ACB-LIGA ENDESA

Cuarenta minutos y una misión

Ovie Soko vuelve hoy en el UCAM. / vicente vicens / agm
Ovie Soko vuelve hoy en el UCAM. / vicente vicens / agm

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA MURCIA

El reto hoy es demostrar que puede competir contra cualquier rival, independientemente de su entidad o de la cancha de juego. Es lo que pretende un UCAM que la presente temporada está alternando buenos encuentros con otros más discretos y alguno que pasará a su historia negra. Eso sí, su seña de identidad, con más o menos acierto de cara al aro, no parece tan irrecuperable como hace algunas semanas. Los universitarios parecen haber comprendido y acatado que hay unos principios innegociables para que este equipo coseche buenos resultados, pero sigue quedando un paso más por dar.

Se trata de ese paso que se requiere por ser precisamente el que permitió terminar por forjar una identidad perseguida durante años, el de hacer frente a los equipos más grandes sin dejarse amedrentar por el campo de batalla. Y después de no haberlo podido dar en las últimas salidas, cuando se perdió por 44 puntos contra el Baskonia y por 32 contra el Barça, a la tercera hoy ante el Unicaja debe ir la vencida para no llegar al parón de las 'ventanas FIBA' con una bajada de sensaciones. Después de no competir en Vitoria en ningún momento y de hacerlo en Barcelona solo durante tres cuartos, saltar al siguiente escalón en Málaga pasa por poder pelear durante los cuarenta minutos del partido.

Pero a la dificultad que viene de serie hay que añadir el buen momento que atraviesan los de la Costa del Sol. El Unicaja, que esta temporada no compite en la Euroliga para hacerlo en la EuroCup por segunda vez en los últimos 17 años, está firmando el mejor arranque de su historia gracias a los 13 triunfos que acumula en sus 16 partidos, siete en la Liga Endesa y seis en Europa.

Por encima de todos, un nombre: Jaime Fernández. El joven jugador, un híbrido entre base y escolta, parece haber alcanzado la madurez deportiva a sus 25 años y lejos de casa, solo dos temporadas después de que muchos se llevaran las manos a la cabeza por su decisión de abandonar el Estudiantes y cumplir una irregular pero notable temporada en Andorra. Nunca ha sido internacional por España en un gran torneo -sí en las 'ventanas FIBA'- y, a nueve meses de la Copa del Mundo de China 2019, se posiciona como un fijo en la selección.

Números que asustan

No es para menos. Ahora es el jugador más valorado de la Liga, con 19,9 créditos de media por partido, resultado de ser al mismo tiempo el cuarto máximo anotador (14,7) y el tercer máximo asistente de la competición (5,7). Un dominio total y absoluto de un jugador al que no se puede parar ni con faltas: solo ha fallado un tiro libre de 26 intentos (96,15%).

Pero no es el único peligro de un Unicaja en el que Luis Casimiro ha acertado con la pizarra desde el primer minuto y los fichajes están funcionando. Brian Roberts es un rifle siempre cargado de pólvora junto a Jaime Fernández, Kyle Wiltjer parece tener una habilidad especial para entrar en trance en cualquier momento y Mathias Lessort ha llegado como el complemento de fuerza bruta ideal para el gigante Shermadini, en un juego interior donde la coherencia la sigue poniendo Carlos Suárez.

Para hacer frente a tal arsenal Javi Juárez recupera a Soko y Doyle, los ausentes el martes en Bandirma, aunque «no sé si a su mejor nivel», y mantiene como descarte en la Liga Endesa a Alberto Martín. Los murcianos, que llegan después de una victoria con brillo en ataque ante el Obradoiro y otra que se fajó desde la defensa para contrarrestar el mal ataque contra el Banvit, buscarán explotar unas virtudes que, según su entrenador, «pasan por aspectos defensivos y físicos del juego, no tanto por el ofensivo», en referencia a los 80 puntos anotados el domingo.

 

Fotos

Vídeos