Mapi León: «Queremos sentir el calor del público de Cartagena. Bélgica es un rival muy duro»

Mapi León posando para 'La Verdad', ayer tras el entrenamiento de la selección en el Cartagonova. / pablo sánchez / agm
Mapi León posando para 'La Verdad', ayer tras el entrenamiento de la selección en el Cartagonova. / pablo sánchez / agm

«En las categorías inferiores siempre hemos tenido buenos resultados, pero un Mundial absoluto son palabras mayores», afirma la defensa del Barça y de la selección española

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

19.45 horas. Acaba de terminar el primer entrenamiento de la selección española en Cartagena y Mapi León (Zaragoza, 1995) se acerca rápidamente junto a Patricia Pérez, jefa de prensa del combinado que entrena Jorge Vilda. Se protege de la humedad con un chubasquero y se somete a la sesión de fotos con amabilidad, evidenciando además que está acostumbrada a los focos. De hecho, es una de las futbolistas españolas del momento. El autobús se va y hace frío. Tras las fotos, nos piden trasladar la entrevista -prevista en el Cartagonova- al hotel Alfonso XIII, donde desde ayer ha quedado concentrada la selección.

Allá vamos. Diez minutos más tarde nos reencontramos y charlamos un rato en el vestíbulo del hotel del Paseo. Hablamos de todo y la defensa del Barça (central zurda) muestra cercanía y naturalidad. No se le ha subido la fama a la cabeza. Pide al periodista que obvie cuestiones personales y se centre solo en el fútbol. Preguntas sobre fútbol. Nada más. Es la primera entrevista que concede en 2019. «Soy futbolista. Solo soy eso», recuerda la aragonesa. Va a estar nueve días concentrada, en Cartagena primero y en Alicante después, con la selección española. Y ya es una de las referentes de un combinado nacional en el que son mayoría las jugadoras del Barça y el Atlético de Madrid.

-¿Qué supone para usted ser una de las 24 jugadoras convocadas por Jorge Vilda y tener tantas posibilidades de disputar el Mundial de Francia del próximo verano?

-Es una pasada. Un sueño que yo nunca imaginé. Cuando yo empecé a jugar en mi barrio jamás pensé en esto. Al final, vas dando pasos, subiendo nivel y vas abriendo los ojos. Evidentemente, yo no tenía esperanzas de llegar algún día a estos niveles. Jugaba solo por afición. Pero conforme fui creciendo, me dije que yo quería estar aquí, con las mejores. Y me vi con opciones. Me he ido haciendo importante en mis equipos, me fichó el Atlético y después el Barça. Me gustaría ser la mejor. Y si no, la segunda mejor. Pero cada día lucho a tope para ser la mejor.

«He crecido como futbolista y tengo una buena edad. Estoy en un buen momento y voy a luchar por ir al Mundial»

-¿Tiene la sensación de que usted está en el momento justo y en el sitio adecuado?

-La situación es muy buena. Todo me ha ido viniendo de cara en estos años. En el Atleti ganamos una Liga y una Copa. Me fichó el Barça y no me he estancado. Sigo creciendo como futbolista. Ya debuté en la selección estando en el Atleti. Y ahora sigo viniendo. Estar en la selección es estar en otro nivel. Juegas contra las mejores jugadoras del mundo. Yo he crecido como futbolista y tengo una edad buena. Considero que con 23 años estoy en un buen momento. Voy a intentar estar como sea en la lista del seleccionador para el Mundial.

-¿Qué opciones de luchar con las mejores tiene España en el Mundial del próximo verano, del 7 de junio al 7 de julio?

-Son palabras mayores. Hay países que están muy por encima nuestra. Fíjate que en Estados Unidos hay 1,4 millones de liencias femeninas. En España, algo más de 40.000. Estamos mejorando, pero un Mundial es lo máximo. Yo no lo he jugado nunca, pero me han contado que es una auténtica pasada. Lo importante es que España estará allí y considero que tenemos que ir poco a poco, partido a partido [las rivales que le han tocado en el grupo B son Alemania, Sudáfrica y China]. Hay que ir con humildad y ver qué somos capaces de hacer durante el torneo. Ojalá yo sea una de las convocadas y pueda vivir esa experiencia.

«Las que estamos en la élite somos profesionales. Yo echo muchas horas al día y lo hago encantada»

-¿Qué partido espera mañana ante Bélgica en el Cartagonova?

