«Desidia total» en la pista de atletismo de Cartagena

Un grupo de jóvenes, ayer, junto a la tierra removida e inutilizada de la pradera verde de lanzamiento. / j. m. rodríguez / agm
Un grupo de jóvenes, ayer, junto a la tierra removida e inutilizada de la pradera verde de lanzamiento. / j. m. rodríguez / agm

La suspensión de las pruebas de lanzamiento en el Ciudad de Cartagena es «la gota que ha colmado el vaso»

RUBÉN SERRANO CARTAGENA

Las alrededor de 200 butacas están «sucias, deterioradas y son escasas» para albergar competiciones; el tartán tiene más de diez años y presenta baches y «verdaderos agujeros» que «cargan los gemelos» de los atletas; la limpieza de los aseos (no hay para minusválidos) «deja que desear»; la iluminación es «insuficiente»; no hay un control de acceso; el gimnasio es «diminuto»; y el resto de la instalación y los materiales (como el cronometraje, las jabalinas y las vallas) apenas han sido repuestos durante los más de treinte años que tiene la pista municipal de atletismo, salvo la recién instalada colchoneta para el salto, que ya criticó durante una visita la campeona olímpica Ruth Beitia. Para colmo, la reforma de la pradera verde, necesaria en las pruebas de lanzamiento, está a medias. Por eso, por primera vez en la historia, la edición 33 del trofeo de atletismo Ciudad de Cartagena, del próximo día 17, no tendrá competiciones de martillo, disco, jabalina y peso.

Padres, directivos y atletas del UCAM Cartagena cargan otra vez por una reforma, con la pradera inacabada y el tartán, los aseos, las butacas y la iluminación en mal estado

La prueba la organiza el Club Atletismo UCAM Cartagena, que aglutina a más de 600 atletas (el 25% de las fichas federadas en la Región) desde que en 2001 se fusionó con los clubes Elcano y Gabriela Mistral. Son los que más utilizan la instalación municipal, además del resto de quipos y aficionados. Con esa ristra de deficiencias a cuestas, la suspensión de las pruebas de lanzamiento ha sido la gota que ha colmado el vaso de la directiva encabezada por Juan Alfonso García, que califica la situación como de «desidia total». La primeras obras de la pradera empezaron a finales del año pasado. En dos meses tenían que estar lista la tierra, el césped, un nuevo sistema de riego con seis cañones y varias reparaciones en el tartán, por un importe de 54.313 euros. A menos de una semana para el trofeo, que entre participantes y familiares puede cogregar a unas 500 personas de toda España, la obra «no está ni a la mitad, no han iniciado la resiembra y por eso hemos decidido suspender esas pruebas», explica resignado el vicepresidente, José Luis Corral. «Estamos muy descontentos. Es una detrás de otra». El UCAM Cartagena lleva «muchos años» proponiendo mejoras a los diferentes responsables políticos y recibiendo promesas que luego quedan en papel mojado. Tienen atletas nacionales e internacionales en unas instalaciones «tercermundistas», que apenas han sufrido cambios desde su inauguración, a finales de los años 80. Tampoco hay un mantenimiento suficiente en una pista que, a diario, reúne a cerca de 300 personas.

Pérdida de 25 alumnos

Bien lo sabe José Sánchez, que tiene 52 años y es actual vocal de los atletas del UCAM Cartagena. Fue deportista en sus inicios y uno de los «privilegiados» en estrenar la pista del Ensanche Almarjal. «Apenas ha sufrido cambios. Está todo prácticamente igual y eso no hay pista que lo soporte. Vamos a hacer un ridículo espantoso», con la pradera repleta de montículos de tierra y maleza. «No he visto una cosa igual en España. Fue la mejor de la Región y ahora es la peor. El Ayuntamiento la ha abandonado». Desde que empezaron las obras, los chicos que practican lanzamiento lo hacen fuera de la ciudad, como en Roldán y en Alhama.

La instalación carece de seguridad y han robado dos veces algunos tramos de aluminio que rodean el tartán

Los niños que forman parte de la escuela Elcano (filial del UCAM Cartagena) también entrenan fuera: en el Palacio de Deportes, con ejercicios de psicomotricidad, al no estar disponible el verde de la pista. «Los cadetes empiezan el día 13 la competición de salto y pértiga y no han podido entrenar. Muchos padres han desapuntado a sus hijos. No son condiciones. Hay bajas todos los días. Ya van 25. Estamos un poco hartos y vamos a plantearnos poner una pancarta como protesta el día del trofeo», denuncia la portavoz de los padres, Nerea García. El club tiene a 17 entrenadores en nómina y van a tener que prescindir de los servicios de uno de ellos, después de la Semana Santa.

«El gimnasio es diminuto, hay bajas todos los días y pondremos una pancarta el día 17», asegura la vocal de los padres

García ha comprobado cómo «la grada se queda pequeña cuando hay competiciones regionales y vienen padres de Yecla y Alhama. Hemos estado en pistas de Lorca, Jumilla y Yecla y están bien cuidadas, con sus cantinas. Aquí el gimnasio es diminuto, como la salita de una casa. Han entrado a robar dos veces y se han llevado diferentes tramos de la cuuerda de aluminio, que es la que separa el tartán de la pradera. Hay cosas que claman al cielo».

Corral también hace hincapié en la importancia de la iluminación. «La potencia máxima en algunas zonas es de 40 lux y en la recta principal, de 10. Lo ideal en los entrenamientos es que sea de 200. La pista, en general, no está preparada para albergar competiciones».