Pioneras del deporte

Ana Carrasco celebra su triunfo en Superbikes logrado en Portimao./LV
Ana Carrasco celebra su triunfo en Superbikes logrado en Portimao. / LV

Ana Carrasco ha sido la última en triunfar; su lucha entre hombres constituye un nuevo éxito en un mundo donde las mujeres piden paso tras abrir un camino a menudo lleno de espinas

PACO LASTRA

La lucha de la mujer por introducirse en deportes tradicionales de los hombres ha despejado ya muchas dudas y la ceheginera Ana Carrasco (20 años) lo dejó claro en Portimao. En el circuito portugués se convirtió en la primera mujer que gana una carrera en un Mundial de motociclismo de velocidad. Por 53 milésimas superó al italiano Alfonso Coppola y por 63 al español Marc García.

«Para mí es un orgullo ser la primera mujer en conseguirlo», dijo Carrasco, quien añadió que «espero que sirva para abrir la puerta a más mujeres en el futuro». El referido circuito portugués fue para Ana un nuevo reto en su carrera profesional. En 2013 ya rompió una barrera cuando, con 16 años, se convirtió en la mujer más joven en competir en una prueba del Campeonato del Mundo, lo hizo en Moto3, y la primera española en puntuar en el Mundial.

Ana Carrasco ha cogido el testigo de otras mujeres de la Región, como Esperanza Pérez Crespo, Laura Gil, Lucía López, Marta Pelegrín, Mari Carmen Ortiz, Inma Torres y Pilar Ruiz. Todas ellas fueron pioneras en su momento.

«Espero que sirva para abrir la puerta a más mujeres», dice Carrasco tras ganar en Supersport

La navegante Esperanza Pérez Crespo también atrajo los focos en enero de 2007, cuando se convirtió en la primera mujer que cruzaba el Atlántico en solitario y sin escalas. «He cumplido un reto personal y abro el camino a muchas chicas», dijo esta cartagenera tras consumar su hazaña.

Laura Gil también ha abierto camino. Jugadoras de baloncesto hay muchas en la Región de Murcia, pero ella es la única mujer que guarda en su casa una medalla de plata olímpica. La que ganó el año pasado en los Juegos de Río de Janeiro. No es el único metal que ha ganado una deportista que encadena once veranos regresando a casa, mínimo, con una medalla al cuello ganada con las selección española de baloncesto.

En 2007 jugó su primer campeonato internacional, un Eurobasket sub 16 en el que consiguió una medalla de plata. En 2009 (oro europeo sub 18 y plata mundial sub 19), en 2010 (platas en los Europeos sub 18 y sub 20) y en 2011 (oro europeo sub 20 y plata mundial sub 19). En total suma 13 medallas con la selección, cuatro de ellas absolutas (oro en el Eurobasket de 2013, plata en el Mundial de 2014, bronce en el Eurobasket de 2015 y plata olímpica en 2016). Tiene 25 años.

En el alpinismo también hay una murciana que ha hecho historia. Lucía López se propuso en 2010, a los 21 años, convertirse en la española más joven en coronar un 'ochomil', concretamente el Cho Oyu en Nepal. Le faltaron 152 metros para alcanzar la cima. Regresó a Murcia con los meñiques congelados, tras haber resistido jornadas de frío extremo y la mala oxigenación.

Cabezona como ella sola, repitió en 2011. Sola, sin oxígeno y sin ningún sherpa que la guiase, Lucía subió al Cho Oyu (la sexta montaña más alta del mundo con sus 8.201 metros), convirtiéndose no solo en la primera montañera murciana que alcanza una cumbre de tal magnitud, sino en la española más joven que lo consiguió.

«Por fin he podido ver el Everest desde la cima de la montaña. Ha sido muy duro, mucho. Pero me he sacado la espina y por fin he podido ver el mundo desde la cima de la Diosa Turquesa, como se traduce Cho Oyu, y, sobre todo, la cumbre del Everest que sale detrás de la montaña y que no puedes vislumbrar hasta que no llegas a la planicie que hace de cima. Ha merecido la pena», dijo entonces una emocionada Lucía.

Las motos acuáticas también han tenido a una murciana al mando, tanto en el agua como en los despachos. La molinense Mari Carmen Ortiz lo ha sido todo en este deporte, «el único antimachista», según dijo en alguna ocasión, en el que fue campeona del mundo y en el que compitió en una modalidad tan dura como el 'jetraid', cuyos Mundiales son considerados como el Dakar de las motos de agua.

Inma Torres también tiene argumentos para contar cuando sea mayor que fue la primera mujer de la Región que compitió en unos Juegos Olímpicos. Fue en Barcelona'92. Lo hizo en el equipo español de voleibol femenino que consiguió un diploma olímpico al ser octavo en el torneo. «Logramos que el voleibol, sobre todo el femenino, despegara y se convirtiera en popular en una época en la que el apoyo al deporte femenino era más bien nulo».

El fútbol sala también tiene a una murciana que marcó el camino. Marta Pelegrín debutó en Primera División a los 14 años y marcó. Comenzó en el UCAM, pasó por el Jimbee y recaló en el Atlético de Madrid Navalcarnero, el mejor equipo de España de fútbol sala femenino. Con las colchoneras ha ganado tres Supercopas, dos Ligas y dos Copas de España. Aunque la UEFA aún no lo reconoce como título oficial, también ha subido a lo más alto del podio en Europa, ya que logró el primer Europeo de clubes. Su madre la apuntó a gimnasia rítmica, tango y natación, pero a ella lo que le gustaba era el fútbol sala, modalidad deportiva a la que se aficionó en el colegio, jugando con sus compañeros. No se equivocó.

En el fútbol, Pilar Ruiz tambén ha hecho historia en el deporte regional. No arriesga su vida sobre una moto, ni ha intentando escalar un 'ochomil'. Tampoco ha necesitado una gesta en solitario ni colgarse medalla alguna, pero ha conseguido lo que ninguna mujer había logrado antes. Ha entrado en la directiva de la Federación Murciana de Fútbol. Su impecable gestión al frente del Ranero le abrió de par en par las puertas de una federación que ve cómo cada año aumenta el número de licencias expedidas a jugadoras.