Wilson y Rico hacen justicia para el Jumilla

Carlos Álvarez celebra el gol de Donovan. /A. SImón
Carlos Álvarez celebra el gol de Donovan. / A. SImón

El conjunto vinícola fue superior al Sanluqueño, que apenas contó con tres ocasiones en todo el encuentro

ABDÍAS SIMÓN

«El resultado final ha sido totalmente justo». Así abrió Leonel Pontes la rueda de prensa postpartido, al que no le faltaba razón, ya que, según lo propuesto por ambos equipos en el terreno de juego este sábado, hubiera sido una auténtica injusticia que el FC Jumilla no se hubiera llevado los tres puntos en el partido correspondiente a la jornada 12 de Segunda B.

2 FC Jumilla

Simón, Miguel Marín, Koyo, Edu Luna, Mario Marín, Manolo, Peque, Ben Stevenson, Donovan Wilson (Diego Sánchez, min. 83), Carlos Álverez (Ming-Yang, min. 62) y Bouba (Oscar Rico, min. 67).

1 Atlético Sanluqueño

Diego, Mario, Javi Gallardo, Jose (Roberto, min. 86), Pelón, Alberto García, Dani del Moral, Abel Gómez, Juanfran (Antonio Jesús, min. 67), Nando Quesada, Mawi (Missfut, min. 90).

GOLES.
1-0 Donovan Wilson (min. 12), 1-1 Mawi (min. 80), 2-1 Oscar Rico (min. 82)
Árbitro.
Rubén Ruipérez (Colegio castellano-manchego), mostró amarillas a los locales Donovan Wilson, Edu Luna y Peque y a los visitantes, Mario, Jose y Alberto García.
Incidencias.
Partido correspondiente a la 12ª jornada de liga de Segunda División B Grupo IV disputado en el Municipal Uva Monastrell ante 550 personas. Se guardó un minuto de silencio en memoria del recientemente fallecido Francisco Lozano 'Rasina'.

Ambos equipos venían de caer en sus respectivos choques de la jornada anterior: los del Altiplano frente a otro conjunto andaluz como el Sevilla Atlético, y los gaditanos frente a otro equipo murciano, un todopoderoso de la categoría como es el UCAM. El que mejor supo sobreponerse a la derrota fue el FC Jumilla; eso sí, con un pequeño susto en los primeros compases del juego frente al Sanluqueño, en los que el conjunto dirigido por Rafa Carrillo dispuso de una de sus mejores por no decir únicas ocasiones en el encuentro en una jugada por banda derecha en la que el balón cayó a los pies de Dani del Moral, que la cruzó en exceso ante Simón.

A partir de ahí, los sanluqueños se diluyeron y fue el Jumilla el que tomó el mando del partido. Las llegadas eran constantes por ambas bandas, aunque mucho más incisivas por la derecha, en la que Mario Marín y Peque están formando un tándem difícilmente separable. Muchas de estas jugadas finalizaban en córner, o en paradas de mérito del meta gaditano Diego, como la que le realizó a Donovan Wilson en el minuto 10, ante un disparo potente y ajustado a la escuadra que el inglés se sacó de la chistera desde la frontal del área.

Apenas un minuto después fue el propio Wilson el que dentro del área pugnó por una pelota suelta a la que llegó antes que el defensor que le cubría, en este caso Pelón, que cometió penalti sobre el inglés, que toma más galones en cada partido y al que nadie dudó en discutirle el cuero para lanzar la pena máxima. Así lo hizo y con un potente chut ante el que nada pudo hacer Diego llegó el 1-0 para el conjunto jumillano.

No habían pasado ni dos minutos del gol cuando un Jumilla incisivo se volvía a plantar en el área gaditana. En este caso era el debutante Edu Luna el que recogía el balón de las nubes tras el rechace de un córner y lo empaló con una magnífica volea que obligó a Diego a emplearse a fondo de nuevo. El joven central disputó los 90 minutos y rindió a un nivel magnífico junto a Koyo, que parece indiscutible para Pontes.

Pero estos minutos de fervor vinícola fueron un espejismo, ya que ante la poca presión de los andaluces, los jumillanos bajaron también los brazos y se dedicaron a controlar el partido y la primera parte no tuvo más historia.

La segunda parte comenzó con los mismos mimbres, pero al técnico portugués no le gustaba lo que veía y en un castellano perfecto no paraba de pedir a sus jugadores «tensión». Pero no surtió efecto y el joven Jumilla seguía conformista, todos menos Manolo, que sigue de dulce y que se aparecía a los andaluces como una pesadilla, incluso descolgándose a las bandas para recuperar balones.

Viendo lo visto sobre el tapete, Pontes comenzó con la ronda de cambios: en el minuto 62 salió Carlos Álvarez, que también estuvo peleón arriba y dejo su hueco a Ming-Yang. Seguía sin verlo claro Pontes y en el 67 fue Bouba, que también tuvo destellos de calidad, el que dejó su sitió a Oscar Rico, pero la tensión solicitada por el portugués seguía sin llegar y los vinícolas lo pagaron caro, con un gol de Mawi en el minuto 80. Tras un doble rechace y un balón bombeado al que incluso podría haber llegado Simón, pero que cayó en los pies del delantero, que la mandó al fondo de las mallas con un buen remate raso, en la primera ocasión peligrosa de la segunda mitad.

Lejos de descomponerse, los vinícolas se volvieron a venir arriba y entonces sí, llegó la tensión y la puso Ben Stevenson con un centro tenso y perfecto al segundo palo por dónde venía solo Oscar Rico, que remató de cabeza y con rabia la puso el 2-1 en el luminoso en el minuto 82. Y aunque el marcador ya no se movió, en ese mismo instante llegó el tercer cambio, entró Diego Sánchez por un ovacionado Donovan Wilson. Poco pudo hacer el delantero, que también debutó este sábado, pero se le vio participativo y con ganas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos