Todo un 'major' en Las Colinas

Jiménez, en estado 'elástico' puro. / JOAQUÍN ZAMORA / LAS COLINAS
Jiménez, en estado 'elástico' puro. / JOAQUÍN ZAMORA / LAS COLINAS

Jiménez, el ganador de dos 'grandes' este año, visitó la zona de juego corto que diseñó para el complejo alicantino

Mª JESÚS PEÑAS ALICANTE .

Estuvo distendido, simpático y muy profesional. Transmitiendo buena energía. Para Miguel Ángel Jiménez (Málaga, 1965) se trataba de su segunda visita a Las Colinas Golf & Country Club (Orihuela Costa-Alicante) en menos de un año, y la elección de la soleada jornada de septiembre de la semana pasada no puedo ser más acertada. En sintonía con el día, el profesional de golf español se mostró cómodo y cómplice con los medios de comunicación, y cercano y solícito con los socios del club invitados a su particular clase de golf; en ella no faltaron ni los sabios consejos del golfista sénior -dos veces campeón de un 'major' durante este 2018-, ni la demostración de su espectacular elasticidad.

Y tanto que espectacular. El malagueño, de 54 años, ha hecho de sus movimientos de calentamiento un ritual que deja absorto a todo el mundo. Lo dicho. Un espectáculo en sí mismo. Aunque más allá de sus deshinibidos estiramientos, está el acento que Jiménez siempre le ha puesto a la importancia de calentar los músculos antes de poner en práctica el juego del golf. Movimientos sencillos, pero «imprescindibles» para evitar lesiones. Y él los lleva a cabo como un mantra.

«Muy orgulloso»

Sus estiramientos y explicaciones -habla inglés tan rápido como su español- tuvieron como escenario natural la instalación que lleva el nombre del de Churriana, en el laureado complejo alicantino premiado tanto por los World Travel Awards como por los premios World Golf Awards. Se trata de una zona de juego corto, a poco más de 100 metros de distancia del 'driving range', bautizada como el 'Short Game Facility designed by Miguel Ángel Jiménez'. Una zona de juego que se inauguró con su presencia el pasado mes de octubre, y de la que el malagueño se siente «muy orgulloso».

JOAQUÍN ZAMORA / LAS COLINAS

A su visita estuvieron convocados solo una docena de medios de comunicación entre internacionales (belgas, franceses e ingleses) y nacionales. 15 minutos exactos por medio, para dar espacio informativo a cada radio, a cada televisión, a cada medio de papel prensa y 'online'. Sin perder de vista su paciencia, su puro, su gafas de sol y su bolsa de golf -donde además de sus palos guarda sus característicos zapatos italianos Nebuloni-, Jiménez atendió uno a uno a los periodistas. La concreta batería de preguntas de 'La Verdad' para aprovechar al máximo el tiempo disponible, comenzó con una primera pregunta ineludible estando sentados sobre su diseño.

-¿Qué le pide Jiménez como jugador a una zona de juego corto? ¿Qué es lo que valora de ella?

-Le pido variedad para poder ejecutar diferentes golpes. Y sobre todo valoro que cuente con una buena hierba donde la bola ruede bien. Una buena hierba de 'green' y una buena calidad de arena en los búnkeres.

-Al hilo de la primera cuestión, inevitable la segunda. ¿Qué le atrajo del proyecto de Las Colinas?

-Sobre todo la situación. Aquí había todo el terreno del mundo para poder hacer algo con garantías. Lomas, cuestas hacia arriba y hacia abajo (...). En definitiva, espacio para poder practicar todo tipo de golpes sin molestar a otros jugadores.

-Es fiel a sus puros, su coleta y sus marca de zapatos. Siente debilidad por su tierra, es aficionado a los coches; dice no tener manías si no hábitos y ni tan siquiera miedo a la muerte.

-Sí. Ni siquiera a la muerte. Forma parte de la vida. (Miguel Ángel hace una pausa. La palabra muerte trae a la memoria de ambos la tragedia de Celia Barquín, y el malagueño hace una pausa). Un hachazo. Lo de Celia ha sido un hachazo. Un brutal corte a la proyección de esta joven (...). No ha llegado a vivir, es una pena.

-Imposible no preguntarle por si se atreve al año que viene con los otros tres 'major' en sénior que le faltan, tras ganar el Regions Tradition y el British Open este 2018, que junto al Senior PGA Championship, el US Senior Open y el Senior Players Championship son los cinco grandes del circuito de veteranos.

-¡Yo me atrevo con todo! Esta temporada que viene hemos abierto la veda. Sigo haciendo lo que me gusta y disfruto de lo que hago. Son los condimentos esenciales para que siga estando bien. Así que sí. En 2019 intentaré ir a por esos tres.

-¿Es ese su objetivo prioritario?

-Mi objetivo es disfrutar de cada golpe. Vamos a ir jugando y que las cosas vengan. Hay que seguir trabajando y dejar que las cosas fluyan como hasta ahora.

-Última pregunta pegada a la actualidad del golf, ¿qué opinión tiene del Golf National? Denos un resultado para la Ryder Cup 2018.

-Una palabra para el recorrido francés: campazo. Sobre el pronóstico de la competición solo puedo decir que va a ser intenso. 24 de los mejores jugadores del mundo están allí. Creo que va a estar muy ajustado y, por supuesto, quiero que gane Europa.

 

Fotos

Vídeos