-Es el primero del año y es el primero de preparación para el Mundial de Francia. Bélgica es una selección potente. No se ha metido en el Mundial, pero es un rival muy duro.

-Pero le metieron 7-0 hace un año y medio en Pinatar Arena.

-Pero es un resultado engañoso. Ese día a nosotras nos salió todo y ellas tuvieron un partido malo. Ya te digo que por mala suerte no están en el Mundial. Es que no es nada fácil clasificarse, pero perfectamente ellas podrían estar en Francia. Tienen muy buen equipo.

-¿Qué le parece lo de jugar en el Cartagonova, en un estadio con capacidad para 15.000 espectadores?

-Bien. Otras veces que hemos venido jugamos en Pinatar Arena, que es mucho más pequeño. Yo creo que no tiene sentido que nos lleven a un estadio de 40.000 personas y que esté vacío. Pero en este caso venimos a un campo pequeño en el que puede entrar mucha gente y puede que haya ambiente. Esperemos que la afición de aquí se anime. Para nosotras es perfecto que haya mucha gente en la grada. Queremos sentir el calor del público de Cartagena.

«Cuando el Barça pagó al Atleti por ficharme, yo flipé. Y me dije: 'venga maja, a trabajar y demostrar que vales'»

-Vaya idilio con la Región, ¿no?

-Sí. La verdad es que últimamente venimos mucho.

-¿Le gusta?

-Me da un poco igual donde juguemos. Esa es la verdad. La única pega es que Cartagena está demasiado lejos y el viaje es muy pesado.

-Pero, al menos, hace buen tiempo. Imagínese nueve días concentrada en Soria o en Burgos.

-Sí. Eso sí. El clima que tenéis aquí es buenísimo. Se agradece. Y para entrenar es fantástico.

-El deporte femenino español ha explotado en los últimos años. Selecciones de baloncesto y balonmano, Mireia Belmonte, Carolina Marín, Garbiñe Muguruza, Ruth Beitia, Lydia Valentín... Medallas, medallas y más medallas. ¿Por qué el fútbol se ha quedado atrás?

-Porque siempre hemos estado apartadas. Nos dejaban jugar y punto. Sin más. Jugad, pero ahí apartadas. Y nuestro deporte siempre ha sido muy pequeñito. Por fortuna, eso está cambiando. Aún nos queda.

-Los títulos de campeonas mundiales en categoría sub-17 y de Europa en sub-19, logrados el año pasado, son un primer paso.

-Sí, por supuesto. Las niñas vienen pisando muy fuerte. También te digo que en las categorías inferiores siempre se ha trabajado muy bien, hemos tenido buenos resultados y se han ganado cosas, a diferencia de lo que pasaba en categoría absoluta. Lo bueno es que en la Liga española hay más oportunidades. Ahora, niñas de 15 o 16 años que despuntan están jugando contra el Atlético de Madrid o el Levante. Antes tenían que jugar en Segunda o Tercera ante equipos de muy poco nivel.

-¿Se siente un referente?

-Hace unos meses te hubiera contestado que no. Pero ahora, conforme me hacen más entrevistas y me pasan cosas, puede ser que sí lo sea para mucha gente. Pero soy una persona normal y corriente. Yo quiero que se me conozca como futbolista. Toda la vida he trabajado para ser futbolista y eso es lo que soy.

-Ya. Usted va a pasar a la historia del fútbol español. El Barça le pagó 50.000 euros al Atlético de Madrid en 2017, convirtiéndola en la primera jugadora española por la que se paga un traspaso. ¿Qué pensó entonces? ¿Pesa aquello?

- Yo flipé en su momento. Y me dije: 'venga, maja, a trabajar y demostrar que vales'. Y ahí quedó aquello. Es algo en lo que no pienso en el día a día, aunque lógicamente mi vida cambió cuando me fichó el Barça.

-¿Hay motivos para la esperanza, entonces?

-Las que estamos en la élite somos profesionales. Y las cosas se están normalizando. Yo echo un montón de horas al día y lo hago encantada, ya que te repito que siempre quise ser futbolista y lo he conseguido. Sé que las que estamos en el Barça tenemos unas ventajas que no tienen las jugadoras que están en otros equipos. Pero se está luchando para que todo siga mejorando y que no haya tantas diferencias.

Más

 

Fotos

Vídeos