Fútbol sala | Liga

ElPozo asalta una pista complicada

Andresito, jugador de ElPozo, intenta robar el balón./Ribera Navarra
Andresito, jugador de ElPozo, intenta robar el balón. / Ribera Navarra

Ejercicio de sobriedad de los de Giustozzi, que ganan sin Álex ni Miguelín

ANDRÉS CREMADESMurcia

Victoria importantísima de ElPozo Murcia en una pista complicada como la del Ciudad de Tudela. Los de Giustozzi mostraron galones de equipo trabajado, capaz de generar multitud de ocasiones. Quizás ahí esté el problema de un equipo que genera mucho pero convierte poco. Felipe Valerio era el tapado, ya no queda ninguna duda. Tanto Giustozzi como sus compañeros se han dado cuenta de que el jugador natural de Suzano es el más en forma en este inicio de temporada. Inmenso el cierre internacional brasileño, por su capacidad de robar y proyectarse en ataque. Hasta seis ocasiones muy claras tuvo, aunque solo acabó convirtiendo una, pero jugando en la posición de cierre el '7' de ElPozo es el mejor fichaje en este inicio.

0 Ribera Navarra

Gus, Lemine, Mínguez, David Pazos y Tripodi. También Lucas, Nil, David, Paulinho y Uge.

2 ElPozo Murcia

Espíndola, Matteus, Darío Gil, Felipe Valerio y Paradinski. También Marc Tolrá, Leo Santana, Andresito, Alberto García, Fernan y Pol Pacheco.

GOLES
0-1, minuto 20, Felipe Valerio. 0-2, minuto 25, Leo Santana.
ÁRBITRO
Del Pozo García y Martínez Segovia (Castilla y León). Bien. Expulsaron a Mínguez (min 34).
Incidencias
Partido de la 3ª jornada de liga, disputado en el Pabellón Ciudad de Tudela con tres cuartos de aforo ocupados.

Además, ElPozo mostró su superioridad táctica ante un equipo que no cede nunca y que se encontró con la sobriedad de un Tolrà con jerarquía y un Matteus que puso oficio. Así y, por primera vez esta temporada, ElPozo logró dejar su puerta a cero. Comenzó el encuentro como se preveía, con la garra del Ribera Navarra contra el trabajo metódico de los discípulos de Diego Giustozzi. De nuevo el argentino puso un quinteto que rompía quinielas, dando entrada a tres cierres como Darío Gil, Matteus y Felipe Valerio, buscando frenar las acometidas desde el principio del equipo tudelano. Pato había dispuesto un quinteto para presionar, para no dejar que los murcianos moviesen el cuero, pero lejos de conseguirlo el partido fue un correcalles y el cuero iba de un lado a otro de la cancha.

La tercera rotación, a la que los murcianos llegaron a los ocho minutos, puso el encuentro un tanto más decantado para los rojillos, primero porque el Aspil baja muchos enteros cuando jugadores como Tripodi y Lemine no están en la cancha, y, sobre todo, porque hay un jugador en el equipo murciano que se llama Felipe Valerio. El internacional brasileño, a falta de sus capitanes Miguelín y Álex, asumió el rol de tirar del carro.

El encuentro, que en los primeros minutos había sido más táctico, cambió a partir del minuto catorce. El gol llegó faltando cincuenta y cinco segundos para el descanso, tras un balón en medio de la pista que Paradynski controló para ponérselo a Felipe Valerio, que marcó.

Repetía quinteto en el inicio de la segunda entrega Giustozzi y, si había un dominador claro, era el equipo de las empresas Fuertes, que llegaba con facilidad. Así, ElPozo logró el segundo en el minuto veinticinco: control del cuero con pases de una esquina a otra, hasta que Leo Santana se hace con el balón en la frontal, amaga con pasar y termina disparando con un punterazo sobre la portería navarra.

El encuentro se ponía claro, y más que por el resultado, por las sensaciones que mostraba el equipo, dominando a un rival que se defendía, pero que sufría el asedio del conjunto de Murcia. El Aspil dio un paso más y en el minuto treinta David se puso como portero-jugador. El Ribera pasó a tener el control, pero ElPozo defendía con los tres cierres y no lo pasaba excesivamente mal. Ya al final y, en superioridad por la expulsión de Mínguez, ElPozo no consiguió marcar, pero sí tuvo a su rival bajo control en todo momento, llevándose el partido sin grandes contratiempos.