Waterpolo femenino

España se impone a Israel en un partido rocambolesco

Bea Ortiz. /Alberto Estévez (Efe)
Bea Ortiz. / Alberto Estévez (Efe)

El combinado que dirige Miki Oca vence por 11-5 en un duelo que tuvo que cambiar dos veces de sede por razones de seguridad ante la amenaza de protesta por la presencia de una selección israelí

EFESAN CUGAT DEL VALLÉS

España ganó (11-5) contra Israel su primer partido de la Liga Mundial de waterpolo femenino, que finalmente se disputó en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat ante una veintena de aficionados israelíes con banderas de su país y una decena de jóvenes deportistas residentes en el CAR dando la réplica.

El partido, que horas antes corrió el riesgo de suspenderse tras cambiar de sede dos veces -Molins de Rei y Barcelona- por cuestiones de seguridad ante la amenaza de protesta por la presencia de una selección israelí, se acabó jugando con total normalidad, aunque con poco público y con las medidas de seguridad justas.

El seleccionador español hizo debutar ante las israelíes a tres jugadoras: Mireia Giral, que anotó dos goles; Silvia Morell y Helena Dalmases. Miki Oca alineó a seis jugadoras juveniles y dio descanso a jugadoras emblemáticas del equipo como la portera Laura Ester, Maica García o Mati Ortiz.

11 España

Sánchez (Domene), Bea Ortiz (1), Clara Espar (1), Peña (-), Gual (2, 1p), Crespí (1), Leitón (-) -equipo inicial-, Aznar (1), Morell (-), Helena Dalmases (1), Giral (2) y Forca (2).

5 Israel

Geva, Bogachanko (2), Futorian (1), Strugo (2, 1p), Ben David (-), Tal (-), Mone (-) -equipo inicial-, Farkash (-), Sasover (-), Vardi (-), Hochberg (-) y Regev (-).

Árbitros:
Anne Gradin (Francia) y Mihnea Alexandrescu (Rumanía). Eliminaron a Hila Futoriam (min. 21), por Israel, y a Silvia Morell (min. 32), por España.
Parciales:
4-0, 2-2, 4-3 y 1-0.
Incidencias:
Partido correspondiente a la segunda jornada del grupo A de la fase clasificatoria europea de la Liga Mundial disputado en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat (Barcelona) ante una treintena de personas. La jugadora de España Judith Forca fue designada MVP del partido.

España fraguó su victoria en un gran primer cuarto que acabó con 4-0 para las jugadoras de Miki Oca con Anna Gual como máxima goleadora con dos tantos, uno de penalti, en los primeros ocho minutos.

Israel, una selección muy inferior a la española, despertó en el segundo cuarto con dos tantos consecutivos de Shunit Strugo (4-2) que encendieron los ánimos de los aficionados israelíes, que dieron apoyo a su equipo durante los 32 minutos.

A España le costó rehacerse ante la buena defensa en presión de las israelíes y el acierto de su portera, Inbar Geva. No fue hasta el último minuto que las españolas anotaron sus goles en el segundo cuarto. Bea Ortiz y la debutante Mireia Giral dejaron el marcador al descanso en 5-2.

Las jugadoras españolas dieron el tirón definitivo tras el descanso para evitar cualquier tipo de complicaciones de la mano de Clara Espar y Judith Forca, que situaron a España en su máxima ventaja (10-3, min. 23). Dos goles de Miriam Bogachanko dejó el partido en 10-5 al final del tercer cuarto.

Brillaron las dos porteras en el último cuarto en el que sólo se vio el gol de Alejandra Aznar, una de las cinco juveniles que jugaron con España, para establecer el definitivo 11-5 a 51 segundos del final.

El CSD celebra que el partido se jugara ante «un intento de boicot inaceptable»

El Consejo Superior de Deportes (CSD) ha celebrado que el partido de waterpolo femenino España-Israel se haya disputado este martes, como estaba previsto, aunque en una sede diferente a la inicial, ante «un intento de boicot inaceptable».

«Tanto el ministro (de Cultura y Deporte), José Guirao, como la secretaria de Estado para el Deporte, María José Rienda, han estado todo el día en comunicación y contacto con el Ministerio de Asuntos Exteriores intentando solucionar el problema y que el partido se disputase con normalidad, como así ha sido ante un intento de boicot inaceptable», señala el CSD. El Consejo agrega que «se ha puesto a disposición de la Federación Española de Natación un espacio propio en Barcelona (el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat del Vallès), donde se ha jugado el encuentro con total normalidad».

El partido del campeonato europeo preliminar de la Liga Mundial femenina, que debía disputarse en la localidad barcelonesa de Molins de Rei, finalmente se jugó desde las 18:00 a puerta cerrada en el CAR de Sant Cugat del Vallès.

Tras la campaña de boicot del grupo de apoyo catalán al movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) y de la CUP-Capgirem, se trasladó a la piscina barcelonesa de Sant Jordi y se determinó que se celebraría sin asistencia de público. La CUP también protestó por esta nueva ubicación y el anuncio de una concentración del BDS bajo el lema 'No eres bienvenido', refiriéndose al equipo israelí, hizo que también se desaconsejara la disputa del encuentro en la capital catalana.

Este mismo martes, antes del encuentro, la ministra de Cultura y Deporte israelí, Miri Reguev, solicitó a José Guirao que intercediera para que no se suspendiera el encuentro, que finalmente se disputó en la piscina cubierta del CAR siguiendo las indicaciones de la Federación Internacional y de común acuerdo con la delegación oficial de Israel, según informó las RFEN. El partido no contó con asistencia de público, ya que las instalaciones del CAR tienen el acceso restringido y, además, la piscina no cuenta con gradas para los espectadores, pero pudo ser transmitido en directo por internet a través de la plataforma LaLiga4Sports.

La FINA emitió un comunicado en el que afirma que su Regla Constitucional C4 «no permite discriminación alguna contra las federaciones nacionales o individuos (competidores, directivos, árbitros, delegados...) por motivos de raza, género, religión o afiliaciones políticas». «Por lo tanto, la FINA condena enérgicamente las acciones de cualquier organización política que pretenda perturbar la organización normal de una competición deportiva entre dos equipos nacionales de waterpolo», agrega.

El partido fue organizado directamente por la Real Federación Española de Natación y el Ayuntamiento de Barcelona, recuerda la FINA, que señala que tras ser «alertada de las dificultades para organizar este partido como estaba previsto originalmente, se hizo todo lo posible para evitar tener que alterar la fecha del partido, el 6 de noviembre de 2018, y que esto se logró con éxito».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos