Balonmano | Mundial

España tampoco puede con la anfitriona Alemania

La selección española, tras la derrota ante Alemania. /Reuters
La selección española, tras la derrota ante Alemania. / Reuters

Los 'Hispanos' se jugarán el séptimo puesto y el torneo preolímpico ante Egipto

MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

España cayó derrotada ante la anfitriona Alemania y por tanto se jugará el séptimo puesto, el último que da acceso al torneo preolímpico, frente a Egipto el próximo sábado, a las 17:30 horas. El triunfo de Croacia ante Francia obligaba a España a derrotar a los teutones, pero después de una primera parte igualada y con buen juego de los ' Hispanos' ' , Jordi Ribera dejó el equipo español en manos de los hermanos Dujsebaev en la segunda parte y el resultado fue una cómoda victoria germana.

España inició con su primera línea titular –Cañellas, Raúl y Gurbindo– con una clara intención de mover a la defensa germana, de obligar a los gigantes alemanes a movimientos laterales y con ese camino encontró las mejores jugadas. Pero tampoco hubo demasiada paciencia para encontrar soluciones que la propia zaga teutona ofrecía en cuanto se prodigaban los pases y así , tres acciones individuales de Cañellas se encontraron con el bloqueo o el guardameta como respuesta.

Más información

En defensa, con un 6-0 de inicio, a España le costó mucho frenar las acciones individuales de una selección germana que comenzó con su septeto de lujo para dar entrada a todos sus hombres casi en el primer cuarto de hora. Hasta diez jugadores anotaron algún tanto de los 17 que marcó Alemania en la primera parte, en la que Rodrigo Corrales solo interceptó un lanzamiento, por siete la portería rival.

31 Alemania

Wolff (3 paradas); Groetzki (2), Wiede (2), Drux (2), Wiencek (2), Lemke (1), y Gensheimer (2) –siete inicial– Heinevetter (12 paradas), Bohm (6) y Kohlbacher (3), Suton (4), Pekeler (1), Fath, Hafner (3) y Musche (3, 1 de penalti).

30 España

Corrales (1 parada); Solé (8, 4 de peanlti), Gurbindo, Aginagalde (2), Entrerríos (2), Cañellas y Ángel Fernández (5) –siete inicial– Pérez de Vargas (8 paradas), Morros, Guardiola (2), Goñi (1), Alex Dujshebaev (6), Dani Dujshebaev (2), Aleix Gómez (1), Ariño y Figueras (1).

Marcador cada cinco minutos:
3-1, 6-5, 8-8, 12-12, 14-13 y 17-16, 19-17, 22-19, 25-22, 27-23, 29-27 y 31-30.
Árbitros:
Kurtagic y Wetterwik (SWE). Excluyeron a Drux (min. 11), Hafner (min. 22) y Suton (min. 52), por Alemania; y a los Dani Dujshebaev (min. 24), Raúl Entrerríos (min. 40) y Gurbindo (min. 47)
Incidencias
Partido disputado en el Lanxess Arena de Colonia ante unos 20.000 espectadores

Y a pesar de ello, el marcador se mantuvo siempre muy igualado a lo largo de los treinta primeros minutos aunque España no supo jugar las dos superioridades que disfrutó para ponerse por delante y siempre estuvo a merced de los germanos. El juego de los 'Hispanos' en ataque parecía capaz de desarbolar a la zaga germana, pero incapaz a la vez de frenar, con una portería muy floja, los lanzamientos germanos. El primer tiempo concluyó con un 17-16 y con Entrerríos y los dos extremos, Ángel Fernández y el infalible Solé como auténticos baluartes ofensivos, en una prueba más de que el juego combinativo de España funcionaba.

Pero en la segunda mitad Jordi Ribera optó por una primera línea inédita con Goñi, Dani y Alex Dujsebaev. Y todo se fue al traste. Los balones no llegaban a los extremos ni por asomo, y mucho menos al pivote. El juego de ataque se reducía a los intentos de lanzamiento de los hermanos Dujsebaev o bien de un Goñi desacertado. Y si en ataque España se atascó, en defensa siguió con los mismos defectos, pese a que ahora Gonzálo Pérez de Vargas se mostraba más sólido bajo los palos. Con estas premisas, Alemania tomó una ventaja de tres o cuatro goles y a partir de ahí se dedicó a mantener su colchón con una defensa expeditiva, aprovechando los errores, la escasa eficacia y el previsibile ataque hispano.

La primera jugada combinativa de los de Jordi Ribera en esta segunda parte llegó en el minuto 42 y España cambió su defensa a un 5-1 para intentar evitar la sangría atrás. Funcionó por momentos, quizás más debido a las paradas de Pérez de Vargas y a la relajación teutona, pero en cuanto España se acercaba, enseguida los alemanes ponían la directa para recuperar su ventaja. Alemania se veía completamente dominadora del ritmo del partido, sabedora de su poderosa defensa y del buen hacer de su guardameta, pero su relajación y la exclusión de Suton en el minuto 52 permitió a España tener opciones al pasar de 28-24 a un28-27 anotado por Aleix Gómez en contragolpe.

Era el momento de apretar los dientes. Ribera probó con un doble pivote, pero no funcionó, después se lesionó Dani Dujsebaev y finalmente Virán Morros falló un contragolpe directo ante Heinevetter que hubiera supuesto el 30-30 a un minuto del final. Todo estaba en contra y España, en la segunda mitad, tampoco había hecho méritos para más. La derrota condena a España a luchar por el séptimo puesto, el último que da acceso al torneo preolímpico.

 

Fotos

Vídeos