Fórmula Uno

Sainz anticipa «piques» con Norris en el renovado equipo McLaren

Carlos Sainz, en un simulador./Efe
Carlos Sainz, en un simulador. / Efe

El madrileño y el británico estarán asesorados por Fernando Alonso, en una temporada 2019 en la que la relación de los nuevos pilotos será un punto de atracción

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Carlos Sainz tiene ante sí uno de los mayores retos de su vida: liderar la resurrección de la McLaren post-Fernando Alonso. El madrileño mantiene una enorme ilusión ante la aventura que va a afrontar adelante, si bien sabe que no va a ser una tarea fácil.

El único piloto español que estará en la parrilla de 2019 de Fórmula 1 tras la salida de Fernando Alonso tiene como objetivo devolver a McLaren a los puestos altos. Las últimas campañas han dejado claro que puede ser un piloto fiable al máximo, de los que consiguen puntos con regularidad si tienen un coche que se lo permita. Es, en definitiva, un piloto que puede marcar la diferencia y mejorar las prestaciones puras que puede dar un monoplaza. El asunto es que no se sabe cómo va a ir este nuevo McLaren, que entra en una era de renovación total, desde los propios pilotos hasta las estructuras internas del equipo.

A día de hoy, es muy apresurado avanzar cómo va a ir el futurible MCL34, si finalmente se llama así. Lo avanzaba el propio Carlos Sainz en un evento en Atresmedia, en el que ha presentado el acuerdo entre Playstation y la Fundación del grupo audiovisual dentro del ámbito de 'Ponle Freno' contra los accidentes de coches. El 'leitmotiv' de la campaña es simple: para correr ya están los circuitos y los videojuegos, no la carretera.

Es en los circuitos donde Sainz quiere que el McLaren sí corra, y mucho. Aunque no sabe qué se va a encontrar en los test de Montmeló el próximo mes de febrero. «¿Cómo va a ir? Me encantaría saberlo. La Fórmula 1 está ahora mismo en proceso de cambios de reglamentación, que puede o no resetear la parrilla y el orden que se ha establecido en los últimos años. Esperamos en McLaren que eso nos dé una oportunidad de recuperar posiciones y sensaciones que quizá este año se perdieron, intentar volver a posiciones donde McLaren le gusta estar. Es muy pronto para hablar de un asalto al título o de batir a los tres equipos grandes (Mercedes, Ferrari y Red Bull), pero sí queremos empezar a recomponernos. Un poco un resurgir», avanzó, en líneas generales.

Para Sainz el próximo año será «un poco raro», usando sus propias palabras. Por primera vez desde que aterrizó en la Fórmula 1, no tendrá a Fernando Alonso como rival, sino que sólo ejercerá de mentor suyo y de Norris, algo que será fundamental para el devenir del equipo en el futuro, toda vez que quieren que sea un ejemplo a seguir. «Yo he crecido con la figura de Fernando. Le respeto muchísimo y no estaría aquí si no me hubiera enamorado de la Fórmula 1 gracias a él. El año que viene tomo el testigo definitivo. Seguiré haciendo las cosas a mi manera y creciendo como piloto. Me queda mucho aún por crecer, pero este proyecto con McLaren es más a medio plazo, que me va a permitir seguro liderar un equipo así y establecerme mejor», avanzaba, ante una campaña en la que cambia no sólo de equipo, sino de filosofía.

«Te tienes que adaptar rápido. Tuve esas 150 vueltas en Abu Dabi que me vinieron perfectas para anticipar lo que será el año que viene, y aun así tampoco sirven para mucho, porque la reglamentación cambia y el coche es totalmente nuevo», destacó. Sainz aprovechó las dos videoconsolas que estaban instaladas en la sala donde se celebró el evento para 'picar' a los presentes con unas cuantas vueltas por el Circuit de Barcelona-Catalunya en el popular simulador Gran Turismo Sport. Piques que, avanza, se verán también el año que viene con su compañero Lando Norris, la joven promesa de McLaren.

Aún es pronto, y aunque muchos ven paralelismos al 2007 entre Alonso y Hamilton, Sainz es cauto. «No, no nos ha dado tiempo a picarnos, ni en el simulador ni en pista. Ya habrá tiempo el año que viene para piques», bromeó, a pregunta de la agencia Colpisa. «Seguro que los hay, en el buen sentido de la palabra, porque entre compañeros de equipo hay que respetarse más que con los otros 18 pilotos que hay, pero sí habrá tiempo para competir, hacer clasificaciones, salidas, adelantamientos…», avanza el español sobre el británico, con quien ya han acordado una cosa: deben remar juntos para que McLaren avance. «Como no ha habido tanta competición no da para mucho la relación. Los dos estamos concienciados de que hay que ayudar a McLaren a volver a posiciones donde se merece estar, y somos los dos parte clave. Vamos a ayudar al equipo a tope», prometió.