Fútbol Sala | LNFS

Otro ElPozo en el Palacio

Pito remata ante Iván Rumbo y el portero Molina. / javier carrión / agm
Pito remata ante Iván Rumbo y el portero Molina. / javier carrión / agm

El equipo de Giustozzi recupera el coraje en casa para desarbolar al Peñíscola

ANDRÉS CREMADES MURCIA.

Duelo redondo en el Palacio. ElPozo Murcia ganó y lavó su imagen del último partido en casa ante el Segovia, cuando cayó de forma estrepitosa ante el colista. Pero ayer fue muy distinto. El equipo de Diego Giustozzi volvió a mostrar sus «condiciones innegociables», como dice el argentino, exhibiendo intensidad, esfuerzo y, sobre todo, solidaridad, en un encuentro que se puso pronto a favor con un gol del cierre brasileño Matteus. El '26' del equipo murciano es uno de esos jugadores que, sin hacer ruido, se ha ido afianzando y forma ya parte de la guardia pretoriana del técnico campeón del mundo.

5 ElPozo Murcia

Fabio, Darío, Matteus, Miguelín y Pito -cinco inicial-, Fernando Drasler, Alberto García, Andresito, Fernan, Álex García y Álex.

1 Peñíscola

Molina, Xavi Cols, Raúl Gómez, Ángel Claudino y Dani Montes -cinco inicial-, Isi, Iván Rumbo, Gava, Hugo, Rubén Orzáez y Juan Emilio.

Goles:
1-0. Minuto 2: Matteus. 2-0. Minuto 8: Álex. 3-0 Minuto 19: Miguelín. 3-1. Minuto 28: Juan Emilio. 4-1. Minuto 28: Fernando Drasler. 5-1. Minuto 32: Pito.
Árbitros:
Carlos Bustos Caparrós y Juan Ramos Marín, de Córdoba. Mostraron amarilla a los locales Álex García, Miguelín y Andresito; y a los visitantes Ángel Claudino, Gava, Isi e Iván Rumbo.
Incidencias:
Décima jornada de la Liga de Primera de fútbol sala en el Palacio de los Deportes ante 2.000 espectadores.

El equipo, lejos de irse del partido o de bajar un ápice en sus prestaciones, siguió empujando. Así, Álex primero y Miguelín después cerraron la primera mitad con un contundente 3-0, que dejaba claro que el mensaje de su técnico había calado hondo, pues Miguelín está mostrando una faceta nueva, con entrega y esfuerzo, tanto que recibió una amarilla por fajarse en defensa sin concesión alguna. En el segundo episodio, aunque el equipo tuvo dudas y dejó llevar la iniciativa al Peñíscola, fue solo un bajón fugaz, pues después del tanto castellonense, los murcianos, de la mano de Fer Drasler y Pito, dejaron el partido visto para sentencia.

ElPozo de Giustozzi volvía al Palacio de los Deportes después de esa mala imagen dada ante el Segovia. Los charcuteros buscaban redimirse y arrancaban con un quinteto raro con la inclusión del molinense Darío Gil. Enfrente estaba el conjunto que prepara Juanlu, un Peñíscola bien armado, que tiene los conceptos claros y está bien trabajado. Pero Miguelín comenzó enseguida a desatar las hostilidades. Los rojillos querían marcar por la vía rápida y el gol llegó ya en el minuto dos, cuando Matteus batió por bajo a Molina.

Ya tenía ElPozo el partido con ventaja y el equipo, más pausado, comenzó a ir más tranquilo a la presión. ElPozo estaba algo relajado y esto lo aprovechó el Peñíscola para seguir creciendo. Xavi Cols, en su mejor ocasión, se topaba con el larguero en el minuto cuatro. Giustozzi tuvo que adelantar la primera rotación, pues el equipo estaba acusando la excesiva intensidad que había puesto de salida. Así, las entradas de Álex y Andresito permitieron a ElPozo sacar la carta que tenía escondida.

El propio Álex anotó el 2-0 que hacía respirar al Palacio. El encuentro siguió consumiendo minutos, con un juego bonito por parte de los dos equipos, algo que no gustó al entrenador de los murcianos, que decidió parar el partido. La ventaja era murciana, pero el juego estaba muy igualado. Y llegó el gol más espectacular. Matteus vio el desmarque de Miguelín y le asistió para que el balear, con un disparo fuerte, batiese a un desconcertado Molina.

Un bajón fugaz

Salió ya en la segunda entrega ElPozo más relajado y el Peñíscola adelantó su presión, generando imprecisiones en el equipo de Giustozzi, que veía cómo Fabio se tenía que emplear a fondo. Juan Emilio tuvo el premio a la perseverancia, anotando el gol de los visitantes.

Este tanto hizo despertar a los locales y al poco Andresito recibió un balón en su campo, se fue en velocidad y asistió a Fer Drasler, para que el brasileño marcase. De nuevo el partido recobraba la diferencia de tres goles y lo mejor era que ElPozo volvía a dar buenas sensaciones. Pito marcaría el quinto gol del equipo. De nuevo el pívot brasileño se hizo grande dentro del área y la suerte que se le había negado durante todo el encuentro, le fue favorable en el minuto 32, mandando el balón al fondo de las mallas y estableciendo el 5-1 final.

 

Fotos

Vídeos