Un primer 'Ramón' con mucha solera

Con el campeón. Máximo Campillo (i) y su nieto Ángel Buendía flanquean al 'scratch', Thomas Pateman. Los inicios. La foto colgada en el comedor del restaurante, en la que sonríen los hermanos Campillo Ramón (i) y Máximo. / Mª JESÚS PEÑAS
Con el campeón. Máximo Campillo (i) y su nieto Ángel Buendía flanquean al 'scratch', Thomas Pateman. Los inicios. La foto colgada en el comedor del restaurante, en la que sonríen los hermanos Campillo Ramón (i) y Máximo. / Mª JESÚS PEÑAS

Hasta cuatro generaciones están involucradas en un negocio hostelero que este año apoya el golf con su propio torneo

Mª JESÚS PEÑAS MURCIA

Una foto colgada en una de la paredes del comedor del restaurante Ramón (Los Alcázares) da fe de aquellos primeros inicios. Era a finales de los 50 y los tres hijos del matrimonio compuesto por Máximo Campillo y Encarna García -Máximo, Ramón y Loli- se sumaron a la compra que hicieron sus padres de la bodega Los Peones, en el primer paso para convertir el local en uno de los negocios de restauración más reconocidos de la costa murciana.

Fue entonces cuando aquel espacio convertido en restaurante toma el nombre de uno de los tres hermanos involucrados, aunque hoy en día es también reconocido por el de 'los ramones' -la suma de Ramón y Peones dio como resultado este nuevo vocablo-. Ramón es un nombre que abunda en una familia estrechamente ligada, en la que también hay mucho sitio para los nombres de pila de Ángel y Máximo. Nombres de yernos, hijos, sobrinos, primos o nietos de aquellos primeros hermanos, que están completamente comprometidos en el día a día de un local que no cierra a lo largo de toda una jornada de servicio al público. Cuatro generaciones involucradas en suelo murciano, con la mejor restauración a base de atención, servicio y producto.

Pero será 2018 el año en el que este restaurante -«donde se viene sobre todo a comer bien», como ellos mismos destacan-, se vincule por primera vez con una competición de golf, estrechando así los lazos con un deporte que varios componentes de la familia practican: Ángel Buendía, su hijo y el pequeño Máximo, que comienza a hacer sus pinitos en la Escuela del Club de Golf de Torre Pacheco. Los hándicaps 18 y 6 de la familia corresponden a estos dos Buendía, respectivamente.

Los primeros tiempos

A sus 76 años, Máximo Campillo sigue ligado al negocio familiar que sacó adelante con sus padres y hermanos, como administrador de la empresa. Sus rodillas en cambio no le dejaron progresar en el deporte de los palos, «al que estuve muy enganchado unos cuantos años. Pero luego pasé a disfrutar del golf, haciendo de 'caddie' de mi nieto Ángel», dice tremendamente orgulloso de él. Es precisamente Máximo quien recuerda perfectamente «aquella 'locura' de finales de los 80 de don Pedro Jiménez (el alcalde de Torre Pacheco por aquel entonces), cuando quería construir -¡y construyó!- un campo de golf en el municipio pachequero», el reputado 'pitch and putt' murciano, reconocido a nivel nacional, que ha sido la sede del primer Torneo de Golf Restaurante Ramón, durante los pasados días 13, 14, 15 y 16. «Identidad, referencia e historia», que el actual alcalde de Torre Pacheco, Antonio León, destaca tanto de la instalación deportiva, como de los fogones de 'los ramones'.

Aquellos años 80, Máximo Campillo los recuerda «como una época en la que solo habíamos oído hablar de este deporte en el programa de las mañanas de Luis del Olmo». Una disciplina deportiva que se jugaba «en el complejo de La Manga Club, y que era toda una fuente de clientes. ¡La gente que ha podido venir al restaurante durante todo este tiempo!» -exclama-, parar continuar ensalzando: «¡Todos los que han venido a jugar a esta Región por culpa del golf!». Varias décadas después, el torneo que lleva el nombre del restaurante familiar se ha convertido en la prueba con la más alta participación de jugadores en todo el 2018 del campo municipal. Más de 160 jugadores tomaron la salida en cuatro días de torneo.

El jueves fue el día de los más jóvenes. Una jornada en la que se alzaría con el triunfo Pablo González, que además haría el primer hoyo en uno de la prueba. Sí. Porque durante el fin de semana, los 'amateurs' Andrés Castillo (en el hoyo 6) y Rafael López Briones (en el 2) consiguieron sendos 'holes one'. La fiesta de resultados no acabó ahí. Impecables los 41 puntos en damas de la jugadora de origen alemán Anja Bez, alumna de la Escuela de Damas del club pachequero, o el buen juego desarrollado por el joven inglés Thomas Pateman, afincado en España desde hace 15 años. «Hace tiempo que no juego torneos oficiales, pero estoy muy contento del resultado obtenido en esta competición», declararía tras recibir el correspondiente trofeo y premio como campeón 'scratch' de la prueba.

Las jugadoras Carmen Noguera (35) y Vilma de Oliveira (35) acompañarían en la foto final a la teutona, como 2ª y 3ª clasificadas, respectivamente. En la 1ª categoría de caballeros ganaron José Antonio Rodríguez (51 golpes), Ángel Ríos (52) y Andrés Pintado (52); mientras que en segunda destacaron Ramón Zuferri (44 puntos), Isidro García (41) y Salvador Baeza (38). En 3ª lo hicieron Jesús Rubio (43), Silvestre Martínez (42) y Francisco Javier Aiguabella (40). La bola más cercana fue para Juan Alfonso.

La jornada se cerró con un festín de productos y las palabras de Máximo Campillo que, acompañado de su nieto Ángel Buendía, no dejó pasar la oportunidad de asegurar que «el golf está sembrando una cantidad de dinero importantísimo en la Región» y de afirmar que «esta prueba es un éxito para todos».

Temas

Golf
 

Fotos

Vídeos