Automovilismo

La arena de Marruecos mide al Alonso dakariano

Fernando Alonso, en Marruecos junto al equipo Toyota Gazoo Racing. /Toyota Gazoo Racing
Fernando Alonso, en Marruecos junto al equipo Toyota Gazoo Racing. / Toyota Gazoo Racing

El asturiano compite por primera vez contra Sainz, Al Attiyah, Peterhansel, Roma y demás grandes del Dakar

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

El primer examen serio para la versión fuera del asfalto de Fernando Alonso y su copiloto Marc Coma arranca este sábado. Las motos ya revolvieron este viernes con el prólogo las arenas del rally de Marruecos, cita en la que además de Alonso se determinará quién es el campeón mundial de Cross Country 2019, Stepháne Peterhansel o Nasser Al Attiyah.

El legendario dakariano francés y el ganador de la prueba en 2019 que se disputa desde hace años en enero (sea en África, en Sudamérica o en Arabia como en 2020) son dos de los 'morlacos' que tendrá el novato que más miradas se lleva en cualquier competición. Y es que Alonso ha conseguido que el rally de Marruecos se convierta en un foco de atención como nunca antes, algo que ya logró en pruebas secundarias del WEC como las 6 horas de Spa.

La diferencia entre aquellas pruebas y esta es que Alonso está fuera de su terreno natural. Es un tigre intentando nadar, un tiburón intentando correr o un pájaro intentando trepar. Sin embargo, si algo ha demostrado el bicampeón del mundo de Fórmula 1 y campeón del mundo de Resistencia es que puede reconvertirse en lo que quiera a base de esfuerzo y trabajo.

La disputa del rally de Marruecos va a marcar un antes y un después. Aunque todo apunta a que correrá el Dakar, será de sus sensaciones aquí de donde salga la decisión definitiva. Tanto él como Marc Coma tienen claro que no va a ser fácil y que su nivel dependerá en buena medida de cómo gestionen la carrera frente a 'cocos' como los citados Peterhansel o Al Attiyah, o los españoles Carlos Sainz y Nani Roma.

La presencia de su amigo Carlos en la lista de competidores añade un punto más de interés. Irónicamente, era el hijo del bicampeón de rallies quien entró en la Fórmula 1 por Alonso, y ahora es el asturiano quien se ha enredado en esto por la presencia del padre. «Para mí es muy especial el poder pilotar en las misma etapas que Carlos Sainz. Soy una admirador suyo y crecí viéndole ganar en el Mundial de Rallies. Compartir una competición con él es un honor para mí y quiero aprovecharlo para disfrutar», afirmó, antes de señalar cuáles son sus verdaderos objetivos.

«Un honor pilotar contra Carlos Sainz»

«Lo afronto con mucha calma», resumía el español ante los periodistas presentes en Marruecos, este año con mucho más acento español. «Las expectativas que tengo no son de competición pura, sino de aprender, de hacer muchos kilómetros en condiciones ya de carrera. Hasta ahora he hecho muchos test, pero cuando hay algún problema puedes parar y mirar si todo está bien en el coche. Cuando quieres ir a baño, paras, haces pis en la cuneta y sigues y esas cosas ya no van a poder ser así. Tango curiosidad por entrar en carrera y forzarme un poco, tanto a Marc como a mí, en condiciones de igualdad con todos», decía, muy gráficamente el piloto asturiano, ante la sonrisa cómplice de Marc Coma que acepta de buen grado lo de ser el actor secundario en este su debut también como copiloto en un rally serio.

En buena medida, la mecánica determinará el resultado final de Alonso. Por ello, ha completado más de 1.000 kilómetros de test estos días, con el mismísimo Al Attiyah de maestro. Alonso no sólo tendrá que pilotar, sino que tendrá que demostrar sus valores como mecánico. «Lo hago cada fin de semana en el karting, porque hay 60 niños que compiten y a veces hay tres o cuatro mecánicos y a veces les tengo que ayudar yo. Siempre me ha gustado la mecánica, montar y desmontar mis motores, los neumáticos, y aquí, aunque es diferente y mucho más complejo, no es algo que me dé dolor de cabeza», aseveró el español.

Barreda el gran test en motos

Aunque todo el interés mediático se lo van a llevar los competidores en la categoría de coches, para el resto también es un examen de cara a la disputa del Dakar. Y en motos, un año más, una de las principales bazas será el valenciano Joan Barreda.

'Bang Bang' tiene entre ceja y ceja quitarse las malas sensaciones de los últimos Dakares, y por eso se ha preparado a conciencia para este rally de Marruecos. En el corto prólogo del viernes en el bucle de Fez entró sexto, con el mismo tiempo que Toby Price y Adrien Van Beveren, dos de sus dos grandes rivales, y apenas unos segundos por detrás de Matthias Walkner, primer líder del rally magrebí, Kevin Benavides y Sam Sunderland.

Lorenzo Santolino es el siguiente español clasificado, con el 16º crono, cinco puestos mejor que Laia Sanz, que un año más vuelve a ser la referente en féminas sobre las dos ruedas.