BALONCESTO

Booker retoma el mando

Booker, con el balón, frente a un rival en el UCAM-Sidigas Avellino de Champions, el martes. / V. VICÉNS / AGM
Booker, con el balón, frente a un rival en el UCAM-Sidigas Avellino de Champions, el martes. / V. VICÉNS / AGM

El base californiano del UCAM fue clave en el triunfo del martes ante el Avellino: «Me he vuelto a sentir en la pista como me gusta»

LA VERDAD / EFE MURCIA

Askia Booker, base estadounidense que el martes ofreció el nivel que se espera de él y resultó clave para que el UCAM CB ganase al Sidigas Avellino por 72-69 en la Liga de Campeones FIBA, dice que la afición le ha «animado» y ha tenido «paciencia» con él, lo cual ha sido clave para volver a brillar. «Me he vuelto a sentir como me gusta y demostré para qué estoy aquí».

Refiriéndose al partido ante el Sidigas italiano, dice que «jugamos un partido serio y duro, haciendo una buena defensa y, aunque tuvimos algunos altibajos, nos mantuvimos fuertes como grupo, lo cual hizo que nos lleváramos la victoria».

Booker, de 25 años y que cumple su primera campaña en Murcia tras debutar en la Liga Endesa con el Real Betis Energía Plus, asegura que está «muy feliz» en Murcia a pesar de que las cosas no le estaban saliendo demasiado bien en la pista.

Tras hacer un gran partido en la primera jornada liguera en Andorra, pese a perder, no había vuelto a ser él mismo hasta ayer cuando, con 14 puntos y la mayoría en el tramo decisivo del choque, asumió la responsabilidad con acierto.

El papel de sus compañeros

«No es fácil. Estoy en un nuevo equipo y la adaptación lleva tiempo, pero me he vuelto a sentir como me gusta y demostré para qué estoy aquí. He vuelto a esta senda gracias a mis compañeros, que en todo momento me han apoyado para que vuelva a jugar como en este encuentro y también quiero dar las gracias a la afición por su ánimo y por la paciencia que está teniendo conmigo hasta ahora».

Booker brilló el martes. Su participación fue clave, como los fueron sus canastas ante los italianos. Así, todos sus aciertos tuvieron un significado especial. Sus primeros puntos fueron los que dieron la máxima ventaja al UCAM (28-14), su siguiente canasta empató el partido después de que el Avellino remontara (51-51), y la tercera el liderato al UCAM (55-54). Después volvió a anotar para empatar el encuentro (57-57). Pero quedaba lo mejor, cuando su triple sirvió para remontar. Fue la última canasta en juego del partido (70-69) y sus tiros libres sentenciaron el choque (72-69).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos