Una experiencia a 16 bajo cero

Tomás, durante el pasado Mundial de mushing en Bessans (Francia). / lv
Tomás, durante el pasado Mundial de mushing en Bessans (Francia). / lv

El 'musher' murciano Tomás Ruiz, campeón de España en carreras de perros con trineo, acaba 16º en el Mundial

César García Granero
CÉSAR GARCÍA GRANERO

Acaba de regresar de los Alpes, donde Tomás Ruiz ha acabado 16º en el Mundial de mushing, una especialidad nórdica en la que este murciano de Las Torres se codea con los primeros espadas gracias a su tesón, su amor a los perros y su pasión por la montaña, que lo introdujo en este mundo peculiar y desconocido cuando era un veinteañero y vivía en Las Torres. Montaraz como pocos, hace once años decidió tener un perro para no ir solo en sus salidas por recovecos, picos y escarpaduras de Sierra Nevada. Ese perro fue 'Lobo', un husky siberiano que se convirtió en su compañero de fatigas y fue su puerta de entrada al mushing, una especialidad extraña aquí, pero que despierta furores en países de poco sol. Tomás estaba en pañales al respecto, pero leyó, practicó y se hizo sus primeros trineos de forma artesanal. En 2014, tras muchas lecturas y prácticas, se convirtió en campeón de España. Acaba de llegar de Bessans (Francia), donde se ha disputado el Mundial de una modalidad que no le da dinero, pero es toda una experiencia de vida. Él define el mushing como «un deporte para ricos practicado por pobres».

Compitió a 16 bajo cero y en un terreno entelado de nieve, que no es el suyo. «Era el único que no había entrenado en estas condiciones», dice este vecino de Hellín, que entrena de madrugada para evitar el sofocón de los perros, con la fresca, pero sin nieve. «Aun así, hice un buen campeonato, y hubiera quedado mejor si el primer día los perros no se hubiesen desviado al perseguir a la chica que iba delante y se había equivocado».

Perdió un tiempo precioso y, aunque el segundo día Tomás y su tiro de seis perros remontaron, ya no les dio para más, entre otras cosas porque no hubo una tercera jornada, como estaba agendado. La nieve lo impidió. «Nevó todo el día sin parar y la organización suspendió la prueba. Habían tirado petardos desde las cinco de la mañana para provocar aludes y que se pudiera correr más tarde, pero no paró de nevar y hubo que suspender la jornada. Los que iban por delante, claro está, estaban a favor. Los demás, entre ellos yo, no tanto, pero hubo que aceptarlo».

«El tercer día no paró de nevar y no se corrió, pese a que intentaron provocar aludes de madrugada»

Cambio de líder

Tomás cambió de líder en la segunda jornada porque vio inquieta a 'Daisy'. «Es normal, las perras están más descentradas si les va a venir el celo», dice el torreño de 'Daisy', que significa margarita, su flor predilecta. Por eso la llamó así en su día. Así que 'Daisy' se fue para atrás y 'Edurne', a la que llamó así por la popular montañera, ocupó su lugar al frente, cumpliendo con creces, tanto que Tomás la mantendrá de líder en el Campeonato de España, que se disputa en marzo en Baqueira Beret.

Resulta curioso saber cómo transporta Tomás a sus perros en todos estos desplazamientos, ya largos de por sí y más para él, obligado a intercalar paréntesis para que sus perros estiren patas, desentumezcan músculos y devaneen un poco. Los lleva en una especie de cajoneras que él mismo hizo. «Son grandes y ellos están cómodos, pero cada dos o tres horas tengo que parar, claro está, para airearlos un rato. Para que la gente se haga una idea, a la vuelta salí de Bessans a las ocho del sábado y llegué a Hellín a las siete del domingo, 23 horas, porque además, al llevar remolque, voy despacio por la autopista. No puedo correr más, pero me gusta lo que hago y no me importa».