ElPozo estrecha lazos en Bangkok

Los jugadores de ElPozo, en un centro comercial de Bangkok. / j. otón
Los jugadores de ElPozo, en un centro comercial de Bangkok. / j. otón

La estancia en Tailandia no ha servido para lograr un título, pero sí para reforzar la relación de un grupo con cinco caras nuevas

José Otón
JOSÉ OTÓN

Los casi diez días que la expedición de ElPozo ha pasado en Bangkok han sido rentables. A pesar de no haber llegado a las semifinales de la Intercontinental, en el seno del club murciano se valora como positiva la experiencia, una convivencia que ha servido para que los nuevos integrantes de la plantilla murciana estrechen más lazos con los que permanecen en el vestuario de la pasada temporada. Un daño colateral, la eliminación, que sin embargo ha permitido a los jugadores conocerse mejor fuera de la pista y prepararse para la intensa temporada que les viene encima.

Hasta el pasado miércoles las cuentas del club iban dirigidas a seguir compitiendo en el torneo hasta el fin de semana, aunque cuando ElPozo cayó a la quinta posición en la primera fase y, por lo tanto,se vio obligado a dejar de competir, tuvo que activar el plan B. Fran Serrejón, director general de la entidad y presente en Bangkok, intentó cambiar el vuelo de vuelta previsto para la madrugada de ayer, adelantarlo al jueves, para regresar a casa cuanto antes y preparar la Supercopa del día 7 frente al Barcelona, pero fue imposible al no haber plazas libres para toda la expedición murciana.

Uno de los factores clave de este desplazamiento a Tailandia ha sido el 'jet lag' provocado por las cinco horas de diferencia horaria, cuyos efectos son, entre otros, la fatiga en los jugadores durante varios días. Pero al no ser posible dicho cambio, Giustozzi y Serrejón decidieron imponer un fuerte ritmo de entrenamientos en la capital tailandesa y jugar un amistoso en la mañana de ayer, antes de volar de vuelta a Madrid. Una distancia, entre Bangkok y la capital de España, que obligó a ElPozo a tomar un vuelo a las 2.30 horas de ayer (nueve y media de la noche en España) para llegar siete horas después a Dubái, donde, tras tres horas de espera, tomará el vuelo definitivo que le lleve a territorio español, donde tendrá que coger un autobús para llegar a Murcia en la noche de hoy.

Tras los duros entrenamientos después de la eliminación, los jugadores de ElPozo disfrutaron de algunas tardes libres para romper con la monotonía. En la primera, la plantilla se dirigió al MBK, el centro comercial más conocido de Bangkok. Un recinto de siete plantas y de grandes dimensiones en el que se pueden comprar todo tipo de productos de joyería, textil y electrónica.

Salida y buen ambiente

El viernes por la noche, con permiso del entrenador, toda la plantilla en bloque decidió salir a cenar a una brasería donde las bromas y el buen rollo fueron el menú principal. Después de haber ganado algo más de experiencia para jugar finales, quizás sea el mejor regalo que se lleva ElPozo de su segunda presencia en una Intercontinental, a la que el equipo murciano puso el punto final con un amistoso ante el Thakham, tercer equipo de la liga tailandesa, que acabó con un rotundo 0-8, con tres goles de Paradynski, Leo Santana, Andresito, Alberto García, Fernando y Álex Yepes.

El equipo ha podido conocer al menos la ciudad de Bangkok, capital de Tailandia, un lugar cargado de contrastes, en todos los sentidos. La pobreza y la modernidad conviven hasta límites insospechados. Los rascacielos de última generación se alternan, con escasos metros de diferencia, con zonas de casas de chapa y madera, cercanas a los canales que cruzan la capital de Tailandia, donde reside la gente más humilde.

Pero curiosamente, a diferencia de lo que pasa en otras grandes urbes del mundo, Bangkok no está dividida en barrios de ricos y pobres, la gente es amable y el 'wai', el saludo tradicional tailandés que consiste en juntar las manos como si se estuviese rezando con una leve inclinación, es un ritual ineludible.

En Bangkok, 'ciudad de los ángeles', según la traducción oficial, con casi 9 millones de habitantes conviven las tradiciones más ancestrales con la más moderna tecnología. Los mercados a pie de calle, en los que se puede encontrar cualquier tipo de falsificaciones, comparten manzana con los más grandes y lujosos centros comerciales de Asia. La ciudad en donde hasta existe un puesto de comida callejera que posee una estrella Michelín (el de Jae Fai), está dominada por los 'tuck tuck', un vehículo motorizado de tres plazas que facilita el desplazamiento de turistas en unas calles donde el caos circulatorio no tiene fin durante las 24 horas del día. Una opción utilizada por todos los desplazados a Bangkok para una Intercontinental que ha sido un éxito organizativo.

Una parte del cuerpo técnico y de la plantilla de ElPozo hasta tuvo tiempo de visitar el Palacio Real o los cientos de templos donde reside la figura de Buda, desde el reclinado de Wat Pho, o el Wat Phra Kaew, templo que acoge al Buda Esmeralda, una de las figuras más veneradas de Tailandia, que fue tallada en un solo bloque de jade.

ElPozo quiere que su estancia en Bangkok, a pesar de no haber sido la más feliz en cuanto a lo deportivo, haya servido para estrechar lazos que construyan un equipo mucho más fuerte que el próximo sábado puede discutirle al Barça el título de la Supercopa, el primero de los cinco que tendrá por delante el conjunto murciano esta año.