Una cacería fallida para amargar el día

Radicales del Badajoz, del grupo de extrema derecha Ultras Badajoz, se tapan la cara durante su retención en la calle Carmen Conde, ayer a mediodía. / Antonio Gil / AGM

La Policía Local detiene a 28 ultras del Badajoz con bates, bengalas y un cuchillo. La llegada de los agentes evita males mayores en la rambla, donde se citaron y golpearon con radicales albinegros; al final entraron al estadio

F. J. MOYA / R. SERRANO Cartagena

Sucedió en la jornada de hermanamiento de las peñas locales, mucho antes de que el árbitro pitara el inicio del partido entre el Efesé y el Badajoz y como aperitivo al derbi regional de este domingo. En esta atmósfera festiva, la Policía Local de Cartagena detuvo ayer a 28 aficionados de ideología ultra del Badajoz en las inmediaciones del estadio Cartagonova, después de que asaltaran un bar de la calle Luis Calandre, en la rambla. Allí se concentraban sus homólogos albinegros, de ideología opuesta. Lo hicieron ataviados con pasamontañas y armados con bates de béisbol, bengalas, botellas, palos, un cuchillo y piedras. También llevaban hachís y marihuana.

La jornada fue de lo más rocambolesca, porque los aficionados radicales que protagonizaron el altercado emprendieron su huida a la carrera, en torno a las 13.45 horas, y fueron detenidos posteriormente en la calle Carmen Conde, en Ciudad Jardín. Fuentes policiales consultadas por 'La Verdad' sospechan que los dos dos grupos (Ultras Badajoz, de extrema derecha, y Black and White Army, de extrema izquierda) se habrían podido citar previamente en las redes sociales o en foros de contenido ultra.

Una de las principales hipótesis que manejan es que los radicales locales podrían haber estado esperando la visita de los pacenses a esa hora, porque lo tenían todo preparado. Sabían que venían los del Badajoz y en cuestión de segundos bajaron la persiana del bar de Luis Calandre, una zona de mucho tráfico por la cercanía de comercios, bloques de viviendas y hasta el parque de la rambla.

Vídeos de los residentes

A pesar de que con la fuerte presencia policial se pudieron evitar males mayores, se vivieron momentos muy delicados en plena vía pública. Sin ir más lejos, los servicios de emergencias desplazados al lugar atendieron a al menos cuatro personas. Cuando los pacenses asaltaron el bar, hubo tres heridos y un cuarto sufrió una crisis de ansiedad. De hecho, ambulancias con personal sanitario acudieron a la calle Luis Calandre, próxima al Cartagonova. Algunos residentes de los bloques no dudaron en grabar con sus teléfonos móviles casos de extrema violencia entre ambos bandos. Un ultra del Badajoz se llevó la peor parte, tras ser pateado y golpeado por uno del Cartagena en repetidas ocasiones.

Siete patrullas de la Policía Local acudieron al lugar y pudieron reducir rápidamente a los atacantes. En un principio, en el mismo lugar de los hechos, los agentes 'cazaron' a cinco del Badajoz. Y posteriormente, ya en la calle Carmen Conde y tras la fallida huida a pie, al resto. Allí les decomisaron pequeñas cantidades de droga y les requisaron el material con el que intentaron perpetrar una cacería predeterminada, con armas blancas y objetos contundentes como los bates de béisbol. En esta vía de Ciudad Jardín estuvieron retenidos durante casi dos horas, hasta que la Policía Nacional decidió escoltarlos al estadio Cartagonova.

Cruce de cánticos

La decisión de que los ultras pacenses accedieran al estadio pilló por sorpresa hasta al Ayuntamiento. Antes de que empezara el partido, en el mismo lugar de los hechos, el propio concejal de Seguridad Ciudadana, el socialista Manuel Mora, aseguró a 'La Verdad' que «lo más sensato» era meterlos en el autobús y mandarlos de vuelta a Badajoz, para evitar nuevos altercados durante y después del encuentro.

Los 28 radicales de Ultras Badajoz quedaron ubicados en una grada del fondo norte bajo, en una zona acordonada y bajo vigilancia policial. Se da la circunstancia de que en esa ubicación estuvieron colocados justo debajo de los Black and White Army, con los que horas antes habían protagonizado el altercado. Afortunadamente, la Policía ya no tuvo que volver a actuar. Durante los noventa minutos, eso sí, los dos grupos se cruzaron cánticos y, por momentos, insultos. Los albinegros entraron al campo diez minutos después del pitido inicial y los visitantes lo hicieron con el torso desnudo.

Otros antecedentes

La Federación de Peñas estuvo muy activa en las redes sociales durante toda la jornada, por la celebración de su gran día de hermanamiento: hubo conciertos, futbolines, visitas guiadas al estadio y una paella gigante en el campamento festero, a escasos metros del lugar de los hechos. Hicieron caso omiso al cruce entre los grupos radicales y no emitieron ningún comunicado. Tampoco ningún miembro de la junta directiva encabezada por el presidente Miguel Ángel Muñoz ni el Efesé.

En marzo de este año, ultras del Cartagena y del Marbella también se enzarzaron y tiraron botellas de cristal, en Soldado Rosique.

 

Fotos

Vídeos