BALONCESTO

Adiós a la pesadilla

Sito Alonso. / v. vicens / agm
Sito Alonso. / v. vicens / agm

Las derrotas del Gipuzkoa y el Breogán dan la permanencia en la ACB al UCAM Murcia tras un año con mucho sufrimiento

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

La temporada terminará con sabor agridulce, pero sin drama. A pesar de caer el sábado en Burgos, el UCAM se vio favorecido de los resultados de terceros una vez más para acelerar la confirmación de su presencia en la próxima temporada de la Liga Endesa, que será la novena consecutiva, estirando así el récord actual de campañas seguidas en la máxima división del baloncesto español.

Y es que el UCAM tenía muchas papeletas de salvarse en la Liga Endesa, incluso perdiendo los dos partidos que le restaban antes de entrar a esta jornada 33 que aún se mantiene en liza -mañana se juegan los dos aplazados por la Final Four de la Euroliga-. De las 512 posibles combinaciones de resultados y clasificación entre los cinco equipos que se jugaban las dos plazas de descenso hasta hacía dos días, solo tres descendían a los de Sito Alonso.

En cambio, para salvarse, bastaba con ganar en Burgos o, de aún necesitarlo, ayer domingo ante el Gran Canaria. Ni lo uno ni lo otro. Consumada la merecida derrota de los murcianos en el Coliseum burgalés, bastaba con que dos de los tres últimos clasificados perdieran sus respectivos partidos para que el UCAM terminara la jornada sin peligro de morir ahogado después de muchas semanas nadando contracorriente. El UCAM pasaba de jugar un partido en la jornada 33 a ser parte de tres más.

Inmediatamente después del duelo ante el Andorra en que hoy juegan los añorados Benite y Lima -que tuvo un intercambio de pareceres con algunos aficionados murcianos en Twitter por su eufórico modo de celebrar sus canastas-, el Breogán visitaba al Andorra. Y pese a que los lucenses, huérfanos de su estrella Ray McCallum, llegaron a ir ganando por 13 puntos de diferencia en el tercer cuarto, los del extécnico universitario Ibon Navarro terminaron por echar una mano al UCAM remontando el duelo y consumando el descenso a LEB Oro del Breogán.

De haber ganado los gallegos, los murcianos habrían mantenido las opciones de terminar la penúltima jornada con la permanencia asegurada, para lo cual habrían necesitado de las derrotas tanto del Estudiantes como del Gipuzkoa en la matinal del domingo. Finalmente, solo hizo falta una, que fue la de los de San Sebastián en su visita al Palau. El Obradoiro, víctima de los colegiales, será el que se juegue con el Gipuzkoa la única plaza de descenso por decidir en la última jornada.

El UCAM respira así por fin, evitando el, hacía menos de un año, inimaginable drama del descenso en el que ha estado metido hasta en doce jornadas de esta temporada, más de la mitad de las cuales han sido en la segunda vuelta, a la que entró ya en el pozo una vez se había medido a todos los equipos, y la última de ellas en la número 30.

A falta de una jornada

Sin nada en juego, el UCAM recibirá a un Gran Canaria también salvado que, aunque no repetirá presencia en la Euroliga la siguiente temporada, sí se jugará en Murcia la posibilidad de ganarse deportivamente la oportunidad de acceder a la Champions League vía fase previa de eliminación, como el UCAM y el Estudiantes la pasada temporada, que fueron décimo y undécimo respectivamente. Para que esto suceda, los canarios deberían salir victoriosos del Palacio y esperar que el Burgos caiga al mismo tiempo en su visita al Breogán, en cuyo caso ganarían ese undécimo y último puesto que da derecho a Europa en la Liga Endesa.