«No tenemos ayudas y estamos muy por debajo de ingleses y alemanes»

Carmen López monta a 'Batman' en el Campeonato de España celebrado recientemente en Segovia. / c.l.
Carmen López monta a 'Batman' en el Campeonato de España celebrado recientemente en Segovia. / c.l.

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

A su discapacidad se une una barrera que es, a estas alturas del siglo XXI, absolutamente incomprensible. «En España todavía hay mucho machismo en la hípica. En otros países, las selecciones nacionales tienen más mujeres que hombres, aprovechando que nuestro deporte es el único olímpico en el que ambos sexos compiten en la misma categoría, la absoluta. Esto ha sido aprovechado por las mujeres en la mayoría de países de Europa. Aquí nos está costando más. Entiendo que poco a poco, como está sucediendo en otros deportes, también en la hípica, un deporte que es mixto por su propia naturaleza, habrá más oportunidades para las amazonas y acabará ese machismo que hay en España», afirma Carmen López, que representa al club Maype de Cartagena y quien lamenta que «esto ha cambiado poco en los años que llevo montando».

Hay otro problema, la poca cultura de ayuda a la hípica para discapacitados en España. «Lógicamente, tengo contacto con compañeros de otros países y puedo decir que en muchos los deportistas paralímpicos están mejor vistos que el resto. Se vuelcan precisamente por su condición de discapacitados. Ingleses y alemanes, por ejemplo, llevan la chaqueta llena de parches de publicidad. Y las federaciones apuestan muy fuerte, en hípica y en otros deportes. Aquí, en España, nos regalan una chaqueta y parece que con eso ya es suficiente. No tenemos ayudas y eso nos condena a estar muy por debajo de ingleses y alemanes», confiesa.

Poco a poco, eso sí, se van abriendo algunas puertas. «En el último Campeonato de España, los responsables del Centro de Ecuestre de Castilla y León, que está en Segovia, no nos han cobrado la inscripción a los participantes en doma clásica adaptada. Es una ayuda para todos los que practicamos la modalidad paraecuestre. Además, en mi caso, gracias a la yeguada Ymas, ahora tengo a 'Bribón', un potro de 4 años con el que puedo seguir compitiendo. En nuestra categoría usamos caballos que ya llevan mucha tralla en doma clásica normal y que no están para seguir compitiendo a ese máximo nivel. Pero a nosotros nos vienen genial», señala Carmen.

«En España todavía hay mucho machismo en la hípica. A las mujeres nos está costando más que en otros países», asegura

Y poco más. No tiene muchas más ayudas para competir con los mejores jinetes y amazonas de Europa. «Me busco la vida en el pueblo [Pozo Estrecho] y hay un par de empresas que me echan un mano. De las instituciones no recibo nada. Y sí que le estoy muy agradecida a mi entrenador hasta el año pasado, Miguel Jordá, así como a Fátima Cao, que es la persona que está luchando para que España cuente con un equipo paraecuestre de nivel internacional. Ella es vocal de la Federación Española de Hípica», detalla Carmen, quien estos días entrena a tope ante su debut en un Europeo.