Giustozzi, pura intensidad en una plantilla que ha llegado a la final pese a ir al límite

Diego Giustozzi, ayer, al final del cuarto encuentro. / vicente vicens / agm
Diego Giustozzi, ayer, al final del cuarto encuentro. / vicente vicens / agm

ANDRÉS CREMADESMURCIA

ElPozo aún puede ganar la Liga y, aunque no logre hacerlo, se habrá quedado más cerca que nunca en los últimos años. La clave hay que buscarla en Diego Giustozzi. El argentino llegó el verano pasado a un club que asistía al dominio casi tiránico del Barcelona y el Movistar Inter, y se encontró con una plantilla a la que le faltaba fe para creerse que podía tumbar de verdad a sus grandes rivales. Llegó a un club con un presupuesto más austero que el de sus dos grandes adversarios, lo que había puesto la etiqueta de tercero a ElPozo. Incluso equipos como el Palma, Jaén y Osasuna Magna se veían con posibilidades de discutirle ese tercer asiento. Pero el entrenador argentino supo contrarrestar esa corriente de pesimismo e insuflar a ElPozo el coraje y la fe que le venían faltando.

Fue una sorpresa cuando llegó, tras una etapa larguísima de Duda, pero en las altas esferas nunca dudaron de que la decisión era la correcta. Kike Boned, vicepresidente ejecutivo, avalaba su forma de trabajar, en la que prima el modo colectivo sobre el plano individual. Fran Serrejón, director general, sabía que el campeón del mundo con Argentina podía ser el hombre adecuado para un club con muchos jugadores de la cantera y algún buque insignia. Además, desde la cúpula de la entidad se apoyaba el cambio. ElPozo destaca por hacer apuestas de futuro, sobre seguro, sin volverse locos. En la Liga se han visto casos de entidades muy fuertes que acabaron desapareciendo del mapa como el Playas de Castellón y el Polaris Cartagena, por ejemplo, casos de los que ElPozo siempre se alejó.

Roces con la clase noble

Así que llegó Diego Giustozzi, un entrenador enfático, quizá incluso un tanto brusco a la hora de decir las cosas, lo que tensó las cuerdas con la clase noble del equipo. Es sabido que con Andresito las tuvo de todos los colores, así como con Álex o los mismos jugadores de la cantera, a los cuales en momentos dados dejó de convocar. Sin embargo, arrancó la competición y el equipo comenzó a responder. Lo que iba a ser una temporada de cambios, se convirtió de la noche a la mañana en una campaña exigente en la que se podía optar a los títulos.

Las reacciones

Diego Giustozzi. ElPozo
«Vamos a Barcelona a ganar; estos días de descanso nos vienen bien»
Andresito. ElPozo
«Me fastidia por la gente, por las ganas mostradas; se merecían el triunfo»
Fernan. ElPozo
«Toca reponerse de este golpe, tenemos una semana para recuperarnos»
Adolfo. Barcelona Lassa
«Esto no es casualidad, es fruto del trabajo que venimos haciendo»

Giustozzi, eso sí, pidió refuerzos al club para luchar en todas las competiciones, y la entidad le trajo a Felipe Valerio y punto. Mientras los demás tiraban de chequera para reforzarse, los charcuteros tenían que echar mano de la cantera y competir en condiciones diferentes.

Pese a todo, el equipo había cambiado. El gen que Giustozzi imprime a sus equipos comenzaba a verse en el murciano. ElPozo nunca se dejaba ir y competía hasta el final. Eso le hizo llevarse muchos puntos y, aunque algunos dijeron que ElPozo había tirado la primera posición, lo cierto es que evitó al Inter en semifinales. Ni el mejor estratega lo habría diseñado así. En el 'playoff' ElPozo ha sacado a relucir sus mejores virtudes, con jugadores que han asimilado varios sistemas de ataque y defensa. Además, la solidaridad se ha instalado en el equipo y siempre hay una ayuda para el compañero. Y, sobre todo, lo que brilla y sobresale en el equipo es la intensidad. Hay pocos que mantengan un ritmo desde el inicio hasta el final tan alto como ElPozo. En los partidos contra el Barça se ha notado. Pese a ir por detrás en ocasiones, ElPozo nunca ha bajado los brazos.

Eso sí, ElPozo ha ido al límite, viviendo casi por encima de sus posibilidades. Giustozzi quiere más madera y de ahí el proyecto de la próxima temporada para que ElPozo corrija los defectos. En la final apenas nueve jugadores de los quince han tenido protagonismo. Por eso, al margen de que ElPozo gane o no la Liga este año, el que viene contará con alguna figura más y una plantilla más compensada, en la que todos puedan tener peso en las grandes citas.

Cronología de una larga antesala

11.30 horas. Ya por la mañana llegaron los primeros aficionados para hacer cola frente a las taquillas del Palacio de los Deportes. Alrededor de las 17.30 horas, media hora antes de abrirse las taquillas, había agolpados unos mil seguidores esperando pacientemente para sacar su localidad.

19.27h. Momento en el que se agotan las entradas, lo que hace que más de 500 aficionados de los miles que había esperando se queden sin su localidad, obligando a Fran Serrejón, director general de ElPozo, a salir y hablar con los seguidores del club.

20.00h. Llega el momento de la reventa en los aledaños del Palacio, llegándose a pedir 50 euros por una entrada, aunque las localidades se revenden sobre todo a 25 y 30 euros.

20.00h. Ya dentro del Palacio de los Deportes y, aunque falta más de una hora para comenzar el encuentro, el anillo inferior y los dos laterales de arriba se encuentran ya llenos.

20.25h. Sigue entrando gente y acaban por llenarse los fondos.

20.40h. Ya no hay entradas ni reventa de ningún tipo. Algún aficionado que llega retrasado llega a ofrecer hasta cien euros por dos entradas.