BALONCESTO

Ambiente enrarecido en el Palacio

Juárez da instrucciones a sus jugadores en un tiempo muerto. / unai murillo
Juárez da instrucciones a sus jugadores en un tiempo muerto. / unai murillo

El UCAM tiene a tiro amarrar el liderato de su grupo en una jornada en la que se puede agotar el crédito de Juárez

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA MURCIA

De nuevo, el contraste de cada semana. Mientras el UCAM sigue cayendo en picado en la Liga Endesa, ya está en puestos de descenso tras su esperpéntica segunda parte en Gran Canaria, la Champions League sigue siendo el antibiótico para los males de un equipo al que se le empieza a quedar corta la dosis de medicina europea para nivelar la balanza de su temporada.

Los números dicen que el UCAM es el segundo peor equipo de la Liga Endesa una vez finalizada la primera vuelta, pero también que es el mejor de la Champions, en la que este año le ha tocado un grupo asequible, aunque ganar diez partidos de once tiene su mérito.

La etapa de Juárez como entrenador del UCAM lleva unas semanas que parece cercana a un fin que se sigue postergando hasta el próximo capítulo. Parece improbable que, si después del partido del domingo en Las Palmas sigue ocupando su puesto, vaya a dejar de serlo antes del encuentro del sábado, día en el que el UCAM recibirá al Andorra de Ibon Navarro, su predecesor en el cargo, independientemente de lo que ocurra esta noche en el Palacio, salvo catástrofe mayúscula.

Y es que en la Champions el UCAM está clasificado para el 'playoff' desde hace dos jornadas, y podría hasta perder los tres partidos que le quedan por disputar y seguir siendo primero de grupo. De hecho, podría jugar hoy teniendo el liderato totalmente asegurado si en el Banvit-Avellino, que se disputa dos horas y media antes, los turcos caen derrotados. Pero, ganen o pierdan, si el UCAM vence hoy al Anwil el liderato ya será suyo, pues seguirá sacando tres victorias al Banvit a falta de solo dos jornadas.

Sin apoyos

Un logro que contrasta con la tensión con que será vivido el partido de esta noche en la grada del Palacio, donde apenas le quedan apoyos a Juárez. La afición es consciente de que no tienen el mismo valor las victorias de una y otra competición y que, por mucho que se avance en Europa, si su equipo no cambia la cara por completo en una segunda vuelta que será muy exigente para el UCAM en la Liga Endesa, el año que viene no habrá Champions a la que agarrarse.

Juárez, que como viene siendo habitual deberá hacer dos descartes extranjeros, ya dio descanso la semana pasada a Oleson y Soko. Lo normal sería que quienes no se vistan de corto vuelvan a ser jugadores necesitados de un respiro.

 

Fotos

Vídeos