Paladas de ilusión en un inicio espectacular

Espectacular panorámica con las piraguas sobre el río Segura./Javier Carrión / AGM
Espectacular panorámica con las piraguas sobre el río Segura. / Javier Carrión / AGM

Las jóvenes promesas del remo de toda España protagonizan la primera jornada de la Regata Ciudad de Murcia. La prueba de relevos fue la gran novedad en una edición que hoy vive su día grande y en la que está previsto que participen 700 palistas

Rebeca Martínez Herrera
REBECA MARTÍNEZ HERRERA

El río Segura volvió a demostar ayer que es una arteria vital de la capital. La cuarta edición de la Regata Ciudad de Murcia no solo captó la atención de los asistentes a las pruebas disputadas durante la primera jornada del evento deportivo, ya que no hubo viandante que no aflojara la marcha y desviara la mirada al cruzar el caudal entre la pasarela Manterola y La Fica.

Cerca de quinientos deportistas llegados de clubes de todos los puntos de España se lanzaron al río, ofreciendo una imagen a la que los ciudadanos aún no están muy acostumbrados, pese a que la prueba -organizada por 'La Verdad', el Ayuntamiento de Murcia y el club UMU Murcia Río- no solo está consolidada, sino que este año ha batido el récord de inscripciones, con 700.

Para calentar motores en una mañana que amaneció bastante fría y nubosa y en la que el sol no logró ganarle la batalla a las nubes hasta bien avanzado el mediodía, se celebraron las carreras clasificatorias de la Liga Regional de Dragon Boat, en la que compitieron un total de 27 embarcaciones. Tras más de cuatro horas de disciplinado trabajo náutico en equipo, las Flamenco Rosa volvieron a demostrar su liderazgo alzándose con el primer puesto. La embarcación tripulada por las mujeres de la Asociación Deportiva Pinatarense se impuso finalmente al Club Náutico Santa Lucía, de Cartagena, y al Real Club de Regatas de la ciudad portuaria, que consiguieron el segundo y tercer lugar en el podio, respectivamente.

Los llamativos Dragon Boat fueron el aperitivo perfecto para un mediodía que pasó sin descanso por el poco margen horario que hubo entre la prueba de la mañana y las carreras que se sucedieron desde primera hora de la tarde. Fue entonces cuando llegó el turno de más de doscientos regatistas de categorías inferiores, que llenaron la mota del río de emoción y buenas vibraciones con sus piraguas y canoas rebosantes de ilusión. Ellos fueron los protagonistas de las enérgicas paladas que potenciaron aún más el efecto brillante del reflejo del sol en las aguas de un río Segura que se volvió deslumbrante para la ocasión.

Las jóvenes promesas del remo de la Región llegaron de la Escuela de Piragüismo Mar Menor, la Asociación Deportiva Pinatarense, Blanca Club de Piragüismo, el Club Thader Kayak Cieza, el Club Deportivo Murcia Remo, la Escuela de Canoa y Kayak Los Alcázares y el Instituto de Piragüismo de Murcia. A los regatistas de la tierra se midieron los deportistas llegados de Valencia, Cuenca, Granada, Almería, Lérida, Madrid, Galicia, Asturias, Valladolid, Pamplona y Ceuta.

Después de las carreras de tres mil metros de las categorías inferiores se produjo uno de los momentos más esperados de la primera jornada del evento deportivo: la prueba de relevos, la principal novedad de esta edición de la Regata Ciudad de Murcia, en la que un vuelco imprevisto dejó la imagen más llamativa de una tarde en la que ni el viento helado pudo enfriar el entusiasmo que se propagó por el ambiente entre palada y palada.