Alejandro Gómez: «Les ayudó más el árbitro croata que el público»