BALONCESTO

Delía quiere el aplauso de la grada

El pívot argentino Marcos Delía, con la Catedral detrás. / Alfonso Durán / AGM
El pívot argentino Marcos Delía, con la Catedral detrás. / Alfonso Durán / AGM

El pívot argentino renueva su contrato con el UCAM, tras una temporada difícil

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA MURCIA

No parecía que Marcos Delía fuera a vestir de nuevo la camiseta universitaria después de los primeros movimientos de un verano que llegaba tras una complicada temporada para el argentino, pero tanto el jugador como el UCAM Murcia han decidido darse una oportunidad más, ejerciendo la opción que ambos tenían de mantener unidos sus caminos por un año más, hasta 2019. Movimiento conocido desde hace unas semanas, el UCAM lo hizo oficial ayer, el primero de una semana en la que se espera que deje cerrada la plantilla con el anuncio de los fichajes más que cantados de Dejan Todorovic y Milton Doyle.

Con la renovación de Delía, el juego interior de Javi Juárez ya está al completo, con Soko y Rudez ocupando con sobradas garantías la posición de ala-pívot (a la que se sumará Antelo en una fecha aún indeterminada), y nuevamente Delía y Tumba en el puesto de pívot puro, al que se une el joven rumano Emanuel Cate. La de '5' es, por segundo año seguido, una posición que genera muchas dudas por la aparente falta de puntos, pero (y aunque en el UCAM no se pretende que su máximo anotador sea ninguno de estos jugadores) se ha vuelto a confiar en la evolución de Marcos Delía para ese demandado salto de calidad.

Sin embargo, la noticia se recibe con una mezcla de esperanza y escepticismo. Cierto es que el jugador ha demostrado hechuras para ser un pívot determinante, aunque su carácter introvertido y cierta falta de contundencia dentro de la cancha le alejan del estereotipo argentino de jugador aguerrido. Aun así, su capacidad de sacrificio ha sido muy de valorar por la gerencia encabezada por Alejandro Gómez, que sabe que Delía es un pívot de corte clásico, de los que tardan más en madurar, y que a sus 26 años puede ser un caramelo para equipos rivales.

Con Ibon Navarro, que lo colocó alejado del aro, no tuvo sintonía; en el nuevo curso espera actuar más como un pívot puro

Tenía otras ofertas

Tanto, que al menos tres equipos de la Liga Endesa se han interesado por él, además de dos de los mejores de la incipiente liga argentina, pero todas las ofertas recibidas han estado por detrás del UCAM en el orden de preferencia del jugador.

La pasada, aunque demostró progresión y versatilidad, no fue su mejor temporada. Bajo la dirección de Ibon Navarro, con quien no tuvo la mejor sintonía, con el balón en las manos su misión era más de distribuidor del balón que de finalizador, algo alejado del aro, donde un pívot de estilo, sin lanzamiento exterior, no puede hacer daño por sí mismo. A principios de la pasada temporada compartió minutos en diferentes ocasiones con Tumba en la pista, desplazado a la posición de ala-pívot, y con la llegada de Lima en febrero quedó totalmente ubicado en el '4', donde no había jugado nunca en su carrera. También le tocó ser el sacrificado en la 'Final Four' de la Champions, siendo descartado de los dos partidos de la cita ateniense, decepción que asumió con profesionalidad.

Por otro lado, le respalda la eficiencia. Aunque sus debilidades sean más visibles, en un año en que su confianza nunca alcanzó la estabilidad, fue el segundo jugador con el que el UCAM obtenía más ventaja cuando estaba en pista (2,3 puntos).

Para esta tercera campaña y, dada la configuración de la nueva plantilla, se espera que su desempeño en la pista vuelva a ser más parecido al de un pívot puro, jugando más cerca del aro y con el balón más veces en sus manos para poder finalizar las jugadas, ya sea para buscarse la canasta por sí mismo en el poste bajo o en las continuaciones de los bloqueos a jugadores exteriores. Acostumbrado al runrún de la grada, es su turno de recuperar la confianza del aficionado y responder a la de Gómez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos