Fútbol Sala

El Palacio se viste de gala en busca de un triunfo histórico

Fernan y Miguelín, en el centro de la pista del Palacio, en el entrenamiento de ElPozo de ayer. / javier carrión / agm
Fernan y Miguelín, en el centro de la pista del Palacio, en el entrenamiento de ElPozo de ayer. / javier carrión / agm

ElPozo será campeón de Liga, nueve años después, si tumba hoy al Barça en el cuarto partido de la final

ANDRÉS CREMADESMURCIA

Hoy puede ser un día histórico para ElPozo, que desde la temporada 2009-10 no ha podido ganar el título de Liga, la corona más preciada del fútbol sala español y europeo. Todo está preparado para acabar con estos años de sequía. La afición se ha volcado y el equipo de la familia Fuertes acaricia su sexto campeonato nacional, un premio para el que tiene todo de cara, porque hoy volverá a tener a la Marea Roja de su parte, enfervorecida, y el Palacio volverá a ser una olla a presión, un volcán pintado de rojo que debe de convertirse en un infierno para el equipo rival. Al conjunto de Diego Giustozzi solo le falta subir el último peldaño para hacer historia y cerrar la temporada de la mejor manera posible.

Será el cuarto encuentro de la final por el título, un trofeo que parecía propiedad del Barça y que le quiere arrebatar ElPozo. Será a partir de las 21.00 horas en el Palacio de los Deportes, en un partido de altos vuelos que dirigirán los colegiados Rodrigo Miguel y Sánchez Molina, y que podrá seguirse en directo a través de Teledeporte.

Solo han pasado dos días desde el trepidante tercer encuentro y de nuevo ElPozo y el Barça se verán las caras sobre la pista azul. Será un choque vital para ambos conjuntos ya que, de sumar la victoria los murcianos, se proclamarán campeones de Liga, mientras que si los de Andreu Plaza venciesen en el cuarto partido, igualarían la serie, llevándosela de nuevo a Barcelona, donde el próximo fin de semana se decidiría el título.

Una victoria devolvería al club murciano al primer escalón del fútbol sala nacional y europeo

Después de romper la estadística y ganar el tercer partido, ElPozo tendrá hoy la oportunidad de volver a proclamarse campeón. El conjunto murciano no vive esta situación desde la temporada 2011-12, cuando tuvo la oportunidad de hacerse con la Liga si ganaba el quinto y definitivo encuentro de la final ante el Barcelona. Los rojillos llegaron con dos puntos a este partido después de vencer el segundo y el cuarto, pero finalmente el conjunto azulgrana se hizo con el triunfo por 3-6 en Murcia, dejando a los charcuteros con la miel en los labios. Eso sí, al menos este año tendrán dos oportunidades ya que, si ElPozo no gana hoy, habrá quinto partido.

Giustozzi lo tiene claro, a tenor de cómo ha ido evolucionando en los choques del 'playoff', con dos parejas de baile claras. Una formada por Pito y Sergio Lozano, y otra integrada pore Matteus compartiendo los minutos en pista con el astro brasileño Ferrao, el arma más peligrosa del millonario Barça.

Las otras virtudes de ElPozo son la veteranía de Álex, la anarquía de Andresito, el nuevo rol del capitán Miguelín, que está defendiendo y atacando por igual, y la explosión en este tramo final de temporada de Fede, que ya es un símbolo para los rojillos. Todos ellos buscarán llevar a las vitrinas del club una nueva Liga, que devolvería a ElPozo al primer escalón del fútbol sala nacional e internacional.

Desde aquella final ante el Barça ya comentada, en ninguna de las tres series que el equipo ha disputado posteriormente, había logrado dos puntos de la eliminatoria como ahora que lo situaran a uno solo de llevársela. En 2013 la semifinal se decantó 3-1 para los azulgranas, mientras que en 2014 el global fue de 3-0 para el Movistar Inter. En la última semifinal, la de la campaña pasada, los madrileños se impusieron por un claro 3-1 a los murcianos.

Por su parte, el Barça Lassa se enfrenta a un durísimo 'match ball' por el título. Tras caer en la tanda de penaltis del tercer partido, los de Andreu Plaza jugarán hoy sin red. Solo les vale ganar para mantener intactas sus aspiraciones de ser campeones de Liga. Para ello, tendrán que imponerse a ElPozo en el cuarto partido para llevar la serie a Barcelona, donde todo podría decidirse el próximo sábado.

El Barça confía en remontar

Andreu Plaza ha dicho que «es muy difícil que ellos nos puedan ganar tres partidos seguidos, así que espero ganar y llevarnos la serie a Barcelona para ganarla». En la misma línea, Ferrao, la estrella brasileña, ha sido claro: «Se complican las cosas, pero tenemos fe en nuestras posibilidades, sabemos qué equipo somos y la capacidad que tenemos». Sergio Lozano, que fue expulsado, también ha sido claro: «Hemos salvado situaciones igual de peligrosas, que nadie nos dé por muertos, vamos a ganar el cuarto partido».

La duda de Dyego en los blaugrana se mantendrá, al igual que la de Fer Drasler en los murcianos, aunque ambos podrían forzar porque están ante el que puede ser su último partido de la temporada y hasta en sus respectivos clubes.

Se prevé un nuevo lleno en el feudo murciano y más de 7.500 almas alentarán a ElPozo de Diego Giustozzi. Aunque las taquillas abrirán tres horas antes, los aficionados que saquen el abono para la próxima temporada tendrán acceso gratis al cuarto partido de la final. Hay tal demanda que puede ser que de nuevo cientos de aficionados se queden sin poder sentarse en las butacas del Palacio de los Deportes para ver un partido que puede pasar a la historia de un club con sello propio que está a las puertas de volver a ganar la Liga.

Las taquillas abren a las seis; no quedan entradas 'online'

Las entradas 'online' para el cuarto partido de la final están agotadas. Las que quedan se pondrán a la venta ya en taquilla, esta tarde, a partir de las 18.00 horas, hasta agotar existencias. Todo hace prever que el cartel de 'No hay billetes' volverá a lucir en el Palacio, como el pasado sábado, cuando la instalación fue una olla a presión que llevó al equipo a los penaltis. Por cierto, ElPozo no ganaba una tanda de penaltis desde hacía muchas temporadas. El último triunfo desde el punto fatídico para ElPozo se produjo en la Supercopa de España de La Coruña en el año 2012 cuando Rafa detuvo un penalti al jugador del Inter Rafael.