'Conexión Mariaca'

María Acacia y Sergio sujetan el trofeo de ganador del AVM 2018. /Mº. Jesús Peñas.
María Acacia y Sergio sujetan el trofeo de ganador del AVM 2018. / Mº. Jesús Peñas.

El triunfo de Sergio García en el Valderrama Masters 2018 puso el broche de oro a la carrera profesional de la reina de la información del golf, María Acacia López-Bachiller, hasta ahora jefa de prensa del European Tour

MARÍA JESÚS PEÑAS CÁDIZ

Se cerró un círculo, aunque no hablamos de la hazaña del pasado fin de semana del golfista Sergio García al ganar los tres últimos Andalucía Valderrama Masters (AVM), y con ello realizar un triplete que en Europa solo ha conseguido el jugador escocés Colin Montgomerie, en el BMW PGA Championship (1998-2000). Ni tampoco de que esta victoria sume el redondo número 40 en el palmarés personal del castellonense a sus 38 años. Tampoco de que el de Borriol hiciera la mejor vuelta de la historia del emblemático recorrido de Valderrama (Sotogrande, Cádiz), firmando una tarjeta de 64 golpes; ni tan siquiera de que se tratase «de la primera victoria que ve mi hija»-quien le esperó en brazos de su madre en el 'green' del 18, y cuyo género precisamente dio a conocer el jugador en ese mismo césped hace un año- o, y aún en clave familiar, «de la primera victoria con mi hermano Víctor», quien le hizo de 'caddie' en esta ocasión.

Hablamos de otro prolijo círculo personal y profesional. El de María Acacia López-Bachiller, la jefa de prensa del European Tour, que se retira tras 45 años de singladura por el mundo del golf. Y lo hizo feliz y enviando su última nota a medios de comunicación desde el centro de prensa del Andalucía Valderrama Masters 2018, donde escribió sobre cómo García -un jugador al que ha visto crecer- ampliaba su leyenda, en un recorrido del que se ha dicho: «...Se diseñó para Sergio, aunque no había nacido». 'Mariaca', como todos la llaman, comenzó en este deporte de manera fortuita en 1973. Fue haciendo de relaciones públicas en un 'pro-am' en La Manga Club (Los Belones, Cartagena). Saber idiomas le abrió aquella puerta que traspasó sin mirar atrás, con tan solo 20 años. Y fue en esta Región donde «conocí a las dos primeras personas del mundo del golf», recuerda esta enorme mujer -a pesar de su escaso metro y medio de altura- de infalible memoria. Se refiere a Víctor García y Consuelo Fernández, los padres de Sergio, «que entonces eran novios» y que trabajaban en el complejo murciano. Guiños de la vida, junto a ellos y con el triunfo de su hijo, Mariaca puso el pasado lunes punto y final a su labor profesional, sellando así un enorme capítulo no solo de su vida, sino del golf nacional e internacional.

Comenzó en 1973 en La Manga Club y, tras 45 años de trabajo ininterrumpido, se retira en el campo gaditano

«La mejor embajadora»

Un larguísimo y afectuosísimo abrazo de José María Olazábal a Mariaca fue el mejor testimonio del cariño y del respeto que se le tiene en este deporte. Un nombre propio intrínsecamente unido a los profesionales del golf. Tres generaciones de jugadores para los que ha desempeñado diferentes papeles (o todos): madre, hermana, amiga, confidente... Y, por supuesto, el de necesario hilo conductor, el eslabón adecuado para conectar a los golfistas con los periodistas. Una tarea ardua y harto complicada, que Mariaca ha sabido llevar a cabo combinando una inmensa capacidad de trabajo con una innata discreción, altas dosis de amabilidad, mano izquierda y compromiso, para terminar envolviendo todo ello en una afable y eficaz sonrisa. No es fácil aplacar el hambre informativo de los medios ni atender las necesidades y estados de ánimo de los jugadores. Y, sobre todo, conjugarlo sabiamente. Ella lo ha conseguido. De ahí que se haya quedado pequeño un cuidado libro de fotografías y dedicatorias manuscritas, recopiladas desde diferentes entornos del mundo del golf -'pros', periodistas, responsables institucionales, campos y, por encima de todo, amigos- que sus más allegadas colaboradoras -María Madrigal y Fátima Gómez- le entregaron durante el AVM, en uno de los muchos momentos emotivos que vivió la española durante toda la prueba.

Y es que, a pesar de que las condiciones meteorológicas quisieron hacerse dueñas y protagonistas de la competición -la prueba terminó a 54 hoyos y alargándose hasta el lunes-, la 'noticia' para muchos estuvo dentro de la propia sala de prensa, viviendo la última vez que Mariaca asumía la responsabilidad de dirigir el espacio informativo de un evento del European Tour. Más de 200 medios de comunicación acreditados y todo un mundo exterior al que alimentar de golf español. Y siempre desde la profesionalidad y la mejor actitud. Como Olazábal manifestó antes de fundirse con su amiga en un conmovedor abrazo: «Cuando echo la mirada atrás a todos estos años, me doy cuenta de que has sido y que eres la mejor embajadora de este deporte en nuestro país (...). Ha sido un privilegio haberte conocido. Yo no puedo decirte adiós. Tú formas partes de mi historia y siempre te llevaré conmigo, aquí cerquita -terminó diciendo el vasco, señalándose el corazón-».

Si Mariaca hablara «¡ardería Troya!», comentaría divertido sobre ella José María Zamora, director del AVM, pero esa «persona pequeñita que es tan grande», como afirma Sergio García de ella con cariño, y a la que percibe «como una más de mi familia», reiteró lo que ha dicho en muchísimas ocasiones: «No pienso escribir ningún libro. Sería una deslealtad».

Los madrugones

Quien la conoce bien sabe que ha dado al golf el 110%. Su marido, Mariano, sobre todo. Para él es imposible contabilizar las veces que la ha visto levantarse a las 4.30 de la mañana «arrastrando una enorme maleta colorada y chocando con la puerta del ascensor diciendo 'que me voy, que me voy'», para volver días o semanas después. Ahora ha decidido quedarse. Y como Fátima Gómez, una de las 'niñas Mariaca' de su equipo de prensa, subrayaría en la despedida que le dedicó, poner en práctica, tras soltar maletas, que «este no es el último 'putt' en el 'green' del 18. Es un 'tee' de salida, un 'tee' de rojas, un 'tee' para una gran señora. Elige un palo, da un gran golpe e inicia a partir de aquí un nuevo e ilusionante recorrido (...). Para nosotras hace mucho tiempo que ganaste la chaqueta verde y la jarra de clarete». En la hemeroteca de 'La Verdad' quedarán conservadas la colaboraciones que bajo el epígrafe de 'Team Room', Mariaca escribió expresamente para este medio sobre las mujeres del golf, desde 2013 y hasta 2016, y que fueron publicadas una vez al mes en las páginas de este periódico. Todo un lujo al alcance de los lectores.

Ahora se cierra otro círculo. Pero esta vez alrededor de una de las muñecas de esta excepcional mujer y una excelente persona. Una pulsera de plata con sendas chapas, donde se puede leer 'La Manga Club-1973' y 'Valderrama-2018', grabadas por un joyero artesano de la Región, que de nuevo dan fe de la conexión.

Temas

Golf

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos