VOLEIBOL

La Federación ofrece una plaza en Superliga al Algar Surmenor

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

A pesar del ascenso deportivo conseguido el pasado mes de abril en la fase de ascenso disputada en Socuéllamos, el Extremadura Arroyo no jugará la próxima temporada en la Superliga femenina de voleibol por decisión propia. La falta de apoyos económicos procedentes de la iniciativa privada ha motivado la dura decisión adoptada por la junta directiva presidida por el también entrenador Adolfo Gómez. Como el equipo que terminó en tercer lugar esa fase de ascenso fue el Algar Surmenor, la Federación Española le ha ofrecido esa plaza en la máxima categoría al club presidido por Juan Sáez.

«Nos dan tres días para contestar, pero nosotros hemos solicitado que el plazo se acabe el 3 de julio, cuando hay que pagar la inscripción. El presupuesto para Superliga 2 es de 45.000 euros y ya nos cuesta mucho cada año poder cubrirlo. Para subir hay que cubrir un presupuesto de 90.000 euros. Hablamos de hacer un equipo cogido con pinzas, con jugadoras de la tierra y un par de refuerzos de fuera. Pero ese es el mínimo. Nos faltarían unos 40.000 euros y en tres días no tenemos tiempo para nada», explicó Sáez a 'La Verdad'.

A un paso de renunciar

«El apartado económico es muy difícil de solucionar y ahora mismo estamos a un paso de tener que presentar la renuncia. Hasta la semana que viene no está constituido el Ayuntamiento y no hay concejal con el que podamos negociar absolutamente nada. Para tirarnos a la piscina tenemos que saber si el Ayuntamiento y la Comunidad nos respaldan o no. El problema es que si ahora decimos que sí a la plaza en Superliga y llegado el 3 de julio no podemos competir, tampoco nos dejan formalizar la inscripción en Superliga 2. Y a eso no podemos arriesgarnos», señaló el presidente del conjunto algareño.

La entidad cartagenera ha recabado apoyos de diversas empresas y particulares dispuestas a apoyar el proyecto, pero «los patrocinadores que hemos conseguido son los que son y no son suficientes para llegar a los 90.000 euros que necesitamos. Nos hace ilusión ascender, ya que nunca hemos jugado en la máxima categoría y sería un premio para nuestras jugadoras. Pero dar el paso sin tener el dinero es una locura que no vamos a cometer», insistió Juan Sáez. «Nuestro proyecto está centrado en seguir trabajando las bases como hasta ahora y en lograr que el primer equipo no sea deficitario», añadió.