Fútbol sala

La hora de las estrellas

Pito, uno de los jugadores que no apareció en Tudela. / J. CARRIÓN / AGM
Pito, uno de los jugadores que no apareció en Tudela. / J. CARRIÓN / AGM

Los ases de ElPozo han de aparecer el fin de semana en un año en el que el equipo tiene que llegar a la final

LA VERDAD MURCIA

Lo dijo Diego Giustozzi nada más acabar el partido en Tudela: «No se trata de correr, sino de saber correr». Y es que en casa del Aspil Vidal los jugadores de ElPozo corrieron, pero a lo loco, especialmente algunos jugadores que deberían haber aportado calma y criterio aprovechando su veteranía y no estuvieron. Álex, Pito y Miguelín no mostraron sus galones y el Aspil superó a ElPozo, sobre todo tras el primer gol, ganando al final 3-2, un resultado que deja al equipo murciano sin margen de error en el Palacio. ElPozo tiene que ganar el sábado en el segundo envite (13.15h) para forzar el tercer y definitivo choque, que se jugaría un día después, el domingo a las 20.00 también en el Palacio.

Es la hora de las estrellas, las mismas que no aparecieron en Tudela y que tienen que dar la cara para que la temporada no se quede en blanco. Tras no ganar la Copa ni la Copa del Rey, a los de Giustozzi se les exige estar luchando al menos hasta la final por el título de Liga. Sobre todo, teniendo en cuenta que el cuadro les sonríe y no se medirían al Barça ni al Inter hasta la final, ya que ElPozo, de pasar, se enfrentará al ganador de la eliminatoria entre el Jaén y el Osasuna, favorable a los andaluces por ahora, que ganaron en el primer choque 6-3 a los de Pamplona.

Pero para seguir adelante ElPozo debe mostrar que es favorito. A Giustozzi se le vio preocupado tras el choque en Tudela. «Hasta el primer gol del Aspil, fue un encuentro que se jugó como nosotros queríamos, pero en el que no finalizamos bien, y después de ese momento entramos en una locura de desobediencia que no es el camino que nos trajo hasta aquí. Esto es algo que me preocupa», llegó a decir el técnico argentino, que añadió: «Lo que no nos puede pasar es que nos vengamos abajo porque nos metan un gol».