Trofeo Conde de Godó

Nadal suma 400 victorias en tierra y alcanza su undécima final en el Godó

Nadal golpea la bola. /Alejandro García (Efe)
Nadal golpea la bola. / Alejandro García (Efe)

El balear se une al selecto grupo formado por Guillermo Vilas, Manuel Orantes y Thomas Muster tras superar a David Goffin

MANUEL SÁNCHEZ

Guillermo Vilas, Manuel Orantes y Thomas Muster compartían la particularidad de ser grandísimos jugadores sobre tierra batida, de ser los tres zurdos y de acumular 400 victorias sobre la superficie roja. Ahora, siete años después del último partido de Muster, Rafa Nadal, al derrotar a David Goffin en las semifinales del Conde de Godó (6-4 y 6-0), se ha unido a su selecto grupo, tras alcanzar las 400 victorias en arcilla.

Lo hizo en un inicio complicado, como ya le ocurrió en la jornada del viernes ante Martin Klizan. Salió otra vez a medio gas y lo pagó muy pronto con un 'break' en contra que saltó las alarmas por la forma y por los recuerdos de la última Copa de Maestros, donde el belga forzó hasta la lesión al español y le obligó a bajarse del torneo. Sea como fuere, Goffin quebró el servicio desde el 40-15 y mostró una actitud seria y contundente, como si tuviera muy clara la forma de vencer al de Manacor muy clara.

No fue hasta el tercer juego cuando las tornas cambiaron.Nadal conectó un 'passing shot' de revés de los que dejan clavado a su rival y dio signos de empezar a desperezarse. La respuesta al inicio fulgurante del dos veces finalista de la Copa Davis fueron doce puntos consecutivos que Nadal comandó, devolviéndole la rotura y cogiendo la delantera, esa que ya no soltaría hasta el final del encuentro.

Con 4-3 arriba, Goffin salvó un 0-30 al servicio y levantó un poco el ánimo, aunque el partido en ese momento ya estaba en el terreno que interesaba al español. Goffin corría de lado a lado, ya no encontraba los ganadores de revés en forma de flechas y Nadal repartía a placer, como lleva haciendo toda la semana, alternando el juego de fondo y el remate en la red.

En el décimo juego llegó el quiebre psicológico. Goffin salió blando y sin hambre, mandó una derecha en suspensión fácil a la red y le dio la iniciativa al balear. Nadal se limitó a resistir en el fondo y a que fueran los errores del belga los que condenasen a su rival. Otra derecha en suspensión, esta vez mandada al pasillo de dobles, certificó el primer set, y, como viene siendo habitual, el derrumbe mental del contrincante del manacorense.

Quién le iba a decir a Goffin cuando estaba compitiendo de tú a tú por el partido, que el juego que sirvió par colocar el 4-4 en el primer set sería el último que sumaría. Y es que el belga se hundió, viendo la imposible tarea que tenía por delante y dejó en bandeja que el balear infligiera el segundo rosco de la jornada, tras el que sufrió Klizan.

La victoria amarrada supone que Nadal ya lleva 44 sets ganados de forma consecutiva en tierra, con vistas a seguir aumentando la marca en la final del Conde de Godó. Pese a la impresionante estadística de 400 victorias en tierra, Nadal aún tiene por delante las 659 de Vilas, las 502 de Orantes y las 422 de Muster, aunque, con mucha diferencia, el balear es el que mejor porcentaje de triunfos y derrotas tiene, con un 92%, por encima del 80% del argentino, del 77% de su compatriota y del 76% del austríaco.

En su undécima final en el Godó espera el joven griego de 19 años Stefano Tsitsipas, gran sorpresa de la semana, que se plantó en la lucha por el título sin ceder ni un set y dejando por el camino a jugadores como Albert Ramos, Dominic Thiem y el más reciente, en semifinales, Pablo Carreño, al derrotar este sábado al asturiano por 7-5 y 6-3.

 

Fotos

Vídeos