6 horas de Fuji

Toyota no cede en Fuji y Alonso se escapa en el liderato

Toyota no cede en Fuji y Alonso se escapa en el liderato

El coche número 7 de Conway, Kobayashi y López se lleva su primera victoria de la temporada, por delante del 8 de Buemi, Nakajima y un Alonso cuya participación fue prácticamente testimonial

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

El coche número 7 de Conway, Kobayashi y López se lleva su primera victoria de la temporada, por delante del 8 de Buemi, Nakajima y un Alonso cuya participación fue prácticamente testimonial

Pocas dudas había de que Toyota iba a conquistar un colosal doblete en Fuji, ante su público, pero más había en torno a qué coche lo iba a lograr. Tras la descalificación de las 6 horas de Silverstone, los nipones necesitaban resarcirse con una victoria de prestigio, esta vez sin problemas técnicos ni dudas acerca de un dominio que se extiende (y se extenderá), siempre que tengan los coches legales.

Y no fallaron. Sin embargo, esta vez no fue el mismo trío que en las carreras anteriores quien festejó bañado en champán desde el primer puesto del cajón. Mike Conway, Kamui Kobayashi y José María López se resarcieron tras una campaña en la que se habían visto relegados a la segunda posición, con una carrera en la que no sólo remontaron desde el último puesto de la categoría LMP1 ('Pechito' se pasó de velocidad en el pitlane durante la clasificación y le quitaron la 'pole'), sino que además tuvo controlado sin mayores dificultades al otro coche del equipo, el pilotado por Nakajima, Buemi y Alonso.

La carrera comenzó con lluvia, algo muy habitual en Fuji en plena época húmeda del año. Los relevos iniciales de Kobayashi y, especialmente, de Conway fueron letales para Nakajima y Buemi, que vieron cómo tras un coche de seguridad en el ecuador de la prueba se quedaban fuera del primer puesto. El parón lo provocó el veterano Ishikawa (51 primaveras para este incombustible japonés), que vio cómo el neumático delantero derecho de su Ferrari 70 reventaba en plena recta de meta.

A partir de ahí, la gestión del Toyota 7 fue perfecta. Mientras Buemi y, posteriormente, Alonso se quejaban de un exceso de subviraje en su coche, tanto Conway como un 'Pechito' López en modo ganador se escaparon al frente de la carrera, con más de 20 segundos de ventaja siempre como colchón a la espera de lo que pudiera hacer Alonso. El español se montó en el TS050 número 8 a falta de dos horas para el final, pero sufrió más de lo esperado. Tras dejar bien claro por radio que ese subviraje hacía el coche difícilmente conducible, tuvo un susto con un doblado que provocó un aviso de su equipo para que se tranquilizase. Visto el ritmo de sus compañeros y que él parecía no poder repetir una caza como la que protagonizó en Le Mans, se rindió.

De hecho, Alonso prácticamente fue irrelevante en esta carrera. Prueba de ello es el escaso tiempo que estuvo en pista: sólo 49 vueltas, unos 72 minutos, que está muy lejos del tiempo habitual que suelen estar los pilotos en relevos regulares, más próximos a los 110 o 120 minutos. La labor de Toyota fue más contemporizar los tiempos de sus coches para garantizar el doblete de prestigio, tan necesario tras la pifia técnica de Silverstone.

Paseo autoritario

La última de las 6 horas de Fuji fue un paseo autoritario. De hecho, los responsables de Toyota se permitieron el lujo de poner a los pilotos japoneses en cada coche, para que se dieran el homenaje de entrar en meta ante su público. Nada queda al azar en un equipo que domina con autoridad, que se sabe favorito pase lo que pase y que, salvo imprevistos como el de la carrera en Gran Bretaña, ganará con autoridad el Mundial.

La labor de Alonso, aunque testimonial, fue clave para el segundo puesto. Tanto él como, especialmente, Nakajima, marcaron los mejores cronos. De hecho, fue el español quien marcó la vuelta rápida de su coche. No obstante, su ritmo en ningún momento dio muestras de poder pelear en condiciones y acabaron entendiendo que no era necesario forzar en exceso. Con el Rebellion número 1 en una tercera plaza razonablemente cómoda, dado que ni los SMP Racing ni mucho menos el DragonSpeed o el ByKolles pusieron en peligro el podio, Toyota dedicó la última parte de la carrera a sujetar el liderato. Buemi, Nakajima y Alonso siguen al frente de la general, aunque esta vez son 13 puntos los que tiene frente a sus compañeros del equipo japonés, que han dejado atrás al equipo suizo con los primeros LMP1 no híbridos.

Más información

 

Fotos

Vídeos