Escándalo

Los atletas dopados por Salazar eran «animales de laboratorio»

Alberto Salazar, durante una competición. /EFE
Alberto Salazar, durante una competición. / EFE

«No tenían ni idea de lo que les hacían y les daban y no se les dio ninguna opción de rechazar medicamentos o métodos prohibidos», asegura el director de la Usada

COLPISA/AFPBerlín

Los atletas del entrenador sancionado Alberto Salazar, tratados en el marco de un proyecto de entrenamiento de Nike, eran «animales de laboratorio» que ignoraban que les dopaban a sus espaldas, según afirmó este miércoles el director de la Agencia Antidopaje Estadounidense (Usada), Travis Tygart. «Deben entender que los atletas no tenían ni idea de lo que les hacían, de lo que les daban. Ellos ignoraban las dosis, si estaba autorizado o prohibido», dijo Tygart en una entrevista con la televisión alemana ZDF.

«Esto no concierne a ningún atleta actualmente en el Mundial de Doha», aseguró sin embargo el director de la Usada. «Les mandaban a casa del médico y les decían que debían escucharle, confiar en él», añadió, preguntado por el escándalo provocado por la suspensión de Salazar, responsable del Nike Oregon Project (NOP), un programa de entrenamiento respaldado por la marca deportiva. La firma estadounidense, con una cifra de negocio de 10.000 millones de dólares, ha respaldado a Salazar, suspendido cuatro años por la Usada por «organización e incitación a una conducta dopante prohibida».

Preguntado por la responsabilidad de Nike, Tygart fue claro: «Espero que Nike tome esto como una llamada de atención. Ya no tienen el derecho a encontrar excusas, deben admitir que se han realizado experimentos con atletas en su nombre y en su centro de entrenamiento, y que fue simplemente malo». «Nike debería apoyar a estos deportistas, indemnizarles y mostrarles que esta práctica de utilizar a los atletas como animales de laboratorio era mala, y no debe repetirse nunca más. Nike podría utilizar esto para mostrar (...) que apoyan un deporte realmente limpio», añadió.

El cubano-estadounidense Salazar, mundialmente conocido, «no dio ninguna opción a sus deportistas de rechazar medicamentos o métodos prohibidos que él o su médico Jeffrey Brown les prescribían», continuó Tygart.

«Experimentos con testosterona»

«Alberto Salazar realizó experimentos con testosterona que son ilegales», detalló Tygart. «Probó la testosterona sin prescripción médica en sus propios hijos, y consideró esto como un experimento científico, por lo que llevó a cabo un informe», destacó. «Lo realizó en secreto, para ver si podía sortear las reglas antidopaje (...). Quería ver qué cantidad de gel de testosterona podía poner en la piel de una persona sin sobrepasar el umbral y desencadenar un control antidopaje positivo. Eso se extrae de correos electrónicos entre Alberto Salazar, el doctor Brown y altos cargos del proyecto Nike», añadió.

La testosterona no es el único producto involucrado, ya que Salazar probó «otros productos dopantes peligrosos». «Una deportista escuchó decir incluso que debía tomar medicamentos contra un mioma (tumor benigno en el útero) cuando ella no tenía un mioma. Mintieron a los deportistas y continuaron sus experimentos científicos con ellos en el NOP», acusó Tygart.

Según Tygart, diez atletas asociados al NOP entre 2010 y 2014 se dirigieron espontáneamente a la agencia. «Los deportistas vinieron a vernos y nos dijeron: 'No sabemos si está autorizado, ¿pueden investigar y verificar?'» «Todos han puesto a nuestra disposición sus datos médicos. Hemos descubierto que eran falsificados, que se habían añadido falsas informaciones, después de que los pidiéramos oficialmente (...) Todo el entorno del NOP intentó esconderlo todo, no era ni transparente ni abierto», concluyó el director de la Usada.

Coe dice que «no es un gran tema para la gente que sigue el Mundial»

El presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), Sebastian Coe, afirmó este miércoles en un encuentro con la prensa en Doha que el 'caso Salazar', la suspensión por cuatro años del entrenador Alberto Salazar por «incitación» al dopaje, no hace «descarrilar» el Mundial que se está disputando en la capital catarí.

Alberto Salazar, nacido hace 61 en Cuba y exentrenador del británico Mo Farah, cuenta con siete atletas en Doha-2019 y dos de ellos, la holandesa Sifan Hassan (10.000 metros) y Donavan Brazier (800 metros) se han colgado ya sendas medallas de oro en el emirato.

«No hace descarrilar el Mundial», declaró Coe. «Es quizás un problema para la prensa, pero en realidad no es un gran tema para la mayor parte de la gente que sigue el Mundial», señaló el máximo dirigente de la IAAF.

«Esto tiene un impacto en los atletas (del grupo de Salazar), pero la AIU (Unidad para la Integridad del Atletismo), encargada de investigar sobre los casos de dopaje y corrupción, ha estado en contacto con esos atletas», explicó el que fuera bicampeón olímpico (1980 y 1984) de 1.500 metros.

«Tenemos los sistemas en marcha para gestionar esto ahora. Si hubiera ocurrido hace cinco o diez años, la gente se hubiera mirado unos a otros, preguntándose qué hacer. Mientras que ahora, en unos minutos, sabíamos cuál era el proceso», se enorgulleció.

«Las acusaciones realizadas por la Usada son graves. La AIU contactó a todos los atletas afectados. Un entrenador suspendido debe romper sus relaciones con sus atletas. Es lo que ocurre», apuntó.