FÚTBOL SALA

Paulo Roberto, un mito inolvidable

Paulo Roberto se abraza a Fran Serrejón en la época de ambos como jugadores de ElPozo. / J.L.
Paulo Roberto se abraza a Fran Serrejón en la época de ambos como jugadores de ElPozo. / J.L.

EFEMURCIA

El que fuera jugador de ElPozo Paulo Roberto, hispanobrasileño que marcó una época en el fútbol sala, ha sido elegido mejor pívot de los 30 años de historia de la Liga y completa un quinteto ideal en el que también está el exjugador del equipo murciano Kike Boned, ahora en su directiva, además del portero Luis Amado y los alas Ricardinho y Javi Rodríguez. La Liga, para celebrar sus tres décadas de trayectoria, ha lanzado a través de sus redes sociales esta iniciativa para elegir a los mejores jugadores que han pasado por la competición desde su fundación en la campaña 1989-90. Después de que los aficionados escogieran con sus votos a Amado, Boned, Ricardinho y Rodríguez como sus favoritos, Paulo Roberto ha cerrado este quinteto de ensueño.

La genialidad del jugador nacido en Río de Janeiro en 1967 quedó patente en España, país al que llegó en 1988 al ser fichado por el Marsanz Torrejón. En 1994 y tras pasar también por el Redislogar recaló en ElPozo, en el que permaneció hasta su retirada en 2005 y luego ejerciendo como director deportivo durante cuatro campañas. Como jugador del conjunto murciano ganó la Liga 1997-98, las Copas de España de 1995 y 2003, la Supercopa de España de 1995 y la Recopa de Europa de 2003. Fue cinco veces máximo goleador del campeonato liguero y todavía tiene el récord de goles marcados por un alguien en un partido, los nueve que le hizo al Sol Fuerza en 1997. Con la selección española, de la que igualmente fue líder indiscutible, logró el título en el Mundial de Guatemala en el año 2000 y las Eurocopas celebradas en 1996 y 2001.

Por otro lado, ayer habló el técnico de ElPozo, Diego Giustozzi, que dijo que su equipo tiene que «disfrutar sin esquivar la responsabilidad» en la Copa Intercontinental que afrontará la próxima semana en Bangkok, capital de Tailandia, y llegó a decir que espera que su equipo «dé un paso más y sea temible».

Más