Pontes lamenta los errores y Algar elogia a los aficionados: «Ha sido increíble verlos ahí»

Julio Algar reconoce que esta victoria aporta tranquilidad y Pontes valoró como buena la actuación de los suyos

JOSÉ ORTEGA Jumilla

El encuentro fue duro en todos los aspectos, y lo primero que quiso hacer Julio Algar, entrenador del Murcia, fue reconocer el esfuerzo de sus futbolistas y de sus aficionados: «Quiero agradecer a los jugadores el gran esfuerzo que han hecho, y también a la afición. Ha sido increíble verla ahí con el mal tiempo que hacía. Y más con lo que este equipo está pasando durante todo el año».

En cuanto al encuentro, consideró que «el partido ha sido muy complicado, con muchísimo viento, pero el campo no estaba tan mal. Había muchos charcos, pero se podía jugar». El técnico grana admitió que, antes del comienzo del encuentro, sabía que el duelo se lo iba a llevar el que menos errores cometiera en defensa: «Solo hay que ver los goles».

Respecto a la situación del Real Murcia en la tabla, admitió Algar que esta victoria les aporta tranquilidad. «Es muy difícil sumar. A todos nos está costando mucho, incluso a los de arriba. Hay que seguir trabajando. Estamos en una situación más cómoda, pero hasta que matemáticamente no lo tengamos hecho, no nos podemos descuidar».

Leonel Pontes, del Jumilla, se presentó con un semblante serio ante los medios, como no podía ser de otro modo. El portugués consideró que «el partido quedó marcado por el gol que sufrimos a los treinta segundos», pero a partir de ahí valoró como buena la actuación de los suyos. «Atacamos más y generamos más gol, y debimos haber salido ganando al final de la primera parte. Generamos muchas situaciones de peligro, y debimos haberlo aprovechado con el viento a favor».

Con esta derrota, el Jumilla se complica más su situación en la tabla. Solo quedan cuatro encuentros, en los que tiene que buscar la reacción. «Es hora de ver lo maduro que es el grupo para enfrentar una emoción negativa que es la de no ganar partidos. Nos quedan cuatro y tenemos que cambiar algo para intentar ganarlos, o la forma de jugar o cambiar jugadores. Es un reto muy grande porque estos resultados no nos ayudan en lo anímico», concluyó.