograron unir buenos minutos de Michalak y Simon juntos en pista, lo aprovechaban un parcial de 12-0 y se ponían por delante cuando mejor pintaban las cosas para los de Juárez (28-26, minuto 15). Nuevamente, la solución al desatasco ofensivo empezaba por una defensa que permitiera forzar tiros a los rivales y generar ocasiones de correr, y con la versatilidad que da tener a un pívot como Delía en pista, y el desparpajo innato de Doyle, era el UCAM ahora quien volteaba la máxima ventaja local (37-32) para irse por delante a un descanso que comenzaba con una gran discusión entre Urtasun y Juárez (37-39).

El UCAM pasó por encima del Anwil en una segunda parte que dominó 31-48

Por delante en todo momento

Y, como si de un calco del partido jugado en Rusia dos semanas atrás ante el Nizhny Novgorod, la segunda parte fue propiedad total y absoluta del UCAM, que en un juego de a ver quién mete más canastas –muy diferente de a ver quién recibe menos- tenía todas las de ganar ante un equipo claramente inferior, y aunque costó despegarse de los polacos, el 44-54 con que Rojas devolvía los dos dígitos de superioridad tintaba claramente de azul –color del UCAM hoy- el choque, una máxima que volvía poco después con un espectacular triple con rectificado en el aire de Kloof sobre la bocina del tercer cuarto (49-59).

Y si la semana pasada valió para la reivindicación de Booker –que se quedó en Murcia por motivos personales-, Kloof bien quería aprovechar la ausencia de su compañero para destacar su presencia. Y, con el Anwil dando sus últimos alientos y olvidando su disciplina defensiva que obligaba a atacar en posicional, el de Surinam vio que esa era la suya. Velocidad, intensidad, tiros atípicos que hoy entraban y robos, muchos robos. Hasta siete, a uno del récord aún en posesión de Michael Anderson. Un mate suyo en contraataque ponía 14 de ventaja y obligaba al tiempo muerto local (52-66, minuto 33), pero Kloof había dictado sentencia sin previo aviso.

Un nuevo triple suyo disparaba a un UCAM crecido ante la inexistente resistencia polaca y, con cada vez más jugadores sumándose a la fiesta –destacados minutos de Cate-, un triple de Doyle disparaba la diferencia hasta los 24 puntos (59-83, minuto 38).

Charlon Kloof hizo su mejor partido en el UCAM con 15 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 7 robos y 27 de valoración

Alberto Martín, ocho meses después

Con la victoria en el bolsillo, Juárez aprovechó para hacer volver a sentirse jugador a Alberto Martín, que después de que en marzo se rompiera el tendón de Aquiles entró a 1:21 de terminar el partido, tiempo suficiente para sumar una asistencia con la que contentar al también poco habitual Mutic al tiempo que Michalak luchaba para mantener la dignidad.

Nuevo triunfo europeo cual martillo pilón del UCAM, que sigue sin dar lugar a la sorpresa ante sus rivales de un grupo en el que sigue en lo más alto, como mínimo, por una semana más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